lunes, 21 de julio de 2014

1ª guerra mundial : Imperios: Alemania (1ª parte )



  Proclamacion del I Reich aleman,1871.

  August Bebel, dirigente democristiano aleman, habia declarado en 1910 “permanezca como esta, o sea dividida en múltiples pedazos, Alemania, la Alemania de los junkers, esta en vísperas de la guerra más espantosa que Europa ha visto “.

  "Junker" era el nombre por el que se denominaba  a los terratenientes aristócratas prusianos. Eran los herederos de clase de los caballeros teutónicos que en la edad media habían conquistado a sangre y fuego los territorios eslavos situados en el noreste de Alemania.

  La evolución social de los junkers, pasando de ser nobles feudales a líderes industriales y militares, se había debido a tres factores principales:

  El primero, la tierra que cultivaban no era excesivamente fértil, tierra arenosa, con mucha grava y arcilla, la rentabilidad de sus fincas era bastante pobre.

  En segundo lugar, su territorio estaba siempre abierto a ataques e invasiones, ocupaba una posicion central en Europa, y no tenía fronteras naturales que lo separara de los grandes espacios abiertos de Polonia y la Rusia europea.

  En tercer lugar, hasta principios del siglo XIX Alemania había estado dividida en unos 300 estados feudales, entre los que se incluían reinos, ducados, obispados y un centenar de ciudades estados independientes.


  Prusia en el siglo XIX había crecido gracias a eso tres factores. La aristocracia junker se había convertido en la elite, gracias al servicio al estado y a la propiedad de enormes cantidades de tierras cultivables. Profundamente leales a la monarquía, que garantizaba su posición en la escala social y su seguridad, los junkers habían conseguido sobrevivir a las revoluciones de mediados de siglo y a las transformaciones sociales provocadas por la revolución industrial.

  En 1914, el estado alemán, el estado de los junkers, estaba profundamente industrializado. El imperio alemán se había asegurado el control de importantísimos recursos económicos en tres guerras relámpago, en 1864,1866 y 1870, gracias al genio diplomático de Otto von Bismark.


  Primero como ministro prusiano, despues como canciller del imperio, Bismark había puesto al imperio prusiano–alemán en lo más alto. Había resuelto  el problema de la cuestión nacional alemana, aunque siempre preservando el poder de la clase dirigente prusiana.

  El triunfo en la guerra franco-prusiana de 1971, seguido por 40 años de rápida industrialización había convertido a Alemania en la locomotora económica de Europa.

  Entre 1870 y 1914, la producción de carbón alemana aumento de 34 a 277 millones de toneladas, el hierro fundidó había pasado de 1,3 a 14,7 millones de toneladas y la producción  de acero paso de las 300.000 toneladas a 14 millones.

  El complejo fabril Krupp, acerías y fabricas de armas de Essen, en la cuenca del Rhur, se había convertido  en el mayor complejo industrial de europa, pasando de emplear a 16.000 trabajadores en 1873 a 70.000 trabajadores en 1913.

 Fabrica de artilleria en el complejo industrial Krupp en Essen.

  Gran Bretaña, que había dominado la economía no solo europea sino mundial  en la segunda mitad del siglo XIX,fue rápidamente superada por el empuje industrial alemán, que en 1914 había igualado la producción de carbón inglesa, mientras que la producción de hierro fundido superaba en un tercio a la britanica,y la producción de acero era más del doble.

  En 1888, la pequeña Alemania de los aristócratas junkers  estaba preparada para convertirse en la gran Alemania. Pero el emperador Guillermo I, que siempre había apoyado la política de Bismark, murió, y su sucesor, su hijo Federico III, solo duro en el cargo 100 dias, ya que murió debido a un cáncer de laringe.

  El siguiente en la línea de sucesión fue Guillermo II.El nuevo káiser tenía una inquietante mezcla de arrogancia, timidez, inseguridad, vanidad y cierta estupidez.

 Kaiser Guillermo II.
 
  Había sufrido al nacer una grave deformidad en el brazo izquierdo , deformidad que le había impedido seguir una educación “prusiana”. Exento de la práctica de ejercicios físicos y deportivos, durante su juventud se había visto obligado a ocupar cargos de tipo administrativo en la Guardia Real, que le crearon sentimientos de vergüenza e incapacidad.

  Un tanto ignorante y neurótico, era  también lo suficientemente egoísta como para querer desempeñar el más alto cargo del imperio sin aceptar ningún tipo de ayuda o consejo.

  “Yo soy el único dueño de la política alemana, y mi país debe seguirme donde quiera que vaya.”

  Los aristócratas junkers aun seguían  controlando la Alemania imperial, el ejército, la judicatura, etc, el imperio del que el káiser Guillermo II era el símbolo y el punto central desde el que todo partía.

  Pero el imperio alemán ya no estaba dirigido por aristócratas dueños de grandes cantidades de tierras, quien entonces  formaba la aristocracia junker eran los banqueros, los industriales del acero, los fabricante de armas, etc.

  Bismark, el canciller de hierro, habia dejado el cargo en 1890.En los siguientes años, Alemania realizo un fuerte giro hacia lo que llamaban la weltpolitik, la política mundial.

  El principal defensor de la weltpolitik fue Bernhard von Bulow, ministro de asuntos exteriores a partir de 1897 hasta 1900, cuando fue nombrado canciller por el káiser Guillermo II.

  Según el propio Von Bulow, la intención de la weltpolitik alemana  no era  llevar a cabo un agresiva política expansionista, sino proteger los intereses, los recursos naturales y territorios que ya poseía el imperio alemán.

  La weltpolitik dio una excusa al imperio alemán para entrar con fuerza en el reparto colonial del continente africano: África sudoeste alemana (hoy Namibia) África oriental alemana (hoy Tanzania), Camerún y Togo pasaron a formar parte del imperio alemán entre 1900 y 1912.

 Alemania,intentando entrar en el reparto del pastel  Africano.
 
  En la misma época, los alemanes pusieron sus ojos en el  extremo oriente, adquiriendo territorios en el sur y el centro del pacifico, incluyendo Papua, Samoa, las islas Carolinas, las islas Marshall, las islas Salomon, las Marianas,etc.

  En 1897 también conseguían la concesión de la región china de Kiaochow, con el importante puerto de Tsingtao incluido.


  Las colonias de ultramar eran el símbolo del éxito de la weltpolitik imperial alemana. Pero para asegurar el suministro de mercancías de las colonias y el flujo de dinero, Alemania necesitaba una flota naval potente. Sin ella, sería incapaz de proteger sus colonias y las rutas de comunicación con ellas.

 
(Continuara…)

2 comentarios:

  1. Estimado quisiera saber en qué diario o revista fue originalmente publicada la caricatura "alemania intentando entrar en el reparto". muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. No es una caricatura para un diario o revista,es una tarjeta postal que vendia el partido politico aleman Zentrum (Die Deustche Zentrumspartie ) para conseguir fondos.

    Saludos

    ResponderEliminar