jueves, 2 de febrero de 2017

533 : Vandalos ; Belisario en Cartago.



 Representacion de Cartago a mediados del siglo VI.
 
Viene de aquí:

  En lugar  de volver a Cartago y organizar la defensa de la ciudad,Gelimer y los supervivientes de su ejercito galoparon  sin parar hasta llegar a las llanuras de Bulla Regium, en Numidia.

  Gelimer había recibido información de que Juan el Armenio y sus jinetes se encontraban entre Ad Decimun  y Cartago. Si los jinetes de Juan conseguían detener a las tropas de Gelimer en su retirada ,podrían caer de nuevo en la trampa y ser atrapados de nuevo en un movimiento de  pinza por los romanos.

  Ademas,según Procopio,las murallas de Cartago estaban en muy mal estado, su mantenimiento se habia descuidado y en muchos lugares el muro simplemente se había derrumbado, produciendo enormes huecos a través de los cuales los atacantes podrían pasar con facilidad.Para empeorar las cosas,la población romana de la ciudad seguía siendo abiertamente hostil a Gelimer y sus vándalos, y el rey pensó que sería mejor idea dirigirse a campo abierto , reagruparse allí y volver al combate tras un descanso y la llegada de nuevos refuerzos.


Procopio ,"Historia de las guerras" ( libros III y IV,Las guerras vandalas )

  Dos días después de la batalla de Ad Decimun, los romanos victoriosos llegaronlas puertas de Cartago .Los ciudadanos romanos abrieron las puertas, encendieron las antorchas y lanzaron gritos de júbilo.


  Belisario tuvo la precaución de acceder a la ciudad con solo 500 de sus soldados (dejando al resto del ejercito acampado en las afueras , por si era necesario), con la amenaza de ser ejecutados de inmediato si cometían algún asesinato o se dedicaban al saqueo.

  No se produjo ni un solo acto violento contra los ciudadanos de Cartago o sus bienes, nada perturbo la vida normal de la ciudad. Al contrario, los funcionarios de la ciudad redactaron listas con los nombres de los soldados y los guiaron personalmente hasta sus alojamientos en los domicilios privados ,donde se iban a alojar segun la costumbre.Los propios soldados consiguieron su propia comida adquiriéndola en los mercados, etc

  Mientras Gelimer trataba de reagruparse en Numidia, envio a varios emisarios a Hispania buscando la colaboración de los visigodos.Pero, tras varias décadas de enemistad, los visigodos no tenían ninguna intención de aliarse con los vándalos y enemistarse de nuevo con los romanos.

  Tampoco tuvo éxito gelimer en su intento de reclutar a los bereberes númidas y moros. Tras ofrecer jugosas recompensas, lo más que pudo obtener Gelimer de los númidas fueron unas cuantas cabezas de romanos.Pero no de soldados romanos, sino de civiles, ya que cuando los numidas oyeron la noticia del botín que Gelimer ofrecía a quien ayudase en la guerra contra los romanos, los númidas decidieron engañar a Gelimer, llevandole cabezas de civiles, pero insistiendo en qque que eran cabezas de soldados.

  Algunos líderes númidas y moros aparentemente juraron lealtad a Gelimer (a cambio de grandes tesoros), mientras enviaban emisarios  a Belisario para renovar la antigua alianza entre Roma, Numidia y Mauritania.

  Pero la mayoría de numidas y mauritanos decidieron mantenerse a la expectativa. Pensaban que, fuera cual fuere el ganador de la guerra, el vencedor podía quedar fuertemente debilitado, y entonces llegaría la oportunidad para que los habitantes de Numidia y Mauritania reclamaran sus tierras ancestrales con posibilidades de recuperarlas.

  La única buena noticia  que tuvo Gelimer fue el anuncio de la llegada de refuerzos, las tropas de su hermano Zazon, que volvía de Cerdeña tras derrotar a Godas, gobernador romano de la isla. Según Procopio, tras desembarcar en la costa norte africana, las tropas de Zazon se vieron obligadas a caminar más de 200 kilómetros para reunirse con el grueso del ejercito de Gelimer, ya que no habían llevado ni un caballo en su expedición a Cerdeña, y no habían conseguido ninguno en aquella isla.Asi, de golpe y porrazo, Gelimer iba a disponer de 5.000 infantes, algo que no había tenido en la batalla de Ad Decimun.


  En el otoño del año 533,mientras Belisario se empeñaba en mejorar las defensa de Cartago y consolidar su posición,Gelimer se dedicó a tratar de interrumpir la llegada  de provisiones a la ciudad,asaltando caravanas y quemando granjas y cosechas.

  Pero la guerra de guerrillas no iba a favorecer la inestable posición de Gelimer ante los nobles vándalos.

  La seguridad de un rey de un grupo barbaro de origen germanico descansaba básicamente en su capacidad para ganar batallas y guerras, y recompensar a sus seguidores con los bienes obtenidos por el saqueo y las victorias.

  Gelimer había sido apoyado por los nobles vándalos en contra del anterior rey Hilderico debido a su aura de ser un buen guerrero y un gran general.

  Pero, tras ser derrotado en Ad Decimun y haber perdido Cartago a manos romanas, la posición de Gelimer ante la nobleza vandala se había debilitado en gran medida, y Gelimer no podía permitirse continuar en una guerra de guerrillas que podía durar muchos años, debía ponerse a la cabeza de sus hombres y luchar una batalla decisiva contra los romanos.

  Así que en diciembre de 533 reunió a su ejército y partió hacia Cartago, en donde su primera tarea fue derribar parte del acueducto que surtia de agua a la ciudad, uno de los  de mayor longitud construidos por los romanos, y que tenía su origen en la fuente sagrada de Zaghouan, a 80 kilómetros al sur de Cartago.Gelimer continuó bloqueando los caminos que llevaban a la ciudad y se puso en contacto con sus seguidores que aun permanecían en el interior de Cartago.

                                        Restos del acueducto de Cartago.

  Su intención era levantar en armas a parte de los ciudadanos cartagineses y romanos, basándose en que eran seguidores de la doctrina arrianista,como la mayoría de los vándalos.

  Pero Belisario conoció la noticia del intento de rebelión en la ciudad, gracias  a unos desertores capturados que habían hablado demasiado de un rico comerciante cartaginés llamado Laurus.

  Belisario puso a sus agentes a trabajar, y al poco tiempo y  gracias a la tortura, el secretario personal de Laurus incrimino a su señor, que fue acusado de traicion,juzgado y condenado a ser empalado vivo en una de las colinas cercanas a Cartago.

  Tras la ejecución de Laurus y la negativa del resto de posibles conspiradores  a intentar rebelarse, Gelimer intento ponerse en contacto con los hunos del ejercito de Belisario, para que cambiaran de bando. Los hunos ,a pesar de que habían sido enviados a Bizancio y mas tarde a Africa engañados por un general romano, habían hecho un juramento de lealtad al imperio, y no cambiarían de bando.

  Tampoco Belisario podía permitirse una guerra de desgaste con un final incierto. Había ganado la primera batalla y tomado la capital de su enemigo, pero su posición era aun muy débil, ya que la ciudad de Cartago era el único territorio que poseía, mientras Gelimer controlaba todo el campo con sus granjas y abundantes cosechas.

  Aunque había reforzado las defensas de la ciudad,Belisario siempre había preferido una batalla a campo abierto al riesgo de sufrir un asedio.

  Dividió su caballería en pequeños grupos y los envío en misión de exploración, para tratar de localizar el campamento vándalo. Un grupo de hérulos encontró al ejercito de Gelimer acampado a la orilla de un arroyo a 28 kilómetros al sur-oeste de Cartago, un lugar llamado Tricamarum.



(Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario