jueves, 16 de febrero de 2017

1529 : El extraordinario viaje de Alvar Núñez “Cabeza de Vaca” (13 ª parte)





 Representacion de un poblado tipico de las tribus karankawa ( o carancabuses ).

Viene de aquí:

  La estancia en el poblado indígena comenzó a hacerse peligrosa para los supervivientes españoles.

  Los españoles recibían comida de los indios dos veces al día,y las celebraciones y danzas se prolongaban largo rato por las noches, lo que hizo sospechar a Cabeza de Vaca, que escribíria mas tarde:

  “para nosotros no había alegría ni en el sueño, ya que temíamos que en cualquier momento caerían sobre nosotros y nos sacrificarían a sus dioses”


(Pagina 59 y siguientes )
 
  El invierno del año 1528-29 fue extraordinariamente duro. El intenso frio y las constantes tormentas impedían que los indígenas pudieran extraer del agua las raíces marinas que formaban parte importante de su alimentacion.Y pescar se convertía en algo extremadamente dificultoso, y la mayoría de las veces sin ningún resultado.La pobre alimentación y el intenso frio causaron la muerte de la mayoría de los españoles, de los 80 hombres que se habían reunido en la isla a finales del verano de 1528, apenas quedaban 15 con vida solamente dos meses después.

  La llegada de la primavera alivio un poco las penurias de los superviventes, aunque la relación entre indigenas y sus huéspedes comenzó a degenerar rápidamente a una relación dueño-esclavo.

  Normalmente, los indígenas capoques se dirigian a tierra firme a principios de primavera para conseguir un alimento que estaba disponible durante todo el año: ostras. A mediados de abril, combinaban las ostras con zarzamoras. En el verano llegaba la hora de la caza del ciervo y el bisonte,combinandolo con ratas, serpientes,lagartos y unas enormes arañas.

  Para todas esas tareas, los indígenas solicitaron la colaboración de los españoles.No en vano, los indígenas habían sido extremadamente generosos con sus invitados, compartiendo su comida con ellos.

  Pero los españoles demostraron ser unos auténticos inútiles para las tareas mas sencillas.Incapaces de usar el arco y las flechas correctamente, se pasaron al arte de la pesca, donde también demostraron su incapacidad aparte de pescar unos cuantos cangrejos. Cuando los indígenas trataron de enseñarles como colocar trampas para atrapar pequeños mamíferos, los españoles demostraron que tampoco iban a  destacar, asi que los indígenas, ya que los españoles no eran capaces de hacer el trabajo asignado a los hombres, decidieron ponerlos a trabajar en asuntos de mujeres; excavar en busca de raíces comestibles, acarrear leña y agua, construir las chozas, etc.

  Poco a poco, los españoles pasaron del estado de invitados al de esclavos; eran golpeados sin piedad cuando algún indígena consideraba que la tarea no se había realizado con la suficiente rapidez, era vejados y humillados por las mujeres, etc

  “cualquier niño podía darnos un fuerte tirón el pelo, porque para ellos eso era una gran diversión, el mayor placer del mundo”

  La situacion de  los españoles empeoró aun mas cuando los indígenas empezaron a morir de una enfermedad intestinal (seguramente la disentería) propagada por los cuerpos en descomposicion de los españoles  fallecidos anteriormente , que no habían sido enterrados.

  Alrededor de la mitad de la población indígena de la isla murió de la enfermedad, un terrible aviso de lo que iba a ocurrir en el continente americano las siguientes décadas, cuando patógenos llevados a América por los europeos se extendieron sin oposición por comunidades enteras de indigenas sin defensa ante las nuevas enfermedades.

  Los indígenas responsabilizaron (con bastante razón, aunque involuntaria) a los españoles de la muerte de sus familiares, y parece que tomaron la decisión de  asesinarlos. Pero una parte de los indígenas que trataban a los españoles como esclavos no quería desprenderse de ellos, y afirmaban que, si los españoles habían causado la muerte de cientos de indigenas, ninguno de ellos había muerto con los mismos síntomas, y extrajeron la conclusión de que era mejor dejarlos vivir y tenerlos cerca,para tener mas posibilidades de sobrevivir a la enfermedad.

  Asi, los supervivientes pasaron los siguientes seis años en la isla que decidieron denominar Isla Malhado ( isla de  la mala suerte), trabajo constante,maltrato fisico,alimentacion cada vez mas pobre, etc

 Imagen de satelite de la isla de Malhado ,actual isla de Galveston.

  En el verano de 1529 solo 18 supervivientes permanecían vivos,aunque estaban dispersos por la isla de Malhado y la costa este de Texas, siguiendo cada uno a su dueño. Una docena de ellos (incluyendo a Dorantes, Castillo y  Estebanico) decidió intentar la huida, cruzando desde la isla hasta el continenete, y dirigiéndose hacia el sur, de nuevo hacia Panuco.

  Cabeza de Vaca no pudo unirse a la expedición debido a una grave enfermedad, al igual que otros dos españoels, Lope de Oviedo y Jeronimo de Alaniz.Pero meses despues los tres consiguieron escapar de los capoques  y consiguieron llegar a territorio de otra tribu, los charrucos, que se encontraban en guerra con otras tribus.

  Era tal la necesidad y las penurias que pasaban los charrucos y las otras tribus, que incluso estando en guerra necesitaban comerciar entre ellos. Y eligieron a Cabeza de Vaca como mercader “neutral”, que pasaba los días de un poblado a otro , intercambiando objetos por comida, ya fueran de una tribu o de otra.

 Indios charrucos ( o chorrucos ) de la costa de Texas.

  Los charrucos proporcionaban a Cabeza de Vaca conchas de caracoles  y de otros moluscos, además de corazones de animales, que el español intercambiaba en el interior a cambio de piezas de cuero y tintes de color rojo, muy solicitadas entre los charrucos que las utilizaban en sus ceremonias religiosas.

  Debido a su nueva ocupacion,Cabeza de Vaca tenia la libertad de ir a donde quisiera, y era respetado por todas las tribus con las que comerciaba, aunque cuando permanecía con los charrucos siempre estaba vigilado para que no intentara la huida.

  En el verano de 1532, Cabeza de Vaca decidió abandonar su empleo de mercader y junto con Lope de Oviedo escaparon de  los charrucos y se dirigieron de nuevo hacia el sur, hacia Panuco.

  Tras pocos días de marcha se toparon con una nueva tribu, los quevenes, que les indicaron que a pocas jornadas al sur se encontrarían con otros tres españoles que aun estaban vivos, ya que todos los demás habían muerto de frio y hambre el invierno anterior.



  A principios de otoño de  1532,Cabeza de Vaca y los indios quevanes se dirigieron a una especie de ceremonia religiosa, en donde varias tribus se reunían en un rio a comer nueces sin cesar (nueces americanas,pacanas ) .Alli,Cabeza de Vaca se reunió con Dorantes ,Castillo y Estebanico.Llevaban sin verse desde hacía 3 años y medio, y para Cabeza de Vaca :

“Ese fue uno de los días de mayor placer que habíamos tenido en nuestras vidas, y dimos muchas gracias a dios al encontrarnos de nuevo y poder  reunirnos”

 Pacanas,la nuez americana.

  Inmediatamente, los 4 hombres comenzaron a  hacer planes para escapar. Pero había un serio problema: ni Dorantes ni Estebanico sabían nadar. Y esto, en un entorno repleto de marismas, lagunas, ríos, era un grave inconveniente.

  Los 4 habían pasado los suficientes años con los indios para saber que, todos los veranos, las tribus marchaban hacia el sur,hast la zona donde el rio Nueces desembocaba en la bahía Corpus Christi.El plan de escape era simple. Todos continuarían con sus respectivas tribus hacia el sur, hasta que llegara el otoño, cuando las tribus volverían al norte. Ese sería el momento escogido para escapar ,y no volver nunca al norte.


 (Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario