jueves, 17 de agosto de 2017

1704 : Alexander Selkirk, el verdadero Robinson Crusoe.






 Llegar a la isla mas grande del archipiélago Juan Fernandez, a 700 kilómetros de la costa de Chile, no es nada fácil. Se necesitan 3 o 4 días en barco, o aterrizar en la unica pista de aterrizaje existente en la isla, apenas una cinta de asfalto de 200 metros de longitud, donde cada despegue o aterrizaje con rachas de viento lateral debe de ser una experiencia inolvidable.



  A su llegada a la isla, cualquier visitante se encuentra rodeado de una vegetación virgen y salvaje, no muy diferente de la que se podia encontrar en el mismo sitio entre los siglos XVII y XVIII, donde piratas y corsarios ingleses atracaban sus barcos para repararlos, para abastecerse de alimentos frescos o agua ,o incluso para abandonar a su suerte a los culpables de algún crimen o delito que atentara contra la ley del mar o de los piratas.

  Eso fue lo que ocurrió en 1704, a un marinero de origen escoces, Alexander Selkirk,destinado a hacerse famoso por haber inspirado al escritor ingles Daniel Defoe el personaje de Robinson Crusoe.


  Selkirk había nacido en 1676  en Lower Largo, en el condado escocés de Fife,a medio camino entre Dundee y Edimburgo, en la costa este de Escocia.Desde muy joven,Selkirk decidió escapar del destino que le esperaba, ser curtidor o zapatero en la tienda de su padre, y se embarcó en buques de bandera inglesa con patente de corso (“generosamente” concedida por la corona inglesa ) que partían hacia los mares del sur en busca de fama y botín.

  En 1704 Selkirk estaba enbarcado en el galeón Cinque Ports del capitán Thomas Stradling, que formaba parte de la flotilla del célebre corsario ingles William Dampier.En 1701 había estallado la guerra de sucesión en España, y los corsarios ingleses habían sido reclutados para actuar contra buques franceses y españoles, indistintamente.

  Tras unos meses de singladura poco fructifera, el Cinque Ports atracó en la isla "Mas a Tierra", la mayor de las islas del archipiélago Juan Fernandez.Selkirk, de carácter pendenciero y con poco respeto por la autoridad,comenzo a  quejarse amargamente del mal estado del galeón, y del tiempo que iba a tomar repararlo, y alentó sus compañeros a la rebelión.

 Archipielago Juan Fernandez.

  Ciertamente, el galeón estaba en mal  estado (no pasó mucho tiempo para que se hundiera en las cercanías del islote Malpelo, en la costa colombiana, y el capitán Stradling y los marinos supervivientes pasaron a disfrutar de las “comodidades” de las celdas de las prisiones españolas,concretamente en Lima,donde pasó 4 años ),pero en los corsarios ingleses la sedición o la rebelión no eran toleradas.

 Islote Malpelo.

  Selkirk fue juzgado según la ley de los piratas, y condenado a ser abandonado en la isla,totalmente deshabitada. Selkirk pidió perdón por su intento de rebelion, pero fue inútil.

  Fue abandonado a su suerte en la isla, con un poco de comida, un pequeño barril de ron,un mosquete, un poco de polvora,algunas herramientas de carpintero,una biblia y la ropa que llevaba puesta.

  Selkirk consumió el ron  rápidamente, y luego la desesperación  se apoderó de él, según el libro La isla de Selkirk,de la escritora inglesa Dina Sohuami,basado en los informes del propio Selkirk.

  “Por la desesperación que sentía se negó a  comer, hasta que el hambre fue tan intenso que los dolores le obligaron a ello, y no quiso tampoco dormir, hasta que prácticamente se le cerraron los ojos de cansancio. Según iba adelgazando y debilitándose, quería morir y escapar de su destino”.


  Pero el instinto le ayudó y se hizo cargo de su supervivencia. Selkirk se dio cuenta que si se mantenía en la playa, su vida no duraría mucho,pero estaba aterrado por los sonidos que provenían del interior de la isla.Pensó que eran animales salvajes de gran tamaño, y según las palabras que Defoe pone en boca de Robinson Crusoe “el temor a los peligros futuros eran peores que el temor a los peligros presentes “.

  Selkirk estaba convencido que tarde o temprano,algun barco aparecería por la isla, para aprovisionarse de agua o fruta fresca.Pero con el paso del tiempo perdió la esperanza, sobre todo por el descubrimiento de varios cráneos humanos, señal de que otros habian sido abandonados en la isla antes que el, y nunca habían sido rescatados.


  Finalmente  se vió obligado a internarse en la isla y abandonar la playa, ya que una manada de leones marinos lo había asustado. Lo que vió en el interior de la isla le animó. Su isla no era muy grande, unos 100 kilómetros cuadrados, y estaba llena de abundante agua potable, vegetales silvestres, gran variedad de fruta y un rebaño de cabras, dejado allí por no se sabe quién o cuando.

 La cueva en la playa,en dodne Selkirk pernocto sus primeros dias en la isla.

  También se encontró cuerdas y objetos metálicos (hebillas de cinturones, clavos, etc) e hizo acopio de todo,perfectamente consciente que su estancia en la isla podía durar mucho tiempo.

  Poco a poco fue recuperando su espíritu rebelde y combativo: Se construyo un refugio con ramas y grandes hojas, recordó lo que su padre le había enseñado en su sastrería cuando era un niño para curtirse y fabricarse ropa con pieles de cabra, usó piedras y utensilios de metal para fabricarse cuchillos a base de cuernos de cabra, etc

  Decidió utilizar la pólvora para hacer fuego, así que aprendió a atrapar cabras con sus propias manos, usando un hacha para matar leones marinos, consiguiendo así carne en abundancia y grasa, con las que fabricó lámparas. Sus enemigos mas molestos eran los miles de ratas de la isla, que robaban su comida y roían sus ropajes. Intentó resolver el problema domesticando varios gatos salvajes que pululaban por la isla, con poco éxito, aunque su compañía le hacía sentir menos solo.

  Pero su soledad era inmensa, en cuatro años solo dos buques habían atracado en la isla,ambos de  bandera española, y Selkirk decidió esconderse para no ser capturado y ejecutado como corsario ingles que era.

  Para ahuyentar la melancolía y no perder la costumbre de hablar, les cantaba a las cabras y leía la Biblia en voz alta.Tenia miedo de morir de repente, ya que sabía que no habría nadie para enterrar sus restos, que proporcionarían alimento a sus gatos salvajes.


 El epilogo de la historia del escocés Selkirk llego el 31 de enero de 1709.

  “esta mañana llegamos a la isla de Juan Fernandez, y avistamos en la playa a un hombre vestido con pieles de cabra y de apariencia física similar a la cabra salvaje, que nos indico que llevaba cuatro años y cuatro meses abandonado en la isla. Su nombre es Alexander Selkirk”

  Así relató el rescate de Selkirk el capitán del navío corsario británico “Duke”, gracias a la decisión de Selkirk de encender fuego en la playa cuando divisó al barco  ingles.


  Selkirk había perdido ya toda esperanza, y no le  importaba si el barco al que estaba avisando fuera ingles o español: prefería morir rápidamente a manos de los españoles que continuar un día más en la isla.

  Loco de alegría tras el rescate, Selkirk ofreció a los marinos británicos un banquete de carne de cabra antes de embarcar y reanudar su vida de pirata y corsario, como si nada hubiera pasado en aquellos cuatro años.

  Volvió a Inglaterra en 1711, y estuvo solo el tiempo justo para contar su historia a la prensa. Zarpó de nuevo y continuo su carrera de corsario, hasta encontrar la muerte en la costa africana en 1721, seguramente  de alguna enfermedad, mientras servía en el corsario británico Weymouth, sin conocer la fama o la riqueza.

 Cuaderno de bitacora del Weymouth,en donde quedó registrada la muerte de Alexander Selkirk.

  Ya en 1966,la isla donde  Selkirk pasó cuatro años en soledad fue denominada “isla Robinson Crusoe”, y la isla "Mar afuera” ,donde Selkirk nunca estuvo, pasó a denominarse isla Alejandro Selkirk.

Quizas seria el momento de volver a cambiar el nombre de las islas.



The man who was Robinson Crusoe, a personal view of Alexander Selkirk – Richard Wilson
Selkirk Island, the true and strange adventures of the real Robinson Crusoe – Diana Souhami.

lunes, 14 de agosto de 2017

907 : Vikingos ; hacia el este (4ª parte )






Viene de aquí:


  Pero las incursiones  de los rus de Kiev hacia el este no se limitaron a  Constantinopla.Fueron mucho mas allá.


  A solo un par de días de camino hacia el este desde Kiev se encontraba la localidad de Timerevo ( a 10 kilómetros de la actual ciudad de Yaroslav), el último puesto comercial rus. Desde allí, y en prácticamente 700 kilómetros a la redonda, los rus de Kiev no ejercían ningún control sobre el territorio ni sus escasos habitantes, y no se comprometíanproteger a los comerciantes que osaban internarse por territorios desconocidos hasta que llegaban  la ciudad de Bolgar,a 30 kilómetros de la confluencia de los ríos Volga y Kama.


  Bolgar era el mayor puesto comercial de los búlgaros del Volga, una tribu nómada de origen turcomano que había llegado a la zona desde Asia a finales del siglo VII, liderados por el kan Kotrag, hijo de Kubrat.

 El Kan Kubrat enseñandole a sus 5 hijos el valor de la unidad con el tipico cuento del fardo de juncos.


  Aproximadamente en las mismas fechas, otro grupo de  búlgaros se había escindido del contingente principal y habia llegado hasta los Balcanes, en donde se establecieron y fundaron el origen del actual estado de Bulgaria.


  Cuando los rus habían tomado contacto con los búlgaros del Volga, a principios del siglo IX, eran paganos chamanistas ,pero se habían convertido al islam por la influencia (y las abundantes monedas) de comerciantes árabes.


  Hasta que una mezquita y una pequeña fortaleza defensiva había sido construida a primeros del siglo X,Bolgar apenas contaba con edificios permanentes, y solo había una apreciable cantidad de poblacion en épocas de cosecha ,cuando sus embarradas callejuelas se llenaban de mercaderes y comerciantes procedentes de toda la zona de Asia central.

 Complejo arqueologico de Bolgar.


  Durante una corta temporada, Bolgar había formado parte de de la ruta de la seda, y se había convertido en el mayor centro de comercio de pieles de Eurasia, que llegaban a la ciudad de manos de las tribus samoyedas del mar Blanco y el norte de los Urales.


  Al sur de sus dominios, los búlgaros del Volga tenían al kanato jazaro y mas alla, el mar Caspio. Mercaderes árabes remontaban el  Volga para llegar a Bolgar a comprar esclavos, pieles de reno, cera de abejas y miel, y espadas procedentes de los mercados de Europa occidental que los comerciantes rus vendian a un alto precio.


  Además de sus siempre numerosas monedas (dírhems), los comerciantes árabes llevaban  a Bolgar sedas, especias, elixires y fragancias, y collares de cuentas de cerámica de diversos colores, que las mujeres rus parecían encontrar irresistibles y por las que los comerciantes arabes obtenían un gen beneficio.


  El kan búlgaro debía obediencia al kanato jazaro, y debía entregarle una proporción de sus ingresos por impuestos al comercio (un 10% aprox.).Los rus tenían su propio “barrio"  en Bolgar, donde construían cabañas de madera exclusivamente para ellos mismos y un santuario para sus ídolos de madera.

 Kanato jazaro en su maxima expansion (siglo IX,aprox.).


  Los comerciantes rus creían que el éxito en los negocios era un regalo divino, y antes de iniciar cualquier viaje comercial, un mercader rus se prostraba ante su ídolo y recitaba cual era la mercancía que iba a intentar vender. Una ofrenda floral o de algun alimento terminaba con la ceremonia. Si el trato obtenido era positivo, el mercader ofrendaba al ídolo el sacrificio de una oveja o una cabra.


  Uno de los visitantes árabes en Bolgar fue el cronista Ahmed Ibn Fadlan, enviado por el califa abasida de Bagdad en misión no se sabe si de exploración o espionaje, que escribió un detallado informe sobre su encuentro con los rus.


Cartas sobre los vikingos,Ahmad Ibn Fadlan (en ingles )


  Devoto musulman, Ibn Fadlan estaba escandalizado por el poco aprecio que los rus tenían al agua, que no usaban ni para beber ni para lavarse con la frecuencia que el cronista árabe estimaba necesaria.


  Según Ibn Fadlan, los rus se aseaban por la mañana, pero todos en el mismo agua y en el mismo recipiente. Parece que los rus de Bolgar evitaban por todos los medios tocar a cualquier enfermo, y trataban muy bien a los esclavos, ya que con los esclavos en buen estado,el beneficio de su venta era mayor.


  Ibn Fadlan estaba profundamente escandalizado al tiempo que admirado por la forma en que los comerciantes rus mantenían relaciones sexuales con sus propias esclavas a la vista de todo el mundo, incluso en el mercado de esclavos cuando estaban cerrando el trato para venderlas.


  La apariencia física de los rus también tenia admirado a Ibn fadlan : “nunca vi cuerpos tan perfectos como aquellos “,y sorprendido por la costumbre rus de llevar el cuerpo tatuado, una costumbre que habían adquirido de las tribus nómadas de origen turcomano y los jazaros.


  Desde Bolgar, los más aventureros y atrevidos mercaderes rus habían marchado hacia Itil, la capital del kanato jazaro, situada   a mas de 1.500 kilómetros Volga abajo.


  No se sabe exactamente donde se ubicaba Itil, aunque se supone estaría cerca de la actual población de Samosdelka, en el delta del rio Volga., donde unas excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en 2008 encontraron restos de lo que parecía una gran ciudad de la época medieval.


  Los jazaros adoptaron  el judaísmo como religión oficial allá por el año 1.000, desapareciendo como poder en la zona pocos años después, ya que Itil fue inundada por completo por las aguas del mar Caspio


  Parece que el dictador soviético Stalin,preocupado porque alguien pudiera afirmar que los jazaros (judíos) eran los antepasados de buena parte de los rusos, decidió hacer desaparecer de la historia todo rastro de los jazaros.

Y no se encontraron los restos de Itil hasta 2008.



 Ruinas de Itil.


  Las fuentes árabes de la época describen la ciudad de Itil dividida en tres partes por dos brazos del Volga; la parte occidental de la ciudad era el centro adminsitrativo, con una edificación como corte de justicia, una fortaleza y los aposentos para albergar a una potente guarnición militar. El sector este era el sector comercial, donde los mercaderes rus, árabes, turcomanos, mongoles, etc. hacían negocios. De cada transacción comercial entre los mercaderes, los recaudadores de impuestos jazaros se quedaban con el 10%, lo que suponía la mayor fuente de ingresos del kanato jazaro.


   En una isla situada entre los dos brazos del Volga se encontraba el Palacio del Kan y el palacete del Bek.


  El kan jazaro era además de líder político, el líder espiritual que vivía en semireclusion voluntaria. El bek era un visir, un primer  ministro, que era responsable del funcionamiento administrativo del kanato además de dirigir los ejercitos jazaros.


  Mientras el palacio del kan  y otros importantes edificios administrativos estaban construidos de piedra y ladrillos, la población comun de Itil vivía en yurtas (las tradicionales tiendas circulares usadas por las tribus nómadas de las estepas del Asia central), construidas a base de fieltro de piel de oveja.La mayoría de los habitantes solo pasaba el invierno en la ciudad, volviendo a las estepas en la primavera para dedicarse a sus labores tradicionales.


  Itil era un autentico ejemplo de tolerancia religiosa. Aunque el kan y la nobleza se habían convertido al judaísmo a principios del siglo VIII, la mayoría de la población local seguía practicando sus ritos paganos. En la ciudad había pequeñas comunidades de cristianos, musulmanes e incluso budistas, y cada uno de estos cultos tenía al menos un lugar de oración. Cuando surgía algún problema entre miembros de distintas religiones ,un tribunal de 7 jueces compuesto de 2 judios, 2 musulmanes, 2 cristianos y un representante de los paganos se reunía rápidamente para solucionar el asunto.


  Para algunos mercaderes rus,Itil era solo una parada en su largo viaje hacia las ciudades del califato abasida,o, como los vikingos lo llamaban ,Serkland.


(Continuara…)

jueves, 10 de agosto de 2017

1535 : El extraordinario viaje de Alvar Núñez “Cabeza de Vaca” (16 ª parte)






Viene de aquí :

  Desde Tamaulipas hasta Chihuahua, pasando por Coahuila, el prestigio de los 4 exploradores les precedia.Cada vez que el grupo llegaba a una nueva comunidad, se ponían en marcha una serie de festejos y rituales. Los nativos ofrecían refugio, comida y regalos (pieles, objetos decorativos, etc), a cambio de poder acceder al poder curativo de sus invitados. Y cuando terminaban su labor exitosamente, los festejos por la recuperación de sus pacientes podían durar días. Y cuando el grupo decidía continuar su marcha, los indígenas insistían en viajar con ellos,normalmente hasta el siguiente asentamiento de una nueva tribu.

  Entonces se producía una curiosa circunstancia que sorprendió a los 4 expedicionarios las primeras veces que lo presenciaron.

  Aquellos que habían acompañado a los expedicionarios, entraban en las chozas de los nuevos anfitriones y saqueaban todo lo que podían, llevándoselo a su propio poblado. Un cierto sentido de reciprocidad, los que dejaban a  los curanderos saqueaban a los que iban a disfrutar de ellos.

  Días despues, cuando los expedicionarios se desplazaban de  nuevo, los indígenas que habían sido saqueados saqueaban al siguiente pueblo, y a si sucesivamente.


Capitulo XXIX  de cómo se robaban los unos a los otros

  La costumbre empezó a degenerar peligrosamente, y algunos poblados quedaban literalmente arrasados.Tanto, que  comenzó a producirse un fenómeno algo diferente; algunos poblados, temerosos de los que podían hacer los recién llegados,comenzaron a recibir a los 4 curanderos fuera del poblado, para no ser saqueados. Los recién saqueados que acompañaban  a los curanderos, se enojaban por que no les dejaban saquear a ellos, y comenzaban las peleas, algunas de ellas autenticas batallas campales entre tribus, que producían muchos heridos, lo que representaba más trabajo para los 4 expedicionarios, que empezaron a  valorar la posibilidad de abandonar definitivamente a sus seguidores.

  Desde el rio Nadadores, el grupo tomó una ruta hacia el noroeste, caminando prácticamente en paralelo a las estribaciones orientales de Sierra Madre, atravesando más de 350 kilómetros de desierto y terreno quebrado que causó grandes penurias.

  A medida que se acercaban a  Chihuahua, el terreno se fue haciendo mas estéril,y la caza y la fruta empezaron a escasear.Finalmente llegaron  a un ancho rio, “un rio más ancho que el Guadalquivir en Sevilla” (seguramente, el rio Grande).

  Días después, el grupo llegaba a la confluencia de los ríos Grande y Conchos, una zona conocida hoy en día como la Junta de los Ríos, entre Presidio, en Texas, y Ojinaga, en Chihuahua. Allí divisaron un numeroso grupo de viviendas, que parecian ser de tipo permamente.Era el primer asentamiento que los expedicionarios veían desde que habían partido de Florida.

 ¿ Quizas lo que los expedicionarios españoles llamaban indios jumanos eran lo que ahora llamamos indios pueblo ?.

  Las islas y bahías que formaban los ríos en su confluencia eran propicios para la agricultura, sobre todo para el maíz, los frijoles y las calabazas.Los nativos que habitaban la zona eran denominados jumanos o patarabueyes, e intercambiaban sus excedentes alimenticios con otras tribus del sur de las grandes praderas,viajeros del golfo de Méjico y tribus nómadas del sureste de Méjico.

  (50 años después de la visita de Cabeza de vaca y los suyos, una nueva expedición española liderada por el comerciante Antonio de Espejo pasó por la zona, y pudo contar 5 grandes poblados donde vivían mas de 10.000 habitantes, que vivían en casas de adobe de techo plano. Los nativos le contaron la leyenda de la tribu, en la que tres cristianos y   un negro habían pernoctado allí durante varios días, sanando a decenas de personas).


  Las posesiones materiales de los nativos patarabueyes impresionaron a los expedicionarios.Tras pasar años pernoctando en tiendas de pieles de animales,pasar unos cuantos dias  con los habitantes de la Junta de los Ríos ,que vivían en amplias estructuras cuadradas cimentadas con gruesos pilares de madera y paredes enyesadas con barro,fue toda una esplendida novedad.

  Aunque carecían de elementos como simples ollas, para hervir el agua recurrían a  calabazas llenas de agua a las que añadían piedras calentadas al fuego. Cuando el agua hervía, añadían harina de frijoles o de maíz, y ponían mas piedras calientes en la parte superior, hasta que se formaban una especie de gachas o papilla muy espesa,que era la base de su alimentacion junto con la caza de pequeños animales.

  Periódicamente ,los nativos patarabueyes llevaban a cabo expediciones de caza del búfalo en las llanuras del noroeste de Chihuahua, matando gran número de animales según indica Cabeza de Vaca, destinando una parte para consumo propio de la tribu y un amplio excedente para comerciar con otras tribus.


  El grupo pasó unos cuantos días descansando en Junta de los Ríos e informándose de cuál era el mejor camino para proseguir su viaje.

  Los nativos les indicaron un camino bien conocido por ellos  : seguir el rio Grande hacia el noroeste durante dos semanas, un mal camino por que apenas encontrarían nada para comer aparte del fruto de un árbol que los nativos llamaban masarrones y cuyo fruto, parecido a las bayas de enebro, había que partir con piedras.

  Tras dos semanas de ruta, debían girar hacia el oeste, donde encontrarían gran cantidad de maíz.

  Tras aprovisionarse de toda la carne de venado que pudieron transportar, los expedicionarios marcharon rio Grande arriba, encontrándose con diversas tribus que les permitían pernoctar en sus poblados y les aportaban algo más de variedad alimenticia a base de algunas frutas y raíces comestibles.

  Tras 17 dias de viaje, el grupo giró hacia el oeste, caminaron  durante tres semanas, hasta que se toparon con las majestuosas montañas de Sierra Madre occidental, que les cortaban el paso hacia el oeste.

  Afortunadamente, una de las tribus asentada en la vertiente oriental de la sierra  se ofreció a guiarles por los pasos que atravesaban la cordillera, pasando muy cerca de la antigua ciudad de Paquime, una populosa ciudad de mercaderes que había dominado toda la zona entre el Oceano Pacifico y la Junta de los Ríos, aprox.

 Ruinas de Paquime.

  Paquime había sido un importante centro de intercambio  y comercio de objetos de cobre y conchas marinas, turquesas y los raros guacamayos rojos, usados por los chamanes para sus ceremonias más sagradas.

  Pero, apenas 50 años antes de la llegada de Cabeza de Vaca y los suyos, Paquime había quedado despoblada por completo,nadie sabe la razón,, y había sido arrasada por tribus nomadas, que no querían vivir en las ruinas de la ciudad y permanecían en sus aldeas en los campos que rodeaban Paquime.

  A finales de 1535 o primeros de 1536, tras una larga marcha de tres meses, el grupo llegaba a Tierra de Maíz, una región jalonada de aldeas sedentarias y grandes extensiones de maiz, la zona de los valles del norte de Sonora, en las laderas de Sierra Madre occidental.Alli, los sanadores siguieron realizando sus tareas “curativas” a  cambio de grandes  cantidades de harina de maíz, frijoles y calabazas. Cada vez que terminaban su trabajo en una aldea y continuaban su viaje, reciban regalos de los indígenas, que les agasajaban con mantas de algodón, coral del océano Pacifico y turquesas del tamaño de puntas de flecha. Pero el regalo más extravagante que recibieron en una ocasión fueron más de 600 corazones de ciervo, partidos por la mitad y secados al sol.



  Por eso, los españoles llamaron al lugar pueblo Corazones,aproximadamente en el curso medio del rio Sonora, auqnue no se sabe con exactitud.Alli, los indígenas iban cubiertos con unas anchas camisolas de algodón, y las mujeres además llevaban largas faldas de piel de ciervo, lo que a los ojos e los expedicionarios era toda una novedad:

“vimos las mujeres más honestamente tratadas que en ninguna parte de Indias que hubiésemos visto”


(Capitulo XXXI)

  Incluso aunque los sanadores españoles eran capaces de hablar al menos 6 lenguas indígenas, solo Estebanico era capaz de entenderse con absolutamente todas las tribus, gracias a su extraordinaria capacidad para aprender lenguajes y su dominio del lenguaje de signos.
 
   Un día, Estebanico informo a los otros de la razón por la que los indígenas pensaban que los españoles habían llegado del cielo: porque, cuando no sabían su origen, los indígenas siempre pensaban que el origen estaba en el cielo, con sus dioses.

  La ascendencia e influencia de los cuatro expedicionarios sobre los indígenas era tan grande, que Cabeza de Vaca empezó a cavilar como utilizarlo en su propio provecho y en el del imperio español.

  En lugar de convertir a los indígenas al cristianismo a través de la violencia, Cabeza de Vaca soñaba con sumar adeptos a la causa cristiana de una manera pacífica y humanitaria.

  Desde que Narváez había muerto, el adelantamiento que había obtenido del rey Carlos había quedado vacante, y Cabeza de Vaca tenía la idea de regresar a España y que el adelantamiento le fuera concedido a él.

  Así que Cabeza de Vaca y sus compañeros comenzaron a predicar a los indígenas las bondades del cristianismo,para hacer meritos ante sus valedores en España.


(Continuara…)