jueves, 26 de marzo de 2015

89 a.c.: Mitridates (13ª parte), la batalla del monte Escorobas.



Viene de aquí:

 Caballeria pesada pontica.


  Nicomedes y los supervivientes de su ejército pudieron llegar al campamento romano,donde Manio Aquilio le pregunto como había sido posible perder la mayor parte de sus tropas, todos sus suministros y el tesoro real.Segun  Apiano, el legado consular Aquilio y sus generales estaban horrorizados por el fracaso. Se habían dado cuenta que habían elegido como marioneta de Bitinia a un autentico ignorante en cuestiones militares.


  Pero lo peor es que los romanos estaban perdiendo una guerra que  habían iniciado sin respaldo legal y en la que no tenían el apoyo del senado romano. Se habían convertido en un ejército atrapado en territorio enemigo, sin ninguna posibilidad de que el senado romano les prestase algún tipo de ayuda.


  Un exultante Mitridates salió de Sinope con su guardia de caballería sármata.Ascendieron el monte Escorobas, en las montañas Olgassys.Durante el ascenso, la guardia de Mitridates sorprendio a un contingente de caballería bitinia, de 800 jinetes. Aterrorizados ante la presencia de los nómadas sármatas, se rindieron sin lucha.Mitridatres decidió liberarles,y los 800 bitinios decidieron que sería más saludable para ellos cambiar de bando, y se enrolaron en la caballería del rey del Ponto.

 En las llanuras al pie del monte Escorobas, en donde se encontraba el campamento romano, Nicomedes tuvo conocimiento de lo ocurrido con su caballeria y decidió marchar hacia el campamento romano del general Casio.


  Manio Aquilio, al conocer la cercanía de las tropas de Mitridates, tambien opto por  retirarse con sus 40.000 soldados de infantería y sus 4000 jinetes hacia la fortaleza de Protopachion, en la orilla del rio Sangario (actual rio Sakarya, en Turquía).


  Pero el ejercito de Mitridates, comandado por los generales Neptolemo y Nemanes (un  armenio enviado como refuerzo por el rey Tigranes) intercepto al contingente de  Manio Aquilio y prácticamente lo liquidó, matando a más de 10.000 soldados del ejercito romano.


  Aquilio consiguió escapar a duras penas, aunque tuvo la precaución de llevar consigo la mayoría del tesoro de que disponía. Logró cruzar el rio Sangario y se dirigió hacia Pergamon, donde años atrás había ejercido como gobernador de la provincia romana de Asia.

 Ruinas de Pergamon.

  Mientras tanto, Nicomedes había llegado al campamento del general Casio,y ambos decidieron retirarse hacia el sudoeste, hacia una fortaleza llamada La cabeza de Leon,cerca de Nysa,en la ribera del rio Meandro (actual rio Buyuk Menderes).

  Originalmente, Casio disponía de 40.000 soldados, pero una buena parte de ellos habían desertado para unirse a Mitridates.Casio intento reclutar nuevas tropas en la región de Nysa.Sus centuriones recorrieron  pueblos y villas, logrando reunir un buen numero de agricultores, artesanos y comerciantes.Apiano dice que Casio intento entrenarles al estilo romano, pero los nuevos reclutas, además de no servir para soldado, odiaban a Roma y eran partidarios de Mitridates.

 Casio tuvo que desistir del entrenamiento a los reclutas y se dirigió hacia el este, hacia Apamea, un prospero centro comercial.Nada mas llegar Casio y sus tropas, se produjo un fuerte terremoto en la ciudad.Casio perdió el poco deseo de combatir que le quedaba y se dirigió a la costa, para tratar de llegar a la isla de Rodas, ciudad aliada de Roma.
 
 Apamea.

  Mitridates llegó a Apamea poco después de la partida de Casio.Tras comprobar los destrozos causados por el terremoto, decidió donar 100 talentos de plata para reparar los edificios dañados.

  Según controlaba nuevos territorios, Mitridates iba nombrando gobernadores para su administración .Algunos territorios eran designados virreinatos, como p.e. Colchis; otros, como Capadocia, se les consideraba reinos vasallos. Para la gran Frigia, Mitridates decidió resucitar el antiguo termino persa con el que se denominaba al gobernador, satrapa.

  Los colonos romanos y los colaboradores locales de la republica huyeron de las ciudades de Capadocia y Bitinia y se dirigieron en masa hacia las ciudades costeras del Asia menor, para tratar de encontrar un barco que los sacara de la zona. Mitridates los consideraba tan peligrosos como los propios soldados romanos, y temía que con la ayuda de Roma pudieran crear un movimiento de resistencia.

  Los agentes de Mitridates seguían buscando a Nicomedes y Manio Aquilio. Nicomedes seguía en su huida hacia Pergamon, donde esperaba reunirse con Aquilio para continuar la lucha.

  Pero el romano ya estaba a bordo de un barco costeando el oeste de asia menor,tratando de evadir la vigilancia de la flota del Ponto para intentar llegar a Rodas, para unirse allí al general Casio y dirigirse a Roma, a tratar de convencer al senado que su guerra era justa .Solo asi conseguirira refuerzos.


  Mientras tanto, el tercer general romano que se había metido en esta injusta guerra romana, el general Quinto Opius, acampaba en Capadocia con sus 40.000 soldados. Al conocer la derrota de Nicomedes y el ejército bitinio, se dirigió con su menguante ejército (cada día se producían centenares de deserciones)  a la prospera ciudad de Laodicea del rio Licus, a un centenar de kilómetros al noreste de Halicarnaso, donde contrato mercenarios y alisto forzosamente a gran cantidad de ciudadanos.


  Mitridates continuaba demoliendo metodicamente el poder romano en Asia menor. Llevó a sus tropas a través de Frigia,Bitinia,Galatia,Capadocia,etc. Confiscó grandes cantidades de oro y plata pertenecientes a los tesoros reales de los reinos que conquistaba, y gran cantidad de material militar ,armas de asedio,principalmente.

  Mitridates tomo las armas de asedio y se dirigió a Laodicea.La ciudad era el último obstáculo que se interponía en la conquista total de Frigia. El ejército rodeo la ciudad, y Mitridates envió un mensaje por el que se comprometía a no causar ningún daño si se les entregaba al general romano y sus soldados.

  Los ciudadanos de Laodicea permitieron marchar en paz a los soldados del general Opius; la mayoría se unió al ejército de Mitridates.Despues, expulsaron de la ciudad al general, que paso los siguientes años como sirviente personal de Mitridates. El rey del Ponto encontraba divertido exhibir al general romano por toda ciudad que pasaba, y le ordenaba afeitarle o vestirle en público, para humillarle.

  El "nuevo orden mundial" de Mitridates estaba  cercano a completarse. Aun quedaba algún nido de resistencia de los aliados de Roma en la zona; Patara, Telmesus, Apolonis, Estratonicea, Magnesia, Tabae, etc, y Mitridates envió diversos contingentes para asediarlas y tomarlas.

  Pero el rey seguía hondamente preocupado por la gran cantidad de romanos que aun residían en Anatolia.Mitridates iba a continuar la lucha contra Roma, quería dirigirse hacia el oeste, y  no quería ningún tipo de resistencia organizada en su retaguardia.

  Fue entonces cuando  Mitridates ordeno el acto que le convirtió en uno de los más encarnizados enemigos de la republica romana, el asesinato masivo de ciudadanos romanos en las ciudades de la costa oeste de Asia menor, en las llamadas “vísperas asiáticas”.


(Continuara…)

2 comentarios:

  1. Un gran desconocido.Ni de lejos tiene la misma fama de Anibal,Vercingetorix o Arminio,pero causo muchisimos problemas a la Republica.

    Saludos.

    ResponderEliminar