jueves, 18 de abril de 2013

Sanidad militar en el ejercito romano (1ª parte )



 Actuacion de un medico en combate,Columna Trajana.
 
La muerte llegaba lentamente para los heridos de los campos de batalla de la antigüedad. Las armas antiguas raramente mataban con un único golpe. Los heridos por espadas o hachas sufrían una terrible y lenta agonía ,a veces de horas, hasta que la perdida de sangre llevaba al shock, mas tarde a convulsiones y finalmente, la inconsciencia que llevaba  a la muerte.

Y así siguió la situación de los heridos en el campo de batalla hasta hace apenas siglo y medio. Con una excepción. En el ejército romano, los heridos tenían una sorprendente posibilidad de sobrevivir.

El emperador Augusto estableció el primer cuerpo profesional de médicos militares .Hasta entonces, la suerte de los soldados heridos dependía de lo que cada uno de sus generales decidiera hacer por ellos.Algunos,como Julio Cesar, tenían médicos que acompañaban a las tropas en sus campañas. Otros no llevaban ningún médico, dejando a los heridos al cuidado de sus camaradas.

Augusto pensaba que, para mantener alta la moral de sus tropas, era conveniente que los soldados supieran que si eran heridos, un competente grupo de médicos les aplicaría los cuidados necesarios para tratar de salvar sus vidas.

Para atraer médicos a su ejército, Augusto paso  a conferir el staus de équite y los derechos de ciudadanía completa a todo aquel medico que quisiera enrolarse.Recibian los mismos beneficos monetarios y las mismas cantidades de tierra cuando llegaba su retiro del ejército, y estaban exentos de algunos impuestos. 

Se preferían médicos que estuvieran de acuerdo con el punto de vista griego de la práctica empírica de la medicina. Y estos primeros médicos militares profesionales crearon la gran mayoría de innovaciones médicas durante la roma imperial, innovaciones que más tarde pasaban a la medicina civil.

Mas tarde, el ejército estableció escuelas para formar médicos, que pasaron a publicar sus propios libros sobre su especialidad.La difusión de estos libros o manuales conseguían extender rápidamente el uso de las nuevas técnicas y tratamientos.

La sanidad militar romana se basaba en una base muy firme: solo se permitía el ingreso en el ejército a reclutas sanos. Los médicos pensaban que era muy importante minimizar las bajas por enfermedad, tanto en tiempo de de paz como en guerra. Por eso ponian el énfasis en la higiene : uso intensivo de cloacas y alcantarillas, suministro constante de agua limpia y segura, una dieta saludable y variada, frecuentes inspecciones medicas, aceites para protección solar  y repelentes de insectos, cremación de los cadáveres fuera de los muros del campamento,etc

A esto se unía una insistencia en la limpieza personal del soldado, de su ropa y su equipamiento. No es de extrañar que, a pesar de los largos años de servicio del soldado romano, las guerras y otras duras actividades, el soldado romano tuviera una expectativa de vida 5 años superior a la del ciudadano romano no militar.

La más importante contribución de la sanidad militar romana fue suministrar los primeros auxilios a los heridos en el mismo campo de batalla. Tan importante era, que el jefe del servicio médico era el praefectus castrorum (el prefecto del campo), que era el tercer oficial en orden de importancia de una legion.El oficial medico (medicus primus) era un medico entrenado que cumplía su servicio en la legión por un determinado periodo de tiempo. Aunque hubo médicos que cumplieron el periodo normal de servicio en la legion, que era de 25 años.

Estos médicos se especializaban en diversas disciplinas, como la medicina interna, la oftalmología o la traumatología. Y los cirujanos tenían la máxima consideración en el campo de batalla, seguidos por los medici ordinarii, una especie de enfermeros que ayudaban a los médicos. El capsarii era el encargado de preparar y llevar la bolsa del médico (capsa), donde se guardaban el instrumental medico y los  ungüentos que  utilizaba el médico en el campo de batalla.

                                                            Capsarii.

Tras aplicar los primeros auxilios en el campo de batalla, se transportaba al herido al hospital de campaña, cada legión disponía para ello de una unidad especial compuesta de carros, caballos y camilleros.

La utilizacion por parte el ejercito romano de estos hospitales de campaña y un destacamento de “ambulancias” para transportar los heridos es el primer caso registrado del actual principio medico militar de atención inmediata al herido.

Los médicos romanos también aplicaban otro de esos principios actuales, la clasificación del herido según la gravedad de sus heridas y la evacuación y tratamiento en primer lugar de los heridos más graves.

Se trataba básicamente de curar rápidamente a los heridos menos graves, para que volvieran al campo de batalla lo antes posible. Se considera que el cuerpo médico militar romano conseguia salvar la vida del 70% de los heridos que llegaban al hospital, un ratio de supervivencia que no volvió a conseguirse hasta la guerra ruso-japonesa de 1905.

Cada legion,unidad de caballería o unidad auxiliar disponia de su grupo medico .Pero, a diferencia de los soldados normales, que pasaban toda su vida militar en la misma unidad,los médicos pasaban de una legión a otra, según fueran las necesidades del ejercito en una u otra zona.

El único tratado medico de la antigüedad que ha llegado completo a nuestros días es “De medicina”, de Aulo Cornelio Celso, cirujano militar romano. En el se reune cada aspecto de la practica medica romana. Esta obra desapareció de la vista durante cientos de años, y cuando volvió a aparecer, a principios del siglo XV, se convirtió en el libro de cabecera de los médicos del renacimiento europeo.


Los médicos romanos no tenían ningún tipo de impedimento legal o religioso para practicar la disección de cadáveres. Los cuerpos de gladiadores y criminales ejecutados aportaron a la medicina romana un conocimiento sobre la anatomía romana mucho mayor al de  otras civilizaciones de la misma época.

Por ejemplo, el conocimiento de los médicos romanos del sistema circulatorio permitió otras innovaciones médicas, como el torniquete hemoestatico para detener la pérdida masiva de sangre; y la grapa quirúrgica para suturar arterias.

Estas nuevas técnicas permitieron a los cirujanos detener hemorragias y evitar el shock, las primeras causas de muerte en las batallas de la antigüedad.

También permitieron elevar la amputación de miembros a la categoría de arte. El mismo Aelo Cornelio Celso fue el primero en sugerir que el corte para la amputación debía realizarse en el tejido vivo y no en el tejido ya muerto, y que debía utilizarse una lima para alisar el hueso antes de cerrar la herida.

Otro medico romano,Arquigenes,adquirio gran fama al ser el primero en usar la ligadura de los vasos sanguíneos en las amputaciones.


3 comentarios:

  1. Hola.
    No sé si puedas ayudarme con la bibliografía consultada para realizar este post. Me interesa mucho conocer la fuente que afirma que durante la época romana su medicina militar logró una supervivencia del 70% de los heridos que arribaban al hospital.
    Te agradecería esta información.

    ResponderEliminar
  2. The making of the roman army - Lawrence Keppie y
    Battlefield medicine - John S. Haller.

    ResponderEliminar
  3. Fantástico! muchas gracias y te felicito por el blog, es muy interesante

    ResponderEliminar