lunes, 15 de mayo de 2017

1798: Napoleón ,la campaña de Egipto (3ª parte )



Viene de aquí:


  Al amanecer del día 20 de julio, el ejercito de Napoleón divisaba en la lejanía el Cairo.Habian llegado a la localidad de Omm Dinar a 25 kilómetros de la capital del sultanato mameluco. Las avanzadillas de la caballería de Napoleón pronto  informaron de la presencia del ejercito del sultán Murad en las cercanías de la villa de Embabeh.


  Napoleón decidió que su ejército pasara el día descansando y recuperándose de las penalidades que habían pasado en el camino. Disponía de 20.000 infantes, un par de miles de jinetes y 40 cañones. Muchos de sus soldados estaban débiles y enfermos por la disentería, y los reflejos del sol sobre la arena del desierto egipcio había convertido en ciegos temporales a varios centenares de sus hombres.


  A las 2 de la mañana del día 21, las tropas de Napoleón levantaron el campamento y marcharon hacia Embabeh, adonde llegaban 12 horas después. Tras una hora de descanso, Napoleón comenzó a desplegar sus tropas, mientras observaba detenidamente el despliegue del enemigo. Debió de ser una escena impresionante.A la izquierda, el Nilo, y tras él en la distancia, los cientos de minaretes y cúpulas de El Cairo brillando al sol.


  A la derecha, a un par de decenas de kilómetros, las pirámides, las más grandes, las más antiguas y más duraderas construcciones obra de los hombres. Bonaparte las señalo, y se dirigió a sus hombres: 


“ Recordad, desde la cumbre de esos antiguos monumentos, 40 siglos os contemplan “.


  A un par de kilometro al sur, Murad había colocado su flanco derecho en Embabeh, para proteger su flanco con el Nilo.Alli en Embabeh y protegidos por sus muros y casas, colocó sus  cañones y 10.000 infantes fellahim.A su izquierda colocó a sus 7.000 mamelucos, inconfundibles desde la distancia gracias a sus coloridas vestimentas.


  Según el cronista egipcio Al–Jabarti “los mamelucos despreciaban a su enemigo, y estaban enloquecidos y ansiosos por entrar en batalla. Se veían como combatientes de una jihad, una guerra santa, y nunca les importaba el numero de sus enemigos y tampoco tenían ningún interés en ver quiénes  y cuantos de ellos morían en combate “


  Por alguna razón desconocida, Ibrahim,lugarteniente del sultan Murad,colocó a sus 12.000 fellahim y su veintena de cañones al otro lado del rio Nilo, donde seguramente iba a tener poca participación en la batalla.



  Napoleón colocó sus tropas en una línea oblicua formada por cuadros, y ordenó el avance .Aunque en esta ocasión, los cuadros eran en realidad rectángulos, (mas tarde se llamaría a este tipo de  formación Carre d¨Egipte), ya que Napoleón había decidido reforzar la potencia de fuego de vanguardia y retaguardia (un regimiento en cada una), y dejar los flancos de cada cuadro para un solo regimiento.

  Seguramente, algunas de las divisiones del ejercito de Napoleón no estaban completas debido a la gran cantidad de enfermos, y Napoleón había tenido que modificar el cuadro orginal, mucho más estable, y adaptarlo a las circunstancias, con menos efectivos.


  En el flanco izquierdo de Bonaparte, apoyado en el Nilo ,se encontraban los cuadros  de Bon y Vial, frente a la localidad de Embabeh.En el flanco derecho, frente a los mamelucos,los cuadros divisionarios de Desaix y Reynier, con el cuadro de Dugua en el centro, en reserva, con Bonaparte y su estado mayor en el interior.


  Bonaparte aprovechó para colocar  a la flotilla fluvial del capitan Perre a tiro de cañón de las tropas de Ibrahim, al otro lado del rio Nilo, con la orden de obstaculizar su avance si  llegaba a producirse.


  Ambos ejércitos permanecieron a la espera hasta las 3 y media, cuando un contingente de caballería francesa y granaderos  enviado en exploración hasta Biktil, una villa al sur de la línea francesa ,chocó con un contingente mameluco. Los franceses pusieron en fuga a los mamelucos, y los granaderos tomaron posiciones sobre los tejados de las casas.


  Murad escogió ese momento para cargar con sus mamelucos contra el flanco derecho francés, cogiendo un tanto desprevenidos a los cuadros de Desaix y Reynier.Pero los cuadros cerraron filas justo a tiempo, y la caballería mameluca se vio obligada a dividirse en tres  columnas para  pasar entre ambos cuadros y reagruparse en la retaguardia,mientras recibia descargas  de mosquete.

 Mientras intentaban reagruparse comenzaron a recibir el fuego de los cañones que se encontraban en el interior del cuadro de Dugua. En muy poco tiempo, los mamelucos trataron  de escapar dirigiéndose hacia el sur,hacia Biktil ,donde se guarnecian los  granaderos de Napoleon,que lanzaron una descarga cerrada que desmanteló por completo la ya de por si desordenada formación mameluca.

  Con los mamelucos supervivientes huyendo hacia el desierto, Napoleón pasó a prestar máxima atención a su flanco izquierdo,ordenando a los cuadros de Vial y Bon asaltar Embabeh. El asalto iba a ser apoyado por los cañones de la flotilla de Perró,sorprendido de que las fuerzas de Ibrahim no se hubieran movido de sus posiciones al otro lado del rio.


  Las tropas de Bonaparte recibieron intenso fuego artillero de las  entre 30 y 40 piezas de artilleria ocultas en   la loclaicdad, pero estaban montadas de forma fija y se tardaba  mucho en moverlas.


  La división de Bon fue la encargada de asaltar la villa, y se formaron media docena de grupos de asalto apoyados por 3 cuadros más pequeños mandados por el general Rampon.

 Las tropas de asalto tardaron pocos minutos en tomar la ciudad, mientras cientos de milicianos fellahin  y mamelucos trataban de huir lanzándose al Nilo.


  El general Rampon envió a un batallón entero a la orilla del rio, desde la que dispararon a los que intentaban huir. Más de 1.000  murieron ahogados, y otros 800 a causa de los disparos de los infantes franceses.


  A las 4 y media, la batalla de  las pirámides había terminado. Murad  se retiró con su estado mayor  y unos 3.000 mamelucos que le quedaba,hacia el sur, hacia Gizeh.Su comandante Ibrahim, al ver la masacre que los soldados franceses hacían con los huidos de Embabeh , decidió tomar sus tropas y retirarse hacia el sur.Mientras, las tropas francesas ocupaban El Cairo al dia siguiente, sin oposición.


  A cambio de solo 30 muertos y 300 heridos,Bonaparte había logrado una decisiva victoria. 2.000 mamelucos y más de 5.000 milicianos fellahin yacían en el campo de batalla o flotaban en el rio Nilo.Las tropas francesas pasaron los días siguientes saqueando los cuerpos de los mamelucos,que siempre llevaban al combate todas sus riquezas.

 Y el deporte más popular de los soldados franceses durante semanas fue pescar cadáveres de egipcios en el Nilo usando bayonetas dobladas como grandes anzuelos, un pasatiempo muy lucrativo.


(Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario