martes, 17 de abril de 2012

1739 : La Guerra de la oreja de Jenkins.Origenes.


Por el tratado de Utrech de 1713, España había cedido a Gran Bretaña dos privilegios comerciales: el “navío de permiso”, por el que los británicos, una vez al año, podían enviar al Caribe un navío de 500 toneladas para comerciar con las colonias españolas, y el “asiento de negros”, una especie de monopolio que permitía  a los británicos el trafico anual de 4.800 esclavos negros a América, durante un periodo de treinta años.
En realidad, estas concesiones ocultaban un lucrativo contrabando. Los británicos recargaban el barco de 500 toneladas en alta mar con productos de Jamaica, y volvían a puertos españoles para vender la mercancía. El beneficio era enorme.
Bajo las condiciones dictadas por el tratado de Sevilla de 1729, los  británicos habían acordado no comerciar con las colonias españolas, excepto el navío de permiso, permitiendo que los navíos españoles interceptaran a los navíos  británicos para verificar su carga. Siempre en aguas españolas.
Los navíos españoles podían interceptar cualquier barco británico y confiscar su mercancía, ya que todas las mercancías que se dirigían a las colonias españolas eran, por definición, contrabando, ya que la corona española tenía el monopolio comercial.
Segun el gobierno britanico,solo entre el año 1713 y el año 1731,los guardacostas españoles habian confiscado mas de 180 barcos ingleses,cifra que iria en aumento los años posteriores.

Los británicos se quejaron en numerosas ocasiones de los registros sufridos por sus barcos, que consideraban simple piratería. Y en abril de  1731, un guardacostas español, la Isabela, al mando del capitán Julio León Fandiño detuvo en las aguas de florida una fragata británica mandada por el capitán escocés Robert Jenkins.



Según los libros, llevaba los permisos en regla. Pero una inspección más profunda del buque británico encontró gran cantidad de mercancía de contrabando en la bodega.
El capitán Fandiño anuncio su intención de confiscar dicha mercancía de contrabando, a lo que el capitán británico protesto airadamente.
El capitán español corto la oreja del capitán Jenkins con su machete. Y Jenkins guardo su oreja en un frasco con alcohol.
Entre al año 1732 y 1738 se produjo un periodo de distensión en las relaciones hispano-britanicas, gracias a los esfuerzos del  primer ministro británico, Sir Robert Warpole y el ministro de marina español. Warpole era conocedor del potencial del ejército español y era contrario a la guerra. Pero la opinión pública británica y la oposición conservadora  buscaban la guerra.

 Panfleto britanico de los partidarios de la guerra con España.
El 8 de marzo de 1739 se celebro una reunión en la Cámara de los comunes británica. Ese dia, uno de los parlamentarios partidarios de la guerra hizo aparecer en la sala al capitán Jenkins, con el frasco con su oreja en las manos. Según el testimonio de Jenkins, el capitán Fandiño mientras le cortaba la oreja le decía “Ve y dile a tu rey que lo mismo le hare si a lo mismo se atreve”.

 Jenkins mostrando la oreja a los parlamentarios britanicos.
La oposición parlamentaria y la opinión pública británica tomaron este incidente como una ofensa al honor nacional y lo consideraron casus belli.Walpole cedió y envió una flota a las Américas y una escuadra a Gibraltar. Esto provoco la reacción española.Walpole intento hasta el último momento evitar la guerra, y presento ante el parlamento británico  el convenio del Pardo, por el que ambas naciones se comprometían a evitar la guerra y se debían pagar compensaciones mutuas.
Pero el convenio fue rechazado por el parlamento británico. El gobierno británico retiro a su embajador de Madrid el 14 de agosto y declaro formalmente la guerra a España el 19 de octubre de 1739.
Siendo el objetivo de esta guerra el control del comercio en america, la contienda seria principalmente en el mar.España solo contaba con 31 navios, más otras nueve fragatas de dos puentes y armadas con 50 cañones. Gran parte de estos navíos no eran verdaderos navíos de línea, sino que solo eran aptos para labores de escolta.


Pero estas carencias defensivas de la marina española fueron en parte remediadas por la actuacion de corsarios.Las patentes de corso eran concedidas por la corona española a partir de mediados del siglo XVII,y se habian creado para impedir el comercio ilicito practicado por britanicos,holandeses y franceses en el caribe.

Las principales bases de corsarios españoles estaban en Cuba,Santo Domingo y Puerto Rico,aunque tambien existian bases en el mismo continente americano,como la Guaira y Cumana.

 Por el contrario, la flota británica constaba de más de cien navíos de línea, quince de ellos con más de noventa cañones, con calibre superior al usado por los navíos españoles.
España se encontraba sola frente a esta guerra.Segun el Primer pacto de Familia, Francia estaba obligada a prestar ayuda  militar a España, pero en los años anteriores a la guerra hizo de mediadora para tratar de evitar el conflicto. Y para entrar en la guerra, Francia exigió contrapartidas comerciales. Pero al comienzo de la guerra, no se había firmando ningún acuerdo entre España y Francia.
Segun el embajador ingles Benjamin Keene,España era "un pais carente de amigos extranjeros y de alianzas,desorganizado en sus finanzas,cuyo ejercito estaba en malas condiciones y su armada aun peor,y sin ningun ministro de importancia". 

Se podía pensar que los españoles no tenían ninguna oportunidad de ganar la guerra. Parecía que las colonias españolas en América caerían como piezas de domino.

1 comentario:

  1. Pero........................Blas de Lezo.......................

    ResponderEliminar