lunes, 29 de febrero de 2016

1099 : Primera cruzada ; Batalla de Ascalon.


 viene de aqui  :



  A principios de agosto, mientras Raimundo y sus tropas se bañaban en las aguas del rio Jordan, Tancredo y Eustaquio de Bolonia (hermano del rey Godofredo)  salieron de Jerusalén con un pequeño contingente en dirección a Nablus, al norte, para ponerlo bajo control cruzado.


  En el camino se toparon con un grupo  de caballeria fatimida.Sabian que el ejército egipcio se aproximaba a Jerusalen, pero no pensaban que hubieran llegado tan lejos.


  Tras una breve escaramuza, los cruzados capturaron un par de prisioneros.Tras el interrogatorio, los cruzados  se dieron cuenta de la magnitud de la amenaza fatimida.Alrededor de 25.000 hombres formaban el ejercito egipcio,formado por contingentes turcos, persas, sirios, árabes etc, y el “resto de infieles de las naciones del este “.


  Tancredo y Eustaquio enviaron varios mensajeros a los líderes cruzados en Jerusalen, informándoles de proximidad del ejercito fatimida. Los lideres cruzados, ya con el liderazgo del nuevo rey Godofredo ,decidieron salir a enfrentar a los fatimidas en campo abierto en vez de encerrarse tras las murallas de Jerusalén.


  Su intención era tomar por sorpresa  al ejército fatimida, muy superior en número, mientras estuviera en marcha y antes de que pudiera desplegarse adecuadamente. Pero el problema no era la táctica o la estrategia,el problema era volver a implicar  a los peregrinos y los soldados en la cruzada. Una vez capturada Jerusalen, la mayoría quería volver a casa cuanto antes. Godofredo decidió llevar consigo la Lanza sagrada y la Vera cruz,para que todos los soldados que habian combatido por Jerusalen lo hicieran por las reliquias sagradas del cristianismo.


  Para empeorar la situación, Raimundo volvió a Jerusalén y proclamó a los cuatro vientos que no iba a seguir al rey Godofredo nunca mas.Tambien Roberto de Normandía se negó a salir de Jerusalén con sus tropas ,indicando que era preferible permanecer en la ciudad en vez de combatir a campo abierto.


  Godofredo decidió no esperar a un cambio de actitud de los otros lideres.Acompañado de Roberto de Flandes y el patriarca Arnulfo, se puso en marcha en dirección sur, hacia Ascalon.


  Godofredo envió por delante a un grupo de exploradores, para estar perfectamente informado de los movimientos del ejercito fatimida.Tras un par de días, los exploradores volvieron y confirmaron que las tropas egipcias estaban acampadas en las afueras de la  ciudad portuaria de Ascalon.


  Godofredo envió al patriarca Arnulfo de vuelta a Jerusalen, a  rogar a los otros líderes cruzados que se pusieran en marcha.Los ruegos del patriarca y la cercanía de las tropas fatimidas convencieron por fin a Raimundo y Roberto, que se pusieron en marcha al dia siguiente, 10 de agosto.


  Viajando  todo el día y la noche siguiente, el contingente de Raimundo y Roberto logró recorrer los poco mas de 30 kilómetros que les separaban de la localidad de Ibelin, muy cerca de Ramla, en donde se reunieron con las tropas de Godofredo,Tancredo y Eustaquio.


  Al amanecer del día 11 de agosto los cruzados llegaron a Ashdod, donde se toparon con un gran número de soldados fatimidas, que se habían desplazado hasta allí para obtener agua y pastorear la enorme manada de animales que servían para alimentar a las tropas del visir egipcio Al-Afdal.


  Los cruzados exterminaron a los soldados enemigos y se apoderaron de los animales. Pero los lideres sospecharon que todo se trataba de una treta, que el ganado había sido puesto allí para detener la marcha del grupo y dar más tiempo a los fatimidas a desplegar sus tropas adecuadamente.


  Tras un breve descanso, en el que los soldados aprovecharon para devorar toda la carne que pudieron, los cruzados se pusieron en marcha, llegando al amanecer del dia 12 de agosto a la llanura de Al-Majdal, al norte de la ciudad de Ascalon.


  El ejército fatimida acampaba en la llanura, sin saber que los cruzados estaban tan cerca.

    A la vista de la ciudad, el ejército cruzado hizo un alto para desplegarse con tranquilidad, mientras el patriarca Arnulfo exhortaba a las tropas a dedicarse de lleno a la batalla y no iniciar el saqueo, bajo pena de excomunión. Habló en diferentes lenguajes: italiano, francés, griego, etc, llamando  a las tropas a permanecer unidas. Todo aquel que lo deseó confeso sus pecados y recibió el perdón divino simplemente tocando la Lanza Sagrada o la Vera Cruz.


  Tras el fin de la liturgia, los soldados formaron en cuadros según el contingente al que pertenecían, y se dirigieron hacia Ascalon.


  A la derecha marchaba el contingente de Raimundo, con su flanco derecho prácticamente caminando sobre las aguas del mar Mediterraneo.En el centro marchaban Tancredo, Roberto de Normandía y Roberto de Flandes, mientras la izquierda de la línea cruzada era para Godofredo.


  El ejército fatimida estaba aun desperezándose cuando escucharon los primeros gritos de aviso de sus centinelas. Pero era ya tarde para cualquier resistencia organizada, ya que los cruzados cayeron al mismo tiempo sobre los sorprendidos soldados. Solo un contingente de lanceros y arqueros etíopes intentaron una maniobra para tratar de detener y flaquear la izquierda cruzada, pero la caballería de Godofredo cargo rápidamente sobre ellos y los obligó a retroceder hasta un frondoso bosquecillo de sicomoros.Los infantes de Godofredo prendieron fuego al bosque, y practicaron el tiro al blanco con sus flechas con los que intentaban escapar de las llamas.

  En la derecha de la línea cruzada, la infantería de Raimundo mantuvo fijada a la infantería fatimida mientras la caballería los embolsaba y los empujaba hasta el mar, donde prácticamente  todos se ahogaron. En el centro, la carga de la caballería cruzada les llevó hasta el centro del campamento fatimida, Alli, Roberto de Normandía llegó hasta la tienda del visir Al-Afdal y se apodero de su estandarte.

 La batalla de Ascalon,obra de Jean Victor Schnetz.


  La derrota egipcia fue total.Segun los cronistas de la cruzada,"los campos estaban humedos con la sangre de los agarenos y repletos de cadaveres infieles ". Solo el visir Al-Afdal y su escolta pudieron llegar hasta Ascalon y protegerse tras sus murallas, hasta que  dias despues un barco de la flota egipcia lo rescató y lo puso a salvo.


  El botín capturado en Ascalon fue inmenso. Pocos de los soldados que mas tarde regresarían a Jerusalén no llevaban gran cantidad de riqueza con ellos.Oro, plata, 12  tipos distintos de piedras preciosas  en grandes números, centenares de caballos, armas de todo tipo, lujosos vestidos, joyas, etc


  El 13 de agosto, los cruzados iniciaban el regreso a jerusalen, transportando con ellos todo lo que pudieron llevar. Lo que no podian, lo usaron para avivar unas inmensas fogatas que incluían gran numero de cadáveres del derrotado ejercito fatimida, las tiendas, carruajes, etc, todo a la vista de los ciudadanos de Ascalon y del visir Al Afdal.


  La victoria en Ascalon fue el complemento  a la captura de Jerusalen.Aseguraba a los cruzados la posesión de Palestina y ponía un broche de oro a la primera cruzada. Tierra Santa había sido reconquistada para la cristiandad.


El problema entonces iba a ser como gobernarla y mantenerla.


viernes, 26 de febrero de 2016

Colditz: OFLAG IV C. (3ª parte).La fuga del teniente Lebrun.





viene de aqui :
 
  El teniente de caballería del ejército francés, Pierre Mairesse Lebrun,intento la fuga el 9 de junio de 1941, cuando se escondió entre las vigas de una pequeña caseta que se encontraba en la zona de ejercicios.

 Teniente Lebrun.

  Sus compañeros realizaron toda una serie de juegos y ejercicios deportivos en una parte de la zona de ejercicios, para desviar  la atención de los guardias que los custodiaban, mientras Lebrun se ocultaba silenciosamente hasta que los prisioneros y los guardias que los custodiaban volvieron al castillo.

  Pero para mantener en secreto la ausencia del teniente Lebrun era necesario que el mismo número de prisioneros que llegaran al castillo fuera igual que el número de prisioneros que había salido anteriormente de el.

  Para ello,habia que manipular el recuento. Y el sistema empleado por los prisioneros fue ocultar entre el grupo a un oficial belga de muy pequeño tamaño, el teniente Verkest.

 Oficiales belgas internados en Colditz.Seguramente,el teniente Verkest sea el primero por la izquierda,de pie.

  El teniente Verkest había sujetado sus piernas alrededor de los muslos de otro prisionero, mientras otros dos prisioneros lo sujetaban por los codos en la formación.Despues se había colocado un ancho abrigo sobre el prisionero  y un gran numero de mantas, ocultando al teniente Verkest de la vista de los guardias que hacían el recuento.Asi, en el recuento a la salida del castillo, habia un prisionero mas de los que los alemanes habían contabilizado.

  Cuando el teniente Lebrun se escondió entre las vigas de la caseta, el teniente Verkest apareció de improviso, y se unió al grupo de prisioneros normalmente. Y cuando los guardias alemanes hicieron el recuento antes de salir del parque de ejercicios, contaron el mismo número de prisioneros que tenían a la salida del castillo.

  Cuando los prisioneros volvían al castillo y no se había producido ningún incidente y ningún prisionero faltaba, los alemanes hacían sonar una sirena para que todos los puestos de guardia supieran que no había ninguna novedad.

  Ese sonido de la sirena hizo saber al teniente Lebrun que su truco había tenido éxito, y que ya podía salir de su escondite, ya que ningún alemán se habia dado cuenta de su ausencia. Lebrun saltó el muro que rodeaba el parque de ejercicios y se dirigió hacia la estación ferroviaria de Grossbothen, a diez kilómetros de distancia de Colditz, ya que sabía que la estación de Colditz siempre tenía presencia policial.

 Estacion de Grossbothen.

  El teniente Lebrun se había fabricado un traje gris que había cosido uniendo varios pijamas que le habían llegado en los paquetes de la cruz roja,  tintandolo después con una mezcla de betún y yeso. Llegó sin ninguna interrupción a la estación de Groosbothen.

  Pero allí comenzaron sus problemas. Lebrun hablaba alemán a la perfección y se dirigió a la taquilla para adquirir un ticket para Leipzig. Pero el billete de 100 marcos con la efigie del káiser Guillermo II impresa  con el que pretendía pagar llevaba fuera de circulación desde 1924.

  El taquillero sospechó de Lebrun de inmediato, y llamó al jefe de estacion, que encerró a Lebrun en una habitación adyacente  a la estacion, mientras llamaba al castillo de  Colditz.

  Pero en Colditz los alemanes seguian ignorando que Lebrun habia conseguido escapar,y respondieron al jefe de estación que no, nadie había escapado, todos los recuentos habían sido normales y no faltaba ningún prisionero. Quizá Lebrun podría haber logrado engañar al jefe de estación, pero no tuvo paciencia.Forzó una de las ventanas de la habitación en la que se encontraba encerrado y saltó, con tan mala fortuna que cayó sobre una anciana, que inmediatamente se puso a gritar pidiendo ayuda. Rápidamente acudieron el jefe de estación y varios civiles, que retuvieron al desafortunado teniente Lebrun mientras el jefe de estacion comunicaba de nuevo con Colditz.

  Lebrun fue castigado con 21 días de confinamiento solitario en una celda de castigo.Pero, cuando volvió a su habitación en el castillo, estaba aun mas decidido a escapar.

 Celdas de castigo de Colditz,a la izquierda,sobre la puerta.

  El siguiente plan de fuga del teniente Lebrun era de una simpleza ridícula. Se trataba de saltar la cerca de alambre de espino de 3 metros de altura que los alemanes habían instalado en el patio de ejercicios, y luego, saltar el muro de piedra.

  En la mañana del 2 de junio, Lebrun y un pequeño grupo de  oficiales franceses pidieron autorización a la Comandancia alemana para caminar y hacer ejercicio en el parque, entre las 12:30 y las 14.30.Un oficial alemán, un suboficial y tres guardias vigilaban al grupo, mientras los prisioneros se ejercitaban en el interior del recinto de alambre de espino.

  El grupo de  prisioneros se dividió en dos .Uno de los grupos comenzó a jugar al futbol, mientrs el otro grupo se dedicaba a saltar a la pídola, un juego en el que uno saltaba sobre otro mientras se avanzaba. En este grupo se encontraba el teniente Lebrun, que tras unos minutos de observación de las idas y venidas de los guardias localizó el punto por el que iba a intentar el salto de la alambrada.

 Pidola.

  Saltando uno sobre otro, el teniente Lebrun y el teniente Odry fueron acercándose poco a poco al punto indicado de la alambrada. Al  llegar se detuvieron un momento, respirando fuertemente, algo rutinario para no llamar la atención de los guardias, que se encontraban a unos 15 metros.

  De pronto, Lebrun se alejó unos metros de la alambrada, mientras el teniente Obry se agachaba y se cogía ambas manos a la altura de la cintura, formando una especie de estribo. Lebrun salió corriendo, y con el impulso apoyo su pie en el “estribo”. Con un fuerte tiron, el teniente Odry impulsó a Lebrun al otro lado de la alambrada.


 Fotogramas extraidos de la pelicula "The Colditz Story" ,de 1954.

  Los alemanes tardaron unos momentos en darse cuenta de lo que estaba pasando. El oficial grito unas ordenes, y los guardias amartillaron sus fusiles. Lebrun comenzó a correr en zigzag, mientras las balas comenzaban a silbar a su alrededor.  Llegó adonde una ligerísima elevación del terreno permitía saltar el muro de piedra con mas facilidad, y salto rápidamente,corriendo hacia el bosque en dirección a un pequeño riachuelo,en donde esperaba despistar a los perros que los alemanes solian utilizar para localizar a los fugados.

  El oficial alemán a cargo del parque decidió devolver al resto de los prisioneros al castillo, en vez de saltar el muro por sí mismo y perseguir al evadido. (Mas tarde sería castigado por  su errónea decisión).

  La alarma sonaba en el castillo cuando Lebrun salía del bosque y se ocultaba en un campo de maíz, andando hacia atrás y volviendo a levantar el maíz que iba aplastando.Decidió ocultarse en el centro del  maizal  durante lo que quedaba de día  y empezar a moverse por la noche.

  Las siguientes jornadas fueron simlares, ocultándose durante el día y caminando por la noche en dirección a la frontera suiza.Tras caminar 80 kilometros,divisó una bicicleta apoyada en la pared de una granja. Siempre en dirección a Suiza, Lebrun pedaleó más de 300 kilometros, en los que “cambió” de bicicleta en varias ocasiones,debido a los numerosos pinchazos y averías que sufrió.

  Conseguía comida en las granjas, haciéndose pasar por un obrero italiano.En una ocasión fue interceptado por una patrulla de las juventudes hitlerianas, a quienes pudo convencer que era un oficial italiano procedente del frente, que estaba de permiso y había decidido pasar sus días libres visitando  Alemania.

  Cercano ya a la frontera suiza, un anciano alemán perteneciente al Volksturm sospechó de él y le encañonó con su viejo rifle de la 1ª guerra mundial. Lebrun aprovechó un descuido deL anciano para golpearle en la cabeza con la bomba de la biciCleta, hasta que le dejo inconsciente, pudiendo continuar con la huida.

  Un par de días después, Lebrun cruzaba la frontera  suiza y se presentaba a las autoridades, que lo entregaron a  la embajada francesa.Desde alli,pasando clandestinamente por la Francia de Vichy,llegaba a los Pirineos y pasaba a España.

Su fuga habia terminado .Exitosamente.


(Continuara...)

lunes, 22 de febrero de 2016

1939: Carro de combate ligero Verdeja nº 1



  

  Durante la guerra civil española, pese a que Alemania e Italia proporcionaron respectivamente 122 carros de combate Panzer y 155 tanquetas L3, los militares y ingenieros del ejército nacionalista siempre tuvieron en mente diseñar un carro de combate que pudiera medirse en igualdad de condiciones con los 281 tanques T-26 y los 50 tanques BT-5 con los que la Unión Soviética surtió a las tropas republicanas.

 A la izq. T-26, a la derecha BT-5.


  En junio de 1937, la autoproclamada republica de Euskadi caía en poder de los requetés navarros del ejercito nacionalista.Esta conquista tenía un altísimo interés estratégico para el ejercito nacionalista, ya que el País Vasco era una de las regiones más industrializadas de España.


  Los rebeldes pronto iban a aprovechar la gran cantidad de minería y fabricas de la región. La Sociedad Española de Construcciones Navales (SECN), encargada por el gobierno republicano de la fabricación del tanque Trubia-Naval, recibió la orden del nuevo gobierno nacionalista de abandonar su producción y desarrollar un nuevo tanque que cumpliera las necesidades de  las fuerzas acorazadas del ejército franquista.

 Carro de combate Trubia-Naval.


  Para ello, se proveyó a la fabrica SECN en Sestao de una unidad de cada modelo de los que constaba el ejercito nacionalista.; Panzer Kpw I Ausf A, de origen alemán, tanqueta italiana L3 y tanque soviético T-26 (más de un centenar de ellos fueron capturados por las tropas nacionalistas, siendo inmediatamente repintados e incorporados a las unidades acorazadas), para evaluar sus puntos fuertes y diseñar y construir un tanque con lo mejor de cada uno de ellos.

 Panzer Kpw I.

Tanqueta L3.


  El primer diseño mantenía el chasis y la motorización de de la tanqueta italiana L3 e iba  armado con un cañón Breda 35 de 20 mm en la torreta. Pero el escaso blindaje del que estaba dotado  convertía prácticamente en un suicidio el enfrentamiento con los tanques soviéticos T-26 y Bt 5, llegados  a la península en octubre del año 1936.

 Primeros T-26 en la peninsula,puerto de Cartagena octubre 1936.


  El siguiente diseño era un poco más prometedor. El proyecto nació de la imaginación y la experiencia del capitán de artillería Félix Verdeja Bardales, jefe del taller de reparaciones de la Agrupación de carros de combate de ejército nacionalista.


  Experto en todo tipo de reparaciones, conocía  a la perfección los pros y contras de los vehículos que habían pasado por sus talleres.Primero, decidió tomar en consideración el posible blindaje a utilizar.Optó por que el nuevo carro de combate tuviera un perfil bajo, para complicar la adquisición de blanco al enemigo. Optó entonces por colocar un blindaje de 30 mm de espesor en la parte frontal y de 15 mm en los laterales y parte trasera.


 Comparacion de tamaño entre un Verdeja y un T-26.


  Para el armamento, teniendo en cuenta que la tanqueta italiana l3 disponía de una ametralladora Breda de 6,5 mm, y el tanque alemán Panzer I ausf A o B solo disponía de una o dos ametralladoras MG 13 de 7,93 mm, el capitán Verdeja se inclinó por usar el cañón de 45 mm del tanque soviético  T-26.El armamento se completaría con dos ametralladoras MG 13 de 7,92 para la defensa cercana.


  Tras comprobar que una de las razones por las que los carristas republicanos abandonaban sus tanques  T-26 era porque la oruga se salía de las ruedas, se decidió unir dos orugas, creando así una ranura central, como  un raíl ferroviario, por el que se deslizaban las 8 ruedas, siendo así mucho mas difícil que la oruga abandonase su posición.


  Tras presentar el proyecto al Tte. coronal Díaz Lastra, jefe de la Agrupación de carros de combate del ejército franquista, se consiguió la autorización para construir el primer prototipo.


  Aunque el coronal Wilhelm Von Thoma, comandante de las tropas terrestres de la Legión Cóndor juzgo el proyecto como una pérdida de tiempo, Verdeja recibió la autorización de sus superiores del ejército nacional y se dirigió a Zaragoza, en donde se comenzó a construir  el nuevo carro de combate en una nave industrial habilitada al efecto.



  Del T 26 se tomo, además del cañon, el sistema de visión y apuntado, del Panzer I se tomo la caja de cambios marca Aphon, etc.


  El prototipo estaba listo a finales de enero de 1939,y disponía de un motor Ford V8 modelo 48 de 85 CV a 3.800 r.p.m. ,tenia un peso de unos 5.500 kilogramos y podía alcanzar una velocidad de 70 km/h por una buena carretera, aunque solo podía llegar a 8 Km/h campo a través.


  El vehículo media 4,50 metros de longitud por 2,15 metros de ancho y solo 1,57 de altura.La altura libre al suelo  mínima era de 32 cm, la oruga disponía de 97 eslabones y la suspensión estaba compuesta por 8 ballestas unidas al chasis por dos ejes rígidos.


  Inspeccionado en dos ocasiones por los generales nacionalistas ( en la segunda ocasión realizando las pruebas en el campo de maniobras de san Gregorio, en Zaragoza, el 20 de enero de 1939,el carro ligero Verdeja nº 1 superó de largo las prestaciones del tanque soviético T-26).Sometido a un largo recorrido de prueba,se comprobó el correcto funcionamiento de todos sus órganos mecánicos y la resistencia del blindaje, recibiendo una serie de disparos de proyectiles de calibre 7,92 desde distintos ángulos sin causar daños de consideración.


  La versión destinada a construirse en serie, tendría una torreta de forma troncocónica en lugar de cilíndrica, y el motor  se cambiaría por uno mas potente, un Lincoln Zephyr de 120 cv, y se colocaría  en la parte de delante, a la derecha, y estaría servido por tres tripulantes, un tirador, un cargador y un conductor.


  En diciembre del mismo año comenzó a estudiarse la fabricación de 1000 unidades, mediante la constitución, por ley de 23 de junio de 1940, de una compañía anónima de carácter mixto estatal y privado. Pero la guerra ya habia terminado,y ninguna empresa privada estuvo interesada en participar del proyecto.Y el proyecto se cancelo alli.


  Mientras, el por entonces Comandante Verdeja decidió remodelar su proyecto  a la vista de los sucesos de la segunda guerra mundial y los nuevos modelos de las potencias combatientes. El proyecto varió sustancialmente, y se presentaron los planos al estado mayor del ejército a finales de 1941.


  El nuevo proyecto, denominado verdeja-2 ,tenía el motor, transmisión y ruedas propulsoras detrás, mayor espesor de blindaje y una ametralladora y su sirviente en la parte delantera, al lado del conductor.Como el motor estaba entonces atras,se pudo entonces acercar la torreta al centro de gravedad del vehiculo,lo que le daba mas estabilidad.

Unico prototipo de Verdeja-2,en el Museo de la Academia de Infanteria de Toledo.

  El nuevo prototipo no estuvo terminado hasta agosto de 1944 y se llevo a probar al Polígono de Experiencias de Carabanchel (Madrid) y después a la Escuela de Aplicación y Tiro de Infantería, donde se llevaron a  cabo algunas pruebas, pero el proyecto fue abandonado. A mediados de los años 50 se intentó un nuevo proyecto, colocando al carro un motor Pegaso diesel, pero fue desechado rápidamente, ya que la evolución de la guerra necesitaba de blindados de mayor tamaño y mucha mayor potencia de fuego.  



Trucks and Tanks nº 43,mayo-junio 2014
Blindados en España,1ª parte,la guerra civil - Javier de Mazarrasa.