jueves, 2 de junio de 2016

455 : Vándalos ; Genserico y Atila.




 Viene de aquí:


  La captura de Cartago por los vándalos del rey Genserico en el año 439 le había proporcionado un instrumento muy poderoso con el que intervenir decisivamente en la política y la economía de los reinos que bañaba el mar Mediterráneo.


  Los astilleros de Cartago y los navíos de la poderosa flota mercante allí construidos iban a dar una gran ventaja a las ansias expansivas del nuevo reino vándalo de Africa del norte.


  En el verano del año 440, los vándalos atacaban y saqueaban la parte occidental de Sicilia.La ciudad de Lilibeum fue puesta bajo asedio y Panormus (actual Palermo) fue devastada, aunque los defensores opusieron una fuerte resistencia.


  La respuesta imperial a la nueva amenaza vándala fue casi instantánea. Cuando el emperador Valentiniano III recibió la noticia de la partida de la flota vándala de Cartago ordeno que la vulnerable costa de Calabria fuera fortificada a toda prisa. El emperador también ordenó a Segisvulto, su magister militum de origen godo ,que se pusiera a la tarea de organizar la defensa y se encargara de la organización de un nuevo ejército para la defensa del sur de Italia, en caso de una invasión vándala.

 La fortaleza de Terracina,construida por orden del emperador Valentiniano III.


  La respuesta del emperador del imperio romano de Oriente  a la amenaza vándala fue bastante menos defensiva. En verano del año 441 el emperador Teodosio II organizaba una fuerza expedicionaria formada por tropas reclutadas entre las tribus y pueblos  de los Balcanes.Transportados por una flota de más de 1.000 buques de todas las clases y tamaños y puestos bajo el mando del magister militum godo Areobindo,el poderoso ejército bizantino nunca llegó a enfrentarse en un combate a los vándalos en el norte de Africa,ya que la flota atracó en Sicilia en busca de provisiones,y ya no zarpó de allí.La situación militar y política en la frontera este del imperio había cambiado a peor ,y los recursos de la expedición bizantina al norte de África se trasladaron a  otro lugar en donde sus servicios eran más necesarios.


  Aprovechando que los ojos del imperio romano se encontraban en la situación de Sicilia y el norte de Africa, el emperador persa Yazigedes II se lanzo al ataque sobre las posesiones imperiales en Mesopotamia. Y más al norte, el nuevo líder de los hunos, Atila, se lanzaba con sus jinetes nómadas sobre Tracia. Se pudo lograr un oneroso acuerdo momentáneo con los persas que garantizaba unos años de paz, pero la situación provocada por los hunos en Tracia hizo necesario que la fuerza expedicionaria bizantina enviada para conquistar el norte de África volviera rápidamente al este del imperio.


  Sin las tropas del imperio romano de oriente, el emperador del imperio romano de occidente, Valentiniano III, se vio obligado a pactar con el rey Genserico. El tratado se vió ratificado más tarde con el matrimonio entre el príncipe Hunerico, hijo del rey Ginserico, con Eudocia, la hija mayor del emperador Valentiniano III.


  La unión entre el hijo del rey vándalo y la hija del emperador romano sin duda hubiera proporcionado un vinculo de enorme valor económico y estratégico entre ambos imperios.


  Pero Genserico se sentía fuerte, y decidió romper el vínculo, acusando a la princesa Eudocia de participar en un complot para envenenarlo. El propio Genserico golpeó en la cara a la princesa, desfigurándola, y después la envió de vuelta a Ravena con su padre, el emperador Valentiniano, que sin las tropas bizantinas poco pudo hacer para vengar la afrenta.


  Los años que siguieron fueron de relativa tranquilidad en el área mediterránea. Aparte de la progresiva desaparición del imperio romano de occidente, lo único reseñable fue la aparición en Germania de Odocacro y los ostrogodos ,y la prevalencia en Hispania de visigodos y suevos, que afecto al equilibrio de poder también en el norte de África.


  Genserico se posicionó de lado imperial contra los suevos, y los vándalos desembarcaron un fuerte contingente en el condado de Tuy, en Galicia, para atacar la localidad de Turonium (seguramente, la actual localidad de La Guardia) en el año 445.Los vandalos de Genserico también formaron parte del ejercito imperial que atacó a los suevos y a los bagaudas (grupos de campesinos y esclavos armados que se rebelaron en repetidas ocasiones contra los ejércitos romanos) en el nordeste de Hispania.


  Varias expediciones romanas fueron enviadas a la zona en el 442,443 y 446, y el magíster militum Flavio Aecio utilizó a la flota vándala de Cartago para transportar sus ejércitos  a la costa este de Hispania. Tras desembarcar a las legioens, los buques de la flota vándala aprovecharon la ocasion para saquear toda la costa levantina y andaluza, en su ruta de vuelta a Cartago.


  Pero la mayor  amenaza para el imperio romano occidental no eran los vandalos, sino los hunos. Al igual que Genserico,Atila,el rey de los hunos, usaba la amenaza o la violencia indistintamente, según conviniera a sus intereses.Aecio,magister militum imperial, que había sido rehén de los hunos durante su infancia, fue capaz de utilizar su excelente reputación militar para mantener a los hunos momentáneamente alejados de las fronteras del imperio.


  Pero en el año 448, Atila reclamó su propio reino en el oeste, y ante la rotunda negativa de ambos emperadores romanos, comenzó la invasión de los hunos sobre la Galia.Finalmente, Atila fue derrotado por una coalición de romanos, visigodos y galos. No había vándalos en ninguno de los ejercitos participantes en la batalla de los Campos Cataláunicos,en junio del año 451, ya que Genserico prefirió permanecer como espectador y esperar a caer sobre los restos de quien fuera derrotado. Pero la derrota de Atila llevo  a movimientos de poder extraños en la corte imperial de Ravena.


  La anterior amistad entre Atila y el magister militum Aecio hizo sospechar al emperador Valentiniano de la lealtad y las intenciones del general. A finales de 454, el senador romano Petronio Máximo y el eunuco real Heraclio organizaron el asesinato de Aecio, y la leyenda afirma que fue el mismo emperador Valentiniano quien asesto el golpe mortal.


  Valentiniano no sobrevivió demasiado tiempo a su antiguo magister militum.Unos meses despues, el emperador era asesinado por oficiales leales a Aecio durante unas maniobras militares en el Campo de Marte, seguramente incitados por el senador Petronio, que al día siguiente se autoproclamaba emperador, ganándose el favor del pueblo romano a base de subsidios y sobornos. Y para legalizar su reinado, se casó con Licinia Eudoxia ,la viuda de Valentiniano, y casó a su hijo Paladio con la hija menor del anterior emperador, Placidia.


                              Solido de oro con la efigie de Licinia Eudoxia.

  Las consecuencias de estos hechos resonaron por todo el mediterraneo, pero sobre todo en Cartago.Las relaciones entre vándalos y romanos, que en el año 454 pasaban por un buen momento, empeoraron con rapidez. El usurpador del trono del imperio romano en occidente, Petronio Maximo, era abiertamente hostil a los vándalos, y su matrimonio con Eudoxia le colocaba dinásticamente por encima del matrimonio de Hunerico y la princesa Eudocia.Genserico decidió entonces actuar preventivamente.


  Dos meses después del asesinato del emperador Valentiniano III,a mediados del año 455,un ejército combinado de vándalos, alanos y moros, con el rey Genserico a la cabeza, desembarcaba en la desembocadura del rio Tiber y se dirigía hacia la misma ciudad de Roma.




No hay comentarios:

Publicar un comentario