viernes, 29 de agosto de 2014

1944: Paracaidistas sobre Normandía: Sainte Mere Eglise (1ª parte)



 Imagenes sobre el terreno cortesia de Enrique y Guadalupe. 

 Muñeco que representa al paracaidista John Steele,de la compañia F del 505 regimiento de la 82ª Division Aerotransportada,colgando del campanario de la Iglesia de Sainte Mere Eglise.Aunque en realidad,el paracaidista quedo colgando del otro lada de la torre.

  Un vistazo  a un mapa del noroeste francés a principios del año 1944 revelaba una verdad irrefutable. No existía ninguna gran ciudad en el arco que iba desde Cherburgo, en el extremo norte de la península de Cotentin hasta Caen.

  Solo Carentan, Montebourg, Bayeux y Valognes tenían el tamaño suficiente para considerarse una ciudad. Una telaraña de caminos y estrechas carreteras unía una infinidad de pequeños pueblos y aldeas, dedicados en su mayoría a la agricultura y la ganadería.


  Los habitantes de la zona no habían recibido con agrado la llegada de los soldados alemanes en 1940.No habían dado la bienvenida a los soldados, ni tampoco habían colaborado con ellos, pero tampoco habían prestado excesiva resistencia al invasor.

  Simplemente toleraron su presencia y siguieron con sus tareas habituales ; pescar en el canal de la Mancha, pastorear sus vacas y cultivar manzanas, que utilizaban para fabricar el calvados, un fuerte licor obtenido de la destilación de la manzana.

  En el centro de esa red  de estrechas carreteras y polvorientos caminos, se encontraba la villa de Sainte Mere  Eglise.

  Aproximadamente a medio camino entre Carentan y Montebourg, su situación geográfica y el hecho de que por la villa pasaran no menos de cinco carreteras había llamado la atención de los estrategas aliados que planificaban el desembarco en el continente europeo.


  Situada a menos de 7 kilómetros de la prevista playa de desembarco UTAH, si una o dos divisiones de paracaidistas aliados conseguían ocupar la villa, tendrían buenas posibilidades de evitar la llegada de refuerzos alemanes desde Cherburgo, en el norte y Bretaña, en el oeste.

  Con el extremo oeste del frente de la invasión asegurado, las tropas que desembarcasen  podrían desplazarse rápidamente hacia el interior de Normandia, una vez superadas las defensas alemanas de las playas.

  Para los planificadores aliados de la invasión no había ninguna duda.Sainte Mere Eglise debía ser tomada a toda costa para asegurar el éxito del desembarco.

  En mayo de 1944, las calles de la localidad se llenaron de camiones remolcando piezas de artilleria, un gran numero de vehiculos semioruga y tropas que se desplazaban a pie en todas las direcciones. Los campos donde crecían las manzanas y pastaban las vacas estaban siendo excavados y se plantaban grandes postes para evitar el aterrizaje de planeadores.

  Era obvio que los alemanes esperaban una invasión, y que Sainte Mere Eglise seria uno de los objetivos.

  Para el alcalde de la villa (y farmacéutico local), Alexandre Renaud, la situación no estaba clara. Nadie en la localidad creía que los aliados fueran a desembarcar en Normandía o la península de Contentin.

 Alexandre Renaud,alcalde de Sainte Mere Eglise,junto a su esposa y varios oficiales norteamericanos,meses despues de la invasion.

  Pero, al mismo tiempo, a finales de mayo, los oficiales  alemanes habían obligado al alcalde a colaborar en la instalación de artillería antiaérea en todas las salidas de la localidad: la carretera a Carentan, la carretera de la Fiere y la carretera a Neuville Au Plein.

  Sorprendentemente, la artillería  fue retirada tres días después de ser instalada, menos la que quedo instalada en el propio cuartel de la artillería antiaérea alemana, en Gambosville, dos kilómetros al sur de Sainte Mere Eglise.

 Cañon antiaereo aleman de 88 mm.

 La invasión aliada del continente europeo, la operación Overlord,y su fase aerotrasportada,la operación Neptuno,habia sido retrasada un día debido a una fuerte tormenta sobre inglaterra,el canal de la Mancha y la zona de Normandía.

  En la mañana del día 5 de junio, comenzaron a concentrarse en los aeródromos que la RAF tenia al sur de gran Bretaña un gran número de paracaidistas britanicos,norteamericanos y canadienses.

  Las divisiones 82 y 101 de paracaidistas americanos y la  6º división aerotransportada británica habían estado entrenando durante meses esperando ese momento.

  Aunque algunos oficiales de  estado mayor americano pensaban que los paracaidistas  aun no estaban preparados y que la operación terminaría en un desastre, se había hecho lo posible para proporcionar a los paracaidistas todos los medios necesarios para alcanzar el éxito.

  Mapas,fotografias aéreas, maquetas de los diferentes objetivos ,habían sido estudiadas cuidadosamente y memorizadas por todos los participantes en la operación, desde el oficial de más alto rango hasta el paracaidista recién llegado a la unidad.Totalizaban 17.000 hombres, que volarían a su objetivo a bordo de 822 aviones de transporte C-47 Skytrain (Dakota, según denominación de la RAF).

 Paracaidistas de la 101 division aerotrasportada,tambien llamados "screaming eagles" por su distintivo.

 

  Mientras los aviones que transportaban a la 6ª división  aerotransportada británica se dirigían hacia sus objetivos en las cercanías de Caen,( dos puentes sobre el canal y el rio Orne y a la toma de la batería de Merville),los paracaidistas de la 82ª division,con el mando del general Mathew Ridgway,y la 101ª division,mandada por el general Maxwell Taylor ,despegaban desde los aeródromos del suroeste de Inglaterra, para dirigirse hacia el sur, sobre las islas del canal de la Mancha, girando entonces hacia el este hacia la península de Cotentin.


 Todos los aviones C-47 viajaban en perfecta formación, a una velocidad de 200 km por hora, reduciéndola hasta los 150 kilómetros hora en cuanto entraban sobre cielo de la Francia ocupada.

 Douglas C-47 Skytrain.

  Poco después de que la flotilla aérea entrara en el espacio aéreo sobre la península de Cotentin, comenzaron a recibir fuego antiaéreo. Aun demasiado lejos de su objetivo, la flotilla ascendió hasta una espesa capa de nubes altas para ocultarse. Tras unos minutos, la flotilla comenzó a descender, mientras la mayoría de los aviones rompían la formación y comenzaban con sus maniobras evasivas para evitar el fuego antiaéreo.

  Cuando los aviones descendieron hasta la altitud de lanzamiento, 800 metros, se abrieron las puertas y se dio luz verde al lanzamiento.



(Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario