miércoles, 2 de mayo de 2012

Adriano: la tercera guerra judía.


 Efigie de Adriano matando a un rebelde judio.

En su afán helenizador, el emperador Adriano trato de helenizar a los judíos a la fuerza. En el año 129, un edicto emitido desde Antioquia hacia recaer sobre la circuncisión que practicaban los judíos la misma pena que para la castración, o sea, la pena de muerte.

La intención de Adriano era tratar de civilizar a los judíos, dado que los helenistas consideraban a la circuncisión como una mutilación.

El edicto de Adriano también prohibía el respeto al Sabbat judío y las endogámicas leyes de pureza racial de los judíos.

Al año siguiente, Adriano decidió fundar en lugar de Jerusalén una ciudad romana llamada Aelia Capitolina, donde sobre los restos del templo se erigiría un nuevo templo a Zeus.

 Aelia Capitolina.

Los líderes judíos comenzaron a planificar cuidadosamente la revuelta, no querían repetir los errores que los habían llevado a la derrota en las anteriores revueltas.

La revuelta estallo poco después de que Adriano abandonara la zona, en el 132.El origen de la revuelta se expandió desde Modim a través de todo el país, derrotando a la legión X con base en Jerusalén.

Los rebeldes tuvieron bajo su control a lo largo de tres años, hasta el año 135, un territorio que se extendía entre Jerusalén y el mar muerto, llegando hasta las inmediaciones de Jericó por el norte y cerca de gaza al sur.


El elegido para comandar la rebelión fue Simón Bar Kokhba, de pretensiones mesiánicas, cuyo nombre significaba “estrella”, lo que permitió a rabinos considerar a Simón como el elegido por profecías talmudicas, como la del libro de los números (24,17) “de Jacob avanza una estrella, un cetro surge de Israel”. (Cuando la rebelión fracaso, los rabinos muy astutamente cambiaron el nombre Kokhba por el de Koziba, que significa mentira).

Frente a las revueltas anteriores, como la del año 66,que se centraban exclusivamente en ocupar jerusalen,en esta ocasión los sublevados nunca llegaron a apoderarse de la ciudad.La resistencia se situaba en las aldeas, donde se habían preparado una serie de fortificaciones y tuneles durante el tiempo de preparación de la rebelión, sin que las autoridades romanas se percatasen de nada.

Simón y sus rebeldes fueron capaces de controlar las zonas rurales, mediante operaciones de guerrilla contra Tineius Rufo, gobernador de Judea en la época y contra Publicio Marcelo, gobernador de Siria. Fincas y posesiones romanas fueron confiscadas y arrendadas a campesinos judíos.

Adriano comenzó a preocuparse seriamente ante la posibilidad de que los disturbios se propagaran por otras partes del imperio y ordeno traer a Judea a Sexto Julio Severo, gobernador de Britania.Tecnicamente, este nuevo cargo era un descenso de categoría para Julio Severo, ya que Britania era una provincia de gran prestigio, y Judea no lo era.

En diciembre de 133, Julio Severo sustituía a Tineius rufo como gobernador de judea.Disponia de un gran ejército, mayor que el que el emperador había utilizado anteriormente en Judea.

Se desplegaron tres legiones: Legión Ferrata IV,legion Fretensis X ,y Deiotariana XXII.

Esta última legión fue aniquilada, ya que no hay indicios de su existencia después de esta guerra con los judíos. Se llevaron mas refuerzos, la legión II Trajana Fortis,proveniente de Dacia, y cohortes de otras legiones.

El experimentado ejercito romano tuvo serias dificultades para tratar de someter a los judíos.Los soldados romanos estaban acostumbrados a combatir en campo abierto, situación a la que Simón y los judíos no estaban dispuestos. Los generales de Adriano se vieron obligados a formar unidades más pequeñas para interceptar grupos de rebeldes. Así que la responsabilidad del combate pasaba a los oficiales menores. El hambre y las enfermedades que padecieron los legionarios causaron más bajas que las espadas y lanzas de los judíos.

Los romanos cometieron terribles atrocidades para ganar la guerra. Quemaban a los judíos y dejaban los cuerpos de los guerreros judíos insepultos. Los ciudadanos de Judea permanecían ocultos en los túneles y en las cuevas más profundas.

Poco a poco, los romanos fueron acorralando a los rebeldes. Simón y sus últimos guerreros prepararon la ultima defensa en la fortaleza de Bethar (actual Battir,en los territorios palestinos ).El asedio duro hasta el verano de 136,cuando los rebeldes murieron a causa del hambre y la sed. Entre los cadáveres, los legionarios reconocieron el cuerpo de Simon.le cortaron la cabeza y se la llevaron a Adriano.


Tras la derrota judía, Adriano trato de acabar con el judaísmo. Miles de3 prisioneros fueron vendidos en Hebrón y Gaza, al precio de un caballo. Se prohibió a los judíos enseñar la ley mosaica.Santuarios de los dioses romanos fueron erigidos sobre los lugares de culto judío. El templo de Júpiter se erigió sobre el templo judío, una estatua ecuestre de Adriano y una estatua de afrodita fue colocada en el lugar donde los cristianos veneraban la tumba de Jesús ( para los romanos, los cristianos seguían siendo judíos,básicamente,aunque un poco más “soportables”).

Y ante la puerta sur de jerusalen,la puerta Aelia, los romanos erigieron una estatua de mármol de un cerdo. El cerdo era el emblema de la legión X fratensis,pero los judíos lo tomaron como un insulto para ellos, que posiblemente esa era la intención de los romanos.

 Emblema de la legion Fretensis.

A los judíos no se les permitió volver a jerusalem,bajo pena de muerte. Los que lo intentaron eran encarcelados, y torturados hasta la muerte.

Según Dion Casio,murieron cerca de 600.000 judíos se destruyeron 50 ciudades fortificadas y 1000 aldeas judías.

Fue el comienzo de la diáspora judía, y el fin del judaísmo político.

2 comentarios:

  1. se dice que murieron para no ser doblegados , pero no murieron de hanbre ni de sed , sus provisiones se les encontró junto con ellos

    ResponderEliminar
  2. Como puede Adrian tener un afan helenizador si el era Romano?

    ResponderEliminar