viernes, 19 de febrero de 2016

323 a.c.: Alejandro, muerte en Babilonia.




Viene de aquí

  El día 6, Alejandro se encuentra ya en un grave estado de debilidad.Recibe  a Nearco, que le informa que todas las provisiones están cargadas en los barcos y que la flota esta lista para zarpar.

  El 7 de junio apenas puede ya hablar con sus oficiales. Es evidente para todos que no podrá hacerse a la mar el día siguiente. Deben llevarlo a otra zona del jardín en donde hace menos calor.

  El día 8, Alejandro es trasladado en litera al lugar en donde se llevan a  cabo los sacrificios a los dioses. Delira ,y sus oficiales apenas pueden entenderle.

Los días 9 y 10 aumenta la fiebre, y apenas puede hablar ya.

  El 12 de junio corre el rumor por el campamento que Alejandro ha muerto, y que sus amigos más fieles tratan de ocultar la noticia. Numerosos soldados se dirigen al palacio real para comprobar la veracidad del rumor. Uno a uno desfilan por la habitación de Alejandro, que se encuentra consciente pero muy débil para hablar.


  La noche del mismo dia, seis de sus mejores amigos (Piton, Demofonte, Atalo, Cleomenes, Ménidas y Seleuco) pasan la noche en el templo a Serapis, dios sanador greco-egipcio, rogando por la curación del rey.

  El 13 de junio, los momentos de lucidez de Alejandro son escasos.Perdicas toma posesión del sello real, mientras sus compañeros  preguntan al rey a quien cederá su imperio.

  Alejandro murmura una respuesta; unos creen oír la palabra Kratisto “el más fuerte”, otros creen oír el nombre Heracles (el nombre de su único hijo).

  Al ponerse el sol, Alejandro exhala su último suspiro. Había muerto el 28º día del mes helénico  de esciroforion, en tiempos de la 114 olimpiada.

  Dado que la primera olimpiada fue en el año 776 a.c., una rápida multiplicación nos lleva al  13 de junio de 323 a.c.

  Tenía 32 años y ocho meses, y estaba en el decimotercer año de su reinado. Pero ¿ cual fue la causa de su muerte ?

  Las teorías más comunes son: asesinado por ingesta de veneno; por enfermedad comun (malaria,etc ) ,  y causas naturales.

  Tras conocer la muerte de su hijo, la reina Olimpia acuso a Antipatro ,gobernador macedonio de Grecia ,y a su hijo Casandro del envenenamiento de Alejandro, ya que estaban desencantados con la política “orientalizante” del rey y estaban sumamente molestos por su pretensión de ser tratado como un dios.

  Según Olimpia, Casandro habría llevado el veneno hasta el palacio real de Alejandro en Babilonia, y allí, Iolao, otro hijo de Antipatro y copero real, lo había puesto en la copa del rey.

  Esta posibilidad toma fuerza si se tiene en cuenta que más tarde, la ciudad de Atenas otorgó los máximos honores a Iolao, incluso intentaron nombrarle con el título de “asesino de Alejandro”.

  Pero no hay ninguna prueba, y la actitud de Olimpia se podría explicar teniendo en cuenta su odio hacia Antipatro.

  Por otra parte, los síntomas que sufrió Alejandro antes de su muerte avalarían la teoría del envenenamiento, constantes espasmos abdominales que serian consecuentes con el arsénico o la estricnina. Ninguna de las dos sustancias deja ningún sabor en el vino sin mezclar que se consumía en las francachelas macedonias. Pero ese tipo de venenos son de acción rápida, y Alejandro tuvo varios dias de agonía.


  Tras su muerte, una de sus esposas, Roxana, hizo asesinar a la otra ,Barsine Estatira, hija de Darío III.Tambien ordeno asesinar a Dripetis, la viuda de Hefestion.
 
  Unos meses después de la muerte de Alejandro, Roxana trajo al mundo a un niño, al que puso el nombre de su padre y al que se suele llamar Alejandro Aego o Alejandro IV de Macedonia.

  Los dos hijos de Alejandro, Heracles (hijo ilegitimo de  Barsine) y Alejandro Aego, fueron asesinados en los siguientes años, en el marco de la guerra de “sucesión” que se desató entre los generales de Alejandro, los diadocos. En la lucha por el poder, Clepopatra, la hermana de Alejandro, también fue asesinada.

  Olimpia, la madre de Alejandro, combatió hasta el año 316 a.c. contra los aspirantes al trono de Alejandro.Casandro, uno de los diadocos, la capturo  y ordenó lapidarla.

  A los seis días de su muerte ,el cadáver de Alejandro fue embalsamado, lo que suponía una clara ruptura con la tradición funeraria Macedonia.Pero,dado que el cadáver debía ser trasladado a Aigai,la antigua capital macedonia ( en donde había sido asesinado Filipo y el propio Alejandro había sido coronado ) para ser incinerado allí y sus cenizas enterradas seguramente junto a las de su padre Filipo II,se optó por embalsamar el cadáver dada la estación meteorológica en que se encontraban (verano ) y la larguísima distancia entre Babilonia y Macedonia.Era necesario preservar el cadaver lo mejor posible.

Reproduccion de la posible tumba de Filipo II en Aigai, (actual Vergina ).

  Una vez embalsamado, se cubrió el cadáver con aceites y esencias perfumadas y se introdujo en un ataúd dorado, que a su vez se colocó en un sarcófago de piedra cubierto con ricas telas de color purpura.

  Una vez embalsamado el cuerpo de Alejandro, parece que los diadocos no tuvieron ninguna prisa en trasladarlo al lugar  de su último descanso.

  Solo así se explica que tardaran más de dos años en construir un enorme y lujoso catafalco para trasladar el cuerpo hasta Macedonia, mientras el difunto rey  permanecía en Babilonia.

 Reconstruccion del catafalco de Alejandro,segun descripcion de Diodoro de Sicilia.

  Finalmente, el cortejo fúnebre salió de Babilonia en dirección a Macedonia. Pero nunca llegó a su destino. En algún punto del trayecto, Ptolomeo, que había pasado a tomar el control de Egipto en el reparto del imperio de Alejandro, se apoderó de los restos mortales del rey.

  Perdicas tenía el sello real, pero con el cadáver de Alejandro en su poder, Ptolomeo adquiría una enorme ventaja política sobre sus rivales, se convertía prácticamente en heredero de facto de Alejandro. De hecho, Ptolomeo acuñó moneda en la que se mostraba la efigie de Alejandro bajo la protección de dios egipcio Amón y con la diadema real.


  Ptolomeo enterró a Alejandro en Menfis, la capital de su satrapía de Egipto. Pero cuando la capital se traslado a Alejandria, se llevó el cadáver de Alejandro con él. Según la leyenda, allí seguía el cadáver cuando en el año 31 a.c., tras derrotar a Marco Antonio y Cleopatra en la batalla de Actium y hacerse con el control de Egipto, el futuro emperador Octavio Augusto visitó las tumbas de la dinastía ptolemaica.

  Pese a sus reticencias iniciales (parece ser que Augusto dijo que quería ver a algún rey, no cadáveres), finalmente Augusto se acercó a ver el cadáver de Alejandro, y tanto se acerco en su intento de reconocerlo que rompio la nariz del cadaver con su casco.

  Desde entonces, nada se sabe sobre el destino final del cadáver de Alejandro. Tras su muerte, sus soldados abandonaron la invasión de Arabia. En las ciudades griegas comenzaron a oírse llamadas  a la rebelión contra Macedonia.

  Y en Macedonia, la asamblea rechazó de plano todos los proyectos que Alejandro había ideado para los siguientes años.

Pero eso ya es otra historia.


 Alexander the great in his world – Carol G. Thomas
Cambridge ancient history – volume VI – Macedon , 401-301 b.c.
Centaurs & Amazons – Page DuBois.
Makers of ancient strategy – Victor Davis Hanson
Early riders,the beginnings of mounted warfare – Robert Drews
Alexander the great at war – Ruth Sheppard
By the spear, the rise and fall of the Macedonian empire – Ian Worthington

1 comentario:

  1. Excelente artículo. Este y el de Mitridates son mis favoritos del blog.

    ResponderEliminar