miércoles, 7 de abril de 2021

1918 : Stosstruppen ( 11ª parte ) : la Batalla de Seicheprey (II )

 

Mapa del sector de Seicheprey,elaborado por los alemanes uniendo varias fotografias de reconocimiento aereo.

 Viene de aquí:

 A las 5:55, los primeros elementos de las unidades de asalto llegaban a  la primera linea de trincheras enemigas. En esa primera línea, las trincheras estaban prácticamente vacías, y apenas hubo resistencia. Pero en la segunda línea, en los límites del bosque de Remieres, las tropas de asalto se encontraron con una feroz resistencia norteamericana.

  Tras unos pocos minutos de combate a corta distancia, la línea defensiva estadounidense fue superada, y en el centro del dispositivo defensivo, el batallón de asalto Grumbrecht se apodero de Seicheprey tras una rápida carga.

  Tras destruir  refugios y bunkers y tomar 60 prisioneros, el batallón  se retiro de Seicheprey, como estaba previsto. Para entonces, todos los objetivos habían sido alcanzados por los grupos de asalto.

Division del frente de ataque aleman en tres sectores.
 

  A las 6 de la mañana ,grupos de exploradores informaron que las trincheras enemigas en el Bois de Jury estaban repletas de tropas aliadas, aparentemente preparándose para contraatacar.

  Tras informar al alto mando de la división, la artilleria alemana lanzo varias descargas sobre las trincheras enemigas, sofocando así las intenciones ofensivas del enemigo antes de que pudiera ponerse en acción.

  Las defensas estadounidenses estaban formadas por "chozas de  elefante", unas estructuras semicirculares construidas con hierro corrugado, que, en principio, servían de alojamiento para los soldados en las trincheras.Pero el ataque alemán había servido para dar otro uso a estas estructuras,desde las que los soldados estadounidenses lanzaban multitud de granadas y fuego graneado sobre los atacantes.

Interior de una "choza de elefante".
  

  Las estructuras se convirtieron entonces en Amerikanernest, nidos de resistencia americanos, que mantenían su capacidad defensiva hasta que la puerta de cada uno de ellos quedaba al alcance de las granadas que lanzaban los soldados alemanes.

"Puerta" de una "choza de elefante".

   La lucha duro 40 minutos, tras los que un oficial estadounidense y 22 soldados fueron hechos prisioneros.Dos rifles semiautomáticos Browning y gran cantidad de granadas y municiones fueron capturadas por los atacantes.

  Las posiciones defensivas en ambos flancos de Seicheprey no fueron defendidas, pero cuando los alemanes entraron en la localidad por su calle principal, Seicheprey se convirtió en un matadero.

  Las tropas estadounidenses que no habían  encontrado sitio en algún bunker o trinchera se encaramaron  a los pisos superiores de las casas y al campanario de la iglesia, y desde allí causaron graves pérdidas a los stosstruppen, que tuvieron que usar dinamita en algunos casos para terminar con la resistencia en el interior del pueblo.

Cadaveres de soldados estadounidenses tras ser asaltada la trinchera que defendian.
  

  En un complejo defensivo repleto de bunkers y trincheras  al sur del pueblo, la resistencia se endureció más aun. Se convirtió en casi imposible para los atacantes alemanes el tratar de desalojar a los defensores, ni siquiera lanzando multitud de granadas por las puertas y la chimenea.Finalmente, la posición y los defensores que aun quedaban vivos fueron volados con dos cargas explosivas de 20 kilos cada una.

  Además de un nido de ametralladoras, 25 bunkers pequeños y trincheras y  dos depósitos de municiones, dos puentes fueron demolidos para facilitar la retirada de los atacantes.

  Se reunió  a los prisioneros (185 en total)  en un gran grupo, y a las 7:40, llegaban a las lineas alemanas.

  A lo largo del frente de ataque los tres grupos de asalto habían alcanzado su objetivo: las dos primeras oleadas habían superado y dejado atras nucleos de resistencia, penetrando profundamente en la zona defensiva del enemigo, mientras la tercera oleada se encargaba de limpiar esos nidos de resistencia.

  La nueva linea defensiva alemana se consolido y aseguro, mientras grupos aislados de soldados estadounidenses seguían ofreciendo una feroz resistencia  en los bosques que rodeaban la población.

  Las tropas alemanas comenzaron a  saquear los almacenes de suministros y provisiones, en donde encontraron un "país de las maravillas" para las hambrientas tropas de asalto.

  En una trinchera estadounidense  encontraron una cocina de campaña , con horno de gasolina, lo que garantizaba al menos una comida caliente al día para los soldados estadounidenses, un autentico regalo para los soldados alemanes que llevaban semanas sin una comida caliente para llevarse a la boca.

  Ademas de la cocina, encontraron grandes cajones repletos de comida enlatada: ternera en salsa, arroz con curry, pudin de carne y sémola, etc.

Grupo de asalto Stosstruppen tras finalizar el combate en Seicheprey.Observese al soldado de la derecha con un casco estadounidense y lo que parece ser una bocina o sirena.
  

  No aparecieron ya tropas enemigas, aunque los aviones de reconocimiento aliado volaban en círculos sobre el campo de batalla guiando el fuego de la artillería que iba a aumentando en intensidad.

  Las tropas alemanas se prepararon para el inevitable contraataque aliado, pero nunca se produjo, y los alemanes se retiraron hasta una línea defensiva en el norte de Seicheprey y el bosque de Remieres.

  Cuando la siguiente mañana se detectaron movimientos aliados en dirección a la localidad de Toul, los asaltantes se retiraron de vuelta a la línea defensiva principal alemana. A las pocas horas, tropas estadounidenses y francesas reocupaban el abandonado pueblo, encontrando solo trincheras abandonadas y cadáveres de soldados estadounidense caídos el día anterior.

  La batalla de Seicheprey había terminado, y la habían ganado los alemanes.Todos los objetivos, entre los que no estaba la captura de Seicheprey, habían sido conseguidos.La fuerza de asalto, de 900 hombres, había sufrido la pérdida de 2 oficiales y 50 soldados muertos,1 oficial y 42 heridos graves y un centenar de  heridos leves, además de 6 soldados desaparecidos.

  Se habían tomado 180 prisioneros,incluidos cinco oficiales estadounidenses, y se habían capturado 10 ametralladoras pesadas y 35 ligeras. Además se habían destruido una docena más de ametralladoras y media docena de cañones de campaña estadounidenses,ademas de destruir entre 70 y 80 bunkers y trincheras enemigas.

Prisioneros estadounidenses marchando hacia el cautiverio.
  

 Unos números muy alejados de los informes estadounidenses que hablaban de un éxito espectacular y cientos de muertos en las filas alemanas.

  Un informe del general Pershing hablaba de 87 estadounidenses muertos, 400 heridos y 197 desaparecidos, incluidos los prisioneros.

  Según el informe, “en su desesperada situación, superados en número, las tropas norteamericanas habían luchado con gran bravura y ferocidad, combatiendo hasta sus últimas fuerzas con pistolas, rifles y granadas de mano".

Prisioneros estadounidenses capturados en Seicheprey el 20 de abril de 1918, fotografiados por sus captores en Thiaucourt.
  

  La batalla fue ampliamente destacada por la prensa estadounidense, mostrando una gran victoria, y tuvo un gran valor para estimular a los estadounidenses a comprar bonos de guerra.

  En algunos medios incluso se mintió, afirmando que se había producido un contraataque aliado, que nunca se produjo.

Tabloide estadounidense "informando" sobre el inexistente contrataque estadounidense en Seicheprey.¿ Fake News en 1918 ?

   Dentro del alto mando del cuerpo expedicionario estadounidense en Europa se formó una gran controversia.Algunos oficiales estadounidenses afirmaban que se habia conseguido derrotar al enemigo, y que la alta tasa de bajas estadounidenses se había debido a la orden francesa de reunir a todas las tropas estadounidenses en un lugar especiamente golpeado por la artilleria alemana.

  Pero el general Pershing culpo al general Clarence Edwards, comandante en jefe de la 26ª división, afirmando: "Permanecer tranquilamente sentados en las trincheras durante la niebla y permitir un ataque sorpresa del enemigo sobre hombres poco  entrenados es, para mí, absolutamente imperdonable, y no será tolerado bajo mi mando."

  Los franceses, con mucho cuidado para no culpar a sus nuevos aliados en público, decidieron otorgar al 104º regimiento de infantería estadounidense  una Croix de Guerre, a colocar en la bandera regimental, para honrar el valor demostrado por los infantes estadounidenses en una anterior escaramuza en el Bis de Brule.Algunos de los soldados del 102º regimiento recibieron la Croix de Guerre a titulo individual,lo que termino con los rumores de que el mando estadounidense había estado pensando en ejecutar acciones disciplinarias contra esos mismos soldados por su comportamiento poco “eficaz” en Seicheprey.

  La 26º division estadounidense nunca olvido la derrota en Seicheprey, y mientras se movía por los distintos sectores del frente al que iba destinada, sus oficiales siempre  recordaban la historia a los nuevos reclutas.

  Cuando la rueda de la guerra comenzó a girar hacia el otro lado, y los infantes estadounidenses llegaron a las lineas defensivas alemanas y las superaron definitivamente, de sus gargantas solo salía un grito de victoria y venganza: “No olvideis Seicheprey, venganza”.

Tras la batalla, los altos mandos alemanes pasan revista a los victoriosos soldados del 259º regimiento de infanteria.


Stosstrupptaktik, German assault troops of the WWI – Stephen Bull

Iron Cross magazine. nº 4 – 2020

jueves, 1 de abril de 2021

1943: Objetivo Teherán; Operación Gran Salto ( IV )

 


 Viene de aquí:

  Presionado por ambos aliados, Roosevelt consulto el asunto con Reilly.Pero los rusos ya habían tomado sus propias medidas, y habían dado comienzo a la caza casa por casa de los comandos alemanes.

  Además se había emitido un decreto por el que se pagarían 20.000 dólares de la época a cualquiera que pudiera aportar información veraz que condujera al arresto de los 6 paracaidistas.

  Pero aun no se había conseguido información de valor, lo que llevo a Reilly a pensar que los paracaidistas alemanes contaban con apoyo.Pero, ¿un solo contacto? ¿Una red de apoyo? ¿Agentes locales, o alemanes llegados anteriormente?

  El hecho es que aun había seis agentes alemanes en libertad, y esperaban pacientemente su oportunidad.

  Así que, preguntado por su opinión, Reilly no vaciló. Estaba totalmente de acuerdo en buscar una mejor protección en el interior de la embajada soviética en el distrito de las embajadas en Teheran.Asi que Roosevelt decidió  cambiar de ubicación.

  Entonces se le creo otro problema a Reilly. ¿ Cómo trasladar al presidente Roosevelt a la embajada soviética con seguridad ? .Normalmente, sería un trabajo fácil, pero con seis agentes alemanes en algún sitio, ¿ como atravesar las atiborradas calles de Teherán con seguridad ?


 

  A las tres de la tarde, Reilly dio la orden de partida de la caravana presidencial para marchar de la embajada estadounidense. Dos jeeps llenos de soldados fuertemente armados encabezaban la marcha, seguidos de la limusina presidencial, y otros dos jeeps en la retaguardia.

  En la limusina presidencial, un hombre en el asiento trasero saludaba con la mano a los lugareños. Pero el hombre en el asiento trasero no era el presidente Roosevelt ,era un agente de los servicios secreto llamado Robert E. Holmes.

  Reilly había introducido al verdadero presidente en un sedan verde del ejercito estadounidense, y escoltado por un solo jeep, había salido  de la embajada minutos después que lo hiciera la caravana presidencial.

  Marchando por calles paralelas casi desiertas, el presidente fue trasladado a toda velocidad hasta la embajada soviética, mientras el agente Holmes seguía saludando a la multitud reunida a lo largo de la ruta oficial.

  El martes 30, tercer día de la conferencia, era el 69 cumpleaños de Churchill, y una celebración se había programado para esa noche en la embajada britanica. Reilly pensaba que ese sería el momento ideal para los asesinos si querían actuar.

Celebrando el cumpleaños de Churchill.
  

  Durante la cena, los tres grandes estarían juntos en la misma mesa, un trío que como diría Churchill,controlaba prácticamente todo el poder naval del mundo y tres cuartas partes del poder aéreo, y podían dirigir ejércitos de 20 millones de hombres cada uno.

  Reilly seguía nervioso, y tenía el temor que alguno de los solícitos camareros de la celebración pudiera ser un agente local al servicio de los alemanes.Con los tres líderes juntos, cualquier traidor podría aprovechar la oportunidad.

  Pero esa, noche, quienes fueron traicionados fueron los alemanes.Uno de los agentes locales al servicio de Alemania, atraído por los 20.000 dólares de recompensa, había informado al servicio de  inteligencia ruso de la localizacion de  la casa segura en donde se ocultaban los 6 paracaidistas.

  Rápida y silenciosamente ,las tropas rusas rodearon la casa poco despues del amanecer. Según  el informe ruso de la operación, el traidor fue enviado a la casa con un ultimátum; o los seis alemanes salían de la casa con las manos en alto, o no saldrían vivos.

  No hay informaciones de lo que ocurrió en la casa segura, si el traidor logró convencer a los paracaidistas ,pero, apenas dos minutos después que el traidor entrara en la casa, hubo un estruendo ensornecedor,seguido por un gran resplandor blanco, y el edifico se derrumbó, dejando un gran montón de escombros humeantes.

  Antes que rendirse, parece que los agentes alemanes habían decidido detonar los explosivos que llevaban. No hubo supervivientes.

  El 17 de diciembre de 1943 se iba llevar a cabo en la Casa Blanca una conferencia de prensa para dar a conocer los resultados de la conferencia de Teherán.

  Los reporteros se apretujaban en un apretado semicírculo frente al presidente Roosevelt en el Salon Oval.

  El presidente se ubico sentado en su silla de ruedas detrás del enorme escritorio de nogal que anteriormente había pertenecido a su predecesor, el presidente Hoover .

  Miembros del gabinete presidencial y los lideres del congreso dieron la bienvenida al presidente tras regresar de Teheran.El presidente de la cámara de representantes, Joseph W. Martin, pregunto al presidente si había habido algún problema de seguridad en Teherán:

“en un lugar como Teherán hay cientos de agentes alemanes, por todo el pais. Supongo seria un buen botín si alguno hubiera podido atacarnos en medio de las calles de la ciudad”.

  Martin volvio a preguntar si había habido algún peligro real durante la estancia presidencial en Teheran.El presidente se rio a carcajadas mientras afirmaba que no tenía sentido entrar en detalles, y los periodistas se unieron a sus risas.

  El presidente de la camara de representantes, Joseph Martin, dando la bienvenida al presidente Roosevelt.
  

  Pero Reilly, de pie a la derecha del presidente, no movió un solo músculo de su cara, como si fuera de piedra.

  No hubo mas preguntas de los reporteros, y el presidente volvió a sus quehaceres.

  El estudio más serio de la operación Gran Salto fue publicado el 6 de enero de 1969 por la revista Sunday Time. En el semanario londinense, se especifica que sir Alexander Cadogan, subsecretario de estado del Foreign Office en 1943 afirmaba en sus memorias que en la conferencia de Teheran,los rusos aseguraban haber descubierto un complot alemán para asesinar a los lideres aliados.

  En el estudio se incluye una entrevista al embajador Harriman, que afirmaba que Molotov le había asegurado la existencia de un complot. Harriman aseguro que Molotov, una vez finalizada la conferencia, nunca dijo si verdaderamente había existido tal conspiración.

  El informe continúa con las declaraciones de sir Kenneth Strong,director de los servicios secretos británicos , que afirma: "Supongo que los rusos utilizaron este complot para persuadir a Roosevelt de que se alojara en una villa situada en el mismo recinto de la embajada soviética en Teherán, y pueden estar seguros que la villa estaría repleta de micrófonos."

  Lord Moran, médico personal de Churchill, lo había acompañado a Teheran.En sus memorias dice que Molotov consiguió convencer a Roosevelt de alojarse en una villa en la que estaría muy bien protegido, porque, según el doctor Moran, todos los miembros del servicio domestico eran miembros de la NKVD.

  

  Según el doctor Moran, Churchill era el único miembro de la delegación británica en Teherán que creía en el complot. Pero fuera el complot cierto o no, Stalin consiguió su objetivo de separar a ambos líderes occidentales, y en las siguientes conferencias, Roosevelt practicamente cedió a todas las exigencias del líder soviético, que parecia saber hasta donde podia llegar en sus exigencias, como si supiera como pensaba Roosevelt y hasta donde estaba dispuesto a ceder.



Hitler secret service,the labyrinth – Walter Schellenberg

La Guerra desconocida – Otto Skorzeny

martes, 30 de marzo de 2021

192 a.c.: Cinoscefalos, el fin de la falange macedonia ( 15ª parte )

 

Busto de Antioco III en el Museo Metropolitano de  Arte de New York

Viene de aquí:

  Aunque en Roma había preocupación por saber que opción  iba a escoger el rey Filipo, el macedonio de ninguna manera iba a  aliarse con los etolios, sus enemigos atávicos, ni con Antíoco, el rey seleucida que pretendía apoderarse de parte de Grecia que el propio Filipo consideraba suya.

  Había permitido la incursión seleucida en Tracia por qué no tenia otra opcion, pero no iba a permitir que Antioco usara Tesalia para sus maquinaciones, ya que en Macedonia se consideraba que Tesalia era parte de la antigua Macedonia, y nunca se iba a ceder, al menos sin lucha.

  Antioco y su ejercito llegaron a Cinoscefalos, y enterraron a los muertos macedonios que aun yacían en los campos, algo que Filipo no había sido capaz de hacer. Quizás esa humillación, que el ejercito de una potencia extrajera se ocupara de enterrar a los soldados macedonios muertos, convenciera a Filipo de la necesidad  de ubicarse en el bando  romano.

  Asi, recibió educadamente a los civiles romanos que huían de Tesalia ante el avance seleucida, y recibió con todos los honores  al pretor Baebio, al que prometió su apoyo, tanto militar como diplomático.

  En respuesta, los romanos garantizaron a  Filipo que, si conquistaba alguna ciudad a los selecucidas, podría incorporarla a Macedonia.Esta garantia también servía como estimulo a las ciudades que no deseaban volver a estar bajo control macedonio, y la unica manera de hacerlo era resistir a los seleucidas cuanto pudieran.

  La ciudad de Larissa llevaba meses resistiendo el acoso tanto de los mercenarios etolios de Aminandro como de los seleucidas, que trataban desesperadamente de tomar el control de la importante ciudad. Una pequeña fuerza  romana enviada por el pretor Baebio había acampado a vista de pájaro de la ciudad, y los soldados habían encendido gran cantidad de hogueras para hacer creer a los seleucidas que había un gran ejercito romano en la zona.

Ruinas del teatro romano de Larissa.
  

  Cuando los seleucidas descubrieron la trampa ya era tarde, la temporada de guerras había terminado y llegaba el invierno del año 191 a.c.

  Antíoco había encontrado una nueva esposa en Eubea, y los romanos aprovecharon la ocasión para una campaña de propaganda, afirmando que el rey seleucida iba  a pasar el invierno retozando con su nueva esposa en vez de preparar la guerra de la siguiente primavera.

  Pero la realidad es que ambos bandos estaban reforzándose para lo que ambos sabían iba a ser la batalla decisiva por el control de Grecia.

  La campaña del año 191 a.c. comenzó pronto, cuando los sorprendidos tesalios vieron a los soldados del rey de macedonia y del pretor romano combatir hombro con hombro.

  Macedonios y romanos habían pasado las primeras semanas del año ocupando ciudades de tamaño medio en Tesalia y la importante fortaleza de Gomfi, esperando la llegada de refuerzos que se materializarían a mediados de abril con la llegada de 20.000 infantes, 2.000 jinetes y 15 elefantes al mando del cónsul Manio Acilio Glabrio.

Gomfi (Gomphoi).
  

  Los macedonios del rey Filipo consiguieron levantar el asedio de Larissa, y los mercenarios de Aminandro huyeron a Atamania tras el ataque relámpago macedonio.

  Filipo no tardo en ocupar Atamania, sin necesidad de combatir. Los ciudadanos de Atamania no confiaban en Aminandro tanto como para entregar sus vidas defendiendo su reino, y Aminandro marcho al exilio junto con su familia y la mayor parte del tesoro  real atamano.

  Las tropas del cónsul Glabrio permanecieron a la espera mientras Antioco se dedicaba a recoger los refuerzos que a duras penas lograban atravesar el mar Egeo en pequeños navios.Pero los 5.000 soldados seleucidas que habían llegado a Tesalia apenas iban a servir para reemplazar a los hombres que Antioco había perdido en Larissa.

  En apenas tres semanas, la práctica totalidad de Tesalia estaba en manos romanas.Si Antioco quería evitar que los romanos ocuparan toda Grecia debía actuar de inmediato, con las fuerzas que tenía a su disposición.

  Afortunadamente, había un lugar en Grecia en donde un poderoso ejército que llegase desde el norte podía ser detenido por una fuerza mucho menor en número: el paso de las Termopilas, donde los espartanos del rey Leónidas habían detenido durante varios días a las miríadas de soldados persas del rey Jerjes.

  

  Antíoco había vuelto a solicitar la ayuda de los etolios, argumentando que ellos eran una de las razones por la que los seleucidas habían desembarcado en Grecia.Pero  ya había una poderosa fuerza de combate romana en Grecia, y los etolios, que ya habían combatido a los romanos no hacia muchos años, eran reacios a participar en la guerra.

  Además, el hecho que el ejercito macedonio estuviera por entonces invadiendo Atamania, en la frontera norte de Etolia, significaba que los etolios no iban a  poder enviar refuerzos a Antioco, en el este de Grecia, ya que debían defender su tierra del inminente ataque de los soldados de Filipo.

  Habiendo atacado Etolia dos veces en los últimos 10 años, Filipo conocía perfectamente la zona y sabia por donde llegar a las principales ciudades etolias. Pero, aunque los etolios  dedicaron casi todos sus esfuerzos a lo que pudiera pasar en su frontera norte, pudieron enviarle a Antioco un contingente de 4.000 soldados.

  Antioco interpreto el  envió  del pequeño refuerzo  etolio  como una falta de entusiasmo de los etolios para el combate que se avecinaba. Así que envió a los etolios a realizar tareas de guarnición, enviando a  2.000 hombres para proteger la ruta de aproximación que por el norte llegaba a las Termopilas desde Herakleia a través de Trachias, y los otros 2.000 etolios fueron desplegados en las colinas que rodeaban monte Calidromo, la montaña que dominaba la zona entre las Termopilas y el mar.

  En las Termopilas, los seleucidas de Antioco ocuparon posiciones tras dos líneas de fortificaciones de piedra, apoyados por maquinas de asedio.

  Durante unos días, parecía que Antíoco y sus 10.000 soldados iban a lograr lo que el rey Leónidas  había logrado con sus 300 espartanos siglos atrás. Los soldados romanos se estrellaban una  y otra vez con la falange seleucida en un estrecho frente, sin posibilidad de atacar por el flanco.Ademas, los etolios y la infantería ligera seleucida ocupaban las colinas y lanzaban sus jabalinas sobre los romanos sin oposición.Durante un tiempo los romanos estuvieron a punto de ser cercados, con la falange ante ellos, el mar a su izquierda y los etolios a su derecha. Y los 2.000 etolios que guardaban Heracleia esperaban el momento ideal para atacar el campamento romano desde la retaguardia.

Sector norte del paso de las Termopilas, visto desde el castillo de Mendenitsa
  

  Pero el cónsul Acilio Glabrio conocia la historia, y sabia que la única manera de vencer en las Termopilas era forzar el paso y utilizar por la noche los caminos que transitaban por el monte Calindromo.

  La tarea le fue encomendada a dos grupos, uno liderado por Lucio Valerio Flaco, con la tarea de expulsar a los etolios de sus posiciones defensiva en el monte Tichius.El otro grupo iba a estar liderado por Marco Porcio Caton, el hombre que más tarde ligaría su nombre a la historia de Roma con el nombre de Catón el Censor, o Caton el Viejo, que debía tomar la ruta que pasaba directamente por el monte Calindromon.


 

(Continuara…)