martes, 26 de febrero de 2013

1683 : Jan Sobieski,el salvador de Viena (1ª parte )




A finales del siglo XV, Bizancio había perdido gran parte de su importancia estratégica y no representaba ninguna amenaza para las ambiciones del emergente imperio otomano. Constantinopla aun no se había recuperado de la ocupación latina de 1204 por parte de los cruzados.

Pero Constantinopla aun seguía siendo la manzana de oro, la capital del antiguo imperio romano de Oriente. Para el sultán otomano Mehmet II, Constantinopla era la pieza más deseada para convertirle en el dueño del mundo. Sería la capital del oikoumene, el mundo inhabitado,sobre el cual Mehmet y sus descendientes pronto reinarían, hasta el fin del mundo.

El 5 de abril de 1453, el ejército otomano había llegado hasta las defensas exteriores de la ciudad. Su ejército, compuesto mayoritariamente de musulmanes reclutados en todo el imperio otomano, además de serbios, griegos y mercenarios del oeste de europa, se componía de más de 160.000 soldados.

En el interior de la ciudad reinaba el terror .La población masculina de la ciudad era de unos 30.000 hombres, aunque apenas 5.000 de ellos estaban capacitados para la lucha.

Día tras dia, los otomanos bombardeaban los gruesos muros de Constantinopla con enormes proyectiles de piedra.Las noches las ocupaban los habitantes en volver a erigir las torres y murallas derribadas por la artillería otomana. Pero era inútil.


3 horas antes del amanecer del día 29 de mayo,Mehmet dio la orden para el asalto final. Los combatientes de la ciudad lograron rechazar las dos primeras oleadas de asaltantes.

 Pero el ataque de los jenízaros, las tropas de choque del sultán otomano, terminaron con la resistencia organizada.

Durante tres días, las tropas de Mehmet saquearon Constantinopla, masacrando a sus habitantes. Nadie estaba a salvo del terror otomano.Soldados, civiles, mujeres, niños, ancianos fueron decapitados y destripados, y sus cuerpos arrojados al mar.

 
Para la cristiandad, la caída de Constantinopla fue una autentica calamidad. No era solo una gran ciudad cristiana, el último bastión del imperio de Constantino en el este la que había caído. También era el ultimo enlace de Europa con la antigua Grecia.Todo su esplendoroso pasado había desaparecido a manos de una horda de salvajes venidos de las profundidades de Asia.

Mehmet se había convertido en el soberano de todo el Asia musulmana, a excepción de la amenazadora presencia del imperio persa timuride al este. Toda la cristiandad esperaba con temor a ver cuál sería el próximo movimiento de Mehmet. ¿Permanecería en Constantinopla consolidando su conquista ?.Teniendo en cuenta que el mismo Mehmet había prometido que  algún día la mismísima Roma pertenecería a Dar al –islam (la tierra del islam),parecía claro que la cristiandad debía prepararse para el combate.


El 30 de septiembre de 1453,el papa Nicolás V publico una bula dirigida a todos los reinos cristianos del oeste, conminándolos a verter su sangre y la de sus allegados en una nueva cruzada contra el anticristo que entonces se sentaba en Constantinopla.

Alegando que estaban ocupados en asuntos domesticos,los reyes Carlos VII de Francia.,Enrique VI de Inglaterra, el rey Alfonso V de Aragón y el emperador germano Federico III declinaron la “invitación”.

Años después, en 1459,el sucesor de Nicolás V,el papa Pio II,proclamo una nueva cruzada para reconquistar Constantinopla. Esta vez, tampoco nadie respondió a su llamado.

Viendo que poco apoyo iba a recibir de las casa reales europeas,el papa propuso a Mehmet no solo reconocerle como soberano del imperio romano de oriente, sino incluso ayudarle a conquistar el oeste. Todo lo que tenía que hacer Mehmet era convertirse al cristianismo.

Afortunadamente para europa,Mehmet no acepto .Se dedico consolidar sus conquistas, incursionando en los Balcanes y protegiendo la frontera este de su imperio de los molestos timurides.

En 1480,la flota turca había saqueado y ocupado Otranto, en la costa italiana. Y en toda la costa mediterránea occidental comenzaron a levantarse torres y fortificaciones de todo tipo,para tratar de mantener a raya a los turcos,que estaban siendo ayudados por piratas bereberes.

El miedo al terror otomano no se limitaba a los reinos crsitianos del sur de europa.En 1527,buques otomanos llegaron hasta Islandia,capturando 400 prisioneros que pronto estaban siendo vendidos como esclavos en los mercados de Argelia.

A cada victoria otomana le seguía,invariablemente,la llamada a una nueva cruzada, con el objetivo de expulsar a los turcos fuera de europa.Pero hasta entonces, los reinos cristianos preferían la diplomacia a las armas.

Y mientras tanto, el imperio otomano seguía creciendo. A finales de 1461,todo lo que quedaba del imperio bizantino había caído en manos turcas ; el ducado de Atenas,Trebizonda,Morea,etc.

Serbia había capitulado en 1459 y Bosnia cuatro años después. Albania se rindió en 1468,y Valaquia, el estado transilvano que había  mantenido una precaria independencia bajo el mando del príncipe Vlad Tepes ( conocido como Vlad el empalador por sus métodos para tratar sus oponentes ) cayó en 1462,seguido por su vecino principado de Moldavia en 1504.


 En 1521,un ejercito otomano tomo la ciudad de Belgrado (entonces perteneciente a Hungría ),tras fracasar en dos ocasiones anteriores (1440 y 1456 ).Y en agosto de 1526,El sultán Suleiman I derrota al ejercito del rey Luis II de Hungría en las marismas de Mohacs.

Batalla de Mohacs.
 
Para los turcos, fue una gran victoria.Pero en realidad fue una pírrica victoria. Ya que ,a la muerte de Luis II llego al trono de Hungría el archiduque de Viena,Fernando II.

Que era hermano del emperador del sacro imperio romano germanico,Carlos V.

Que al mismo tiempo era Carlos I,soberano de España, parte de América de sur, la mayoría de Italia, los países bajos y una buena porción de centro Europa.

Un mal enemigo para los otomanos, Ahora había dos poderes  compitiendo por la supremacía universal. Un emperador cristiano en el oeste contra un sultán musulmán en el este.

Suleiman I,llamado do el magnífico en europa,se veía a sí mismo como el heredero de Alejandro Magno.Estaba convencido de que derrotaría a Carlos V y a continuación marcharía hacia el oeste a la conquista de Roma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario