jueves, 6 de septiembre de 2012

Torres de asedio: Grecia :Helepolis de Epimaco.




 El camino más directo para el asalto de los muros de una ciudad eran las escaleras. Pero era muy peligroso, los infantes que subían por ellas eran un objetivo fácil para los proyectiles de los defensores, y a menudo las escaleras solían romperse por el efecto del peso acumulado.

La torre de asedio era la evolución lógica, ya que se trataba de una escalera o grupo de ellas protegidas por planchas de diferentes materiales, con un puente levadizo o una pasarela en la parte superior, que permitía a la infantería acceder a la parte superior de la muralla enemiga, y con una plataforma que permitiese a los arqueros disparar no solo sobre las fortificaciones, sino sobre otras construcciones dentro de las murallas.

Los ingenieros militares de Filipo II y más tarde de Alejandro, Polido de Tesalia y Diades de Pella describen en sus tratados como eran estas primeras torres de asedio griegas.

Había dos tamaños de torres de asedio; la más pequeña medía 27 metros de alto, con una base de 7,5 metros de lado en su base y 6 metros de lado en lo alto. Su estructura interior estaba construida con maderos de 22 cm de espesor en la parte de abajo y maderos de 13 cm de espesor en la parte superior. Tenía 10 pisos, pero no pisos completos, sino planchas y rampas que sostenían el sistema de escaleras.


La torre grande media más de 53 metros de altura, con una base de 10 metros de lado en su parte inferior y 8 metros en la parte superior. Tenía 20 pisos de altura, una especie de pasillos alrededor de una apertura central por donde discurrían las escaleras. Ambas estructuras estaban cubiertas por cuero para protegerlas del fuego.

Diades de pella afirma que la torre pequeña se movía sobre 6 ruedas, y la torre más grande sobre ocho. Y ambas disponían de un puente levadizo (epibathra) que permitía a la infantería de la torre pasar a la muralla enemiga.

Alrededor del año 300 a.c., Demetrio Poliorcetes, hijo de Antigono, uno de los cuatro diadocos que se repartieron el imperio de Alejandro, encargó a Epimaco de Atenas la construcción de una torre de asedio para utilizarla en el inminente asedio a Rodas.

Detalles de esta torre de asedio, llamada Helepolis “conquistadora de ciudades “nos han llegado gracias a autores antiguos como Vitrubio, Diodoro Sículo y el biógrafo de Demetrio, Plutarco.

La estructura inferior, la que portaba las ruedas, tenía alrededor de 23 metros de lado. Estaba atravesada por cientos de traviesas colocadas en el interiro, como una parrilla (escharion) con una separación de medio metro, traviesas que empujaban los cientos de hombres encargados de empujar la torre desde el interior.


Disponía de 8 ruedas, aunque no se sabe si estaban colocadas en dos grupos de cuatro, o cuatro grupos de 2 ruedas.Didodoro afirma en sus escritos que el movimiento lateral y oblicuo de la torre era posible, pero se desconoce cómo podía hacerse.

La helepoli estaba dividida en 9 pisos, cada uno de ellos con dos tramos de escaleras, uno para los hombres que subían y otra para los que bajaban, para evitar congestiones.

Vitrubio dice que la altura total de la torre era de 37 metros, mientras que Diodoro da una altura cercana a los 45 metros.


Cada nivel disponía de ventanas en tres de sus lados, que se podía abrir o cerrar solo desde dentro. Desde ellas se podían lanzar variedad de proyectiles, flechas piedras, jabalinas, etc.

Las ventanas estaban acolchadas con cuero relleno de lana, una especie de colchones para amortiguar el impacto de los proyectiles enemigos.


En el piso superior se colocaban varias balistas, dos o tres, que lanzaban piedras de 80 kilos de peso. El peso y el tamaño de estas balistas (10 metros de largo por 6 de ancho) no permitía colocar mas de estas maquinas.

Diodoro dice que la estructura estaba protegida  completamente por láminas de acero, por el frontal y los laterales, pero la parte trasera estaba completamente al descubierto,aportando al interior de iluminación y ventilación.

No se sabe cómo se podía desplazar la torre desde grandes distancias, posiblemente usando recuas de bueyes y una multitud de poleas, además de gran número de fuerza humana.

Aunque algún autor ha insinuado que se uso algún sistema de correas de transmisión y engranajes, pero tal sistema no se invento hasta la edad media .


Pero esta impresionante muestra de ingeniería no fue suficiente para que Demetrio conquistara Rodas. Cuando levanto el asedio, tuvo que dejar allí la helepolis y otras armas de asedio.

Y los rodanos victoriosos aprovecharon las planchas de hierro de la torre para construir el coloso de Rodas, una estatua del dios Helios de 30 metros de altura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario