lunes, 26 de marzo de 2012

1940: Operación Tannenbaum; Objetivo ,Suiza.


 Fuerte de san Mauricio,en el reducto nacional suizo.

El 25 de junio de 1940 se produjo la capitulación de Francia, y Suiza entro en estado de alerta.Las tropas suizas se habían movilizado en mayo, cuando se temía que los alemanes trataran de traspasar la línea Maginot por el sur, entrando en Francia a través de Suiza.

La situación era muy delicada.Los alemanes habían encontrado en Dijon un tratado secreto firmado por el general Guisan, general en jefe de las tropas suizas, tratado por el cual Suiza se comprometía a ayudar a Francia en caso de invasión francesa.

General Guisan.


El 23 de junio, el ejército federal suizo había derribado 12 aviones alemanes Heinkel que habían invadido el espacio aéreo suizo, comprometiendo gravemente la tradicional neutralidad helvética. Los suizos prohibieron a sus aviones derribar aviones alemanes a no ser que volasen en grupos de tres.

Los alemanes ya tenían su casus belli, aunque Hitler no necesitaba de ninguna excusa. Hitler declaro públicamente que suiza poseía el pueblo más miserable y el mas  repugnante sistema político, y que los suizos eran enemigos mortales de la nueva Alemania.

Se preparo un plan para la invasión de Suiza. Según el plan presentado presentado al Alto Mando alemán por el capitán Otto Wilhelm von Menges,el doceavo ejército alemán del general List había pasado el alto Rhin, y el ejército panzer del general Guderian se coloco en la meseta de Belfort, a pocos kilómetros de la frontera. Al oeste, los hombres del general von Leeb estaban listos para entrar en suiza. Un total de 15 divisiones estaban involucradas en el ataque.

 Plan Menges.

¿Qué posibilidades tenían los suizos para defenderse?

En principio,pocas.Suiza estaba rodeada por todos los lados de enemigos. El Tercer reich,la Italia fascista, la Francia ocupada y Austria, anexionada por Alemania.

La mayoría de las ciudades suizas eran prácticamente indefendibles. Zúrich se encontraba muy cerca de la frontera alemana, Basilea muy cerca de la frontera franco-alemana, al igual que Berna, y Ginebra se encontraba prácticamente dentro de territorio del tercer reich.

Y  la parte de suiza de habla italiana no tenía frontera natural que lo defendiera de la previsible invasión italiana.

El creador del plan de invasión, el capitán Menges,consideraba que la resistencia real de los suizos sería similar a la que habían ofrecido los austriacos en el anchluss,o sea,ninguna.Una entrada de las tropas alemanas muy comodas,con algún pequeño enfrentamiento. Según Menges,Berna seria alemana antes de que los suizos se dieran cuenta de lo que pasaba.

 Primera fase del plan Menges.

Todo estaba preparado para la invasión,sin embargo,todo se paralizo debido a diferencias de opinión entre Hitler y Mussolini sobre la partición de los territorios.

El Consejo Federal suizo, que actuaba como gobierno y jefatura de estado colegiada, pareció dar la razón al plan menges,pidiendo disculpas a los alemanes por el derribo de los 12 aviones,y tratando de evitar la invasión. Se decreto un edicto para desmovilizar al ejército y un mensaje de radio del consejero Marcel Pilet Golaz pareció una declaración de rendición :

“Cualquiera que sea la tristeza sentida por todos los cristianos y las ruinas acumuladas pena, que es para nosotros, suizos, un gran alivio saber que nuestros tres grandes vecinos se están moviendo hacia la paz , vecinos los que tenemos relaciones intelectuales y económicos tan ajustados, los vecinos que se reúnen en el espíritu en la parte superior de los Alpes - cerca del cielo-y cuyas civilizaciones han enriquecido secularmente como los ríos por el San Gotardo han nutrido sus llanuras.

 “Los suizos pronto deberemos dejar nuestro antiguo papel en europa,y adoptar una nueva función”

Pero un mes mas tarde, el general Guisan pronuncia un discurso frente  a la totalidad de la oficialidad del ejército suizo.

En él, Guisan  apela a la resistencia total contra el enemigo, y llama a redescubrir el autentico sentido de la historia, proponiendo un plan de defensa del país, llamándolo “Plan limmat”,denominado así por el rio que pasa por Zurich,el rio limmat.

El plan consistía en que la vanguardia del ejército suizo trataría de resistir el mayor tiempo posible en las montañas del macizo del Giura y la meseta adyacente, mientras se formaban grupos de guerrilleros en el interior.

Según Guisan, el plan estratégico era "mantener la movilización de todo el ejército y asegurar la posesión de todos los pasos de montaña en todas las circunstancias; a continuación, mantener la meseta suiza, y todos sus recursos en el mayor tiempo posible y proteger la finalización de la preparación de nuestras tropas en los Alpes más tiempo como sea posible

La estrategia también preveía el abandono de las más grandes ciudades al ocupante italo-aleman,para centrarse en una guerra de guerrilla alpina, sabotajes y el desgaste de los invasores.

Se creó en los Alpes el “Reducto nacional “,que consistía en una serie de galerías subterráneas y fuertes donde estaría estacionado la mayor parte del ejercito suizo, y en donde se recogerían el máximo posible de municiones y suministros. Para mediados de agosto de 1940 el 56% de las armas y el 76% de las armas pesadas ya estaban en el reducto.

En virtud de este plan de defensa, de este a oeste, desde el cantón de Valais hasta el cantone de san Gallen, suiza disponía de un sistema con mas de 70 fortificaciones,con puntos fuertes en Fort saint Maurice,Gotthard y el fuerte Sargans,cada uno de ellos con capacidad para más de 1000 hombres.Fortificaciones mas pequeñas y túneles subterráneos se contaban por miles, usándose como puestos observación y avanzada de los fuertes más grandes.

Guisan también cancelo la desmovilización del ejercito y estableció un sistema de turnos en el ejercito federal, lo que permitió que siempre estuvieran bajo las armas unos 120.000 hombres.

Miles de puentes,presas,tuneles,estaciones de ferrocarril y todo aquello que tuviera un interés estratégico militar fue minado y dispuesto para ser volado ,para hacer más complicado los pasos de montaña entre Alemania e Italia, el Gotardo y el Simplon.Las industrias suizas trabajaban 24 horas al día para la modernización de la artillería.


 A finales de 1941,el reducto nacional suizo estaba completado, con una cantidad suficiente de provisiones y municiones acumuladas. Esta estrategia constituyo un fuerte elemento disuasorio para los alemanes, e influyo de manera decisiva en el cambio de estrategia de Hitler.

En la mente de los estrategas alemanes y de Hitler había cada vez más una clara conciencia de que era mucho mejor explotar el sistema bancario, comercial e industrial de Suiza, sin necesidad de invadir el país que iba a presentar una seria dificultad, con un ejército pequeño (alrededor de medio millon de soldados ) pero bien preparado.

Se podía obtener el máximo de colaboración de suiza sin necesidad de utilizar valiosos recursos militares que iban a ser necesarias para la nunca realizada operación león marino (la invasión de Inglaterra ) y la posterior operación Barbaroja.

Muchas de las reservas de oro alemanas se encontraban en los sótanos de los bancos suizos, así como colecciones de arte de los jerarcas nazis, y buena parte del oro robado a los judíos de los campos de concentracion.Y para un pais en guerra como Alemania, con una escasez critica de moneda extranjera, las facilidades de crédito que concedían los bancos suizos eran muy importantes.

Las fábricas de armamento Suizas exportaron grandes cantidades de armamento a Alemania. El liderazgo de Suiza, incluso hoy, en mecánica de precisión, fue especialmente valioso para Hitler y los suyos. Los sistemas de mira de los cañones, las ametralladoras de precisión y los morteros, además de los cañones antiaéreos, como el cañón oerlikon,fueron producidos en Suiza a marchas forzadas para los alemanes. La localización de estas fábricas suizas era otro factor decisivo, ya que se encontraban en terreno neutral y por eso no podían ser bombardeadas por los aliados.

Su posición estratégico convirtió a suiza en un refugio para centenares de miles de huidos de toda la Europa ocupada, y la capital ginebra acogía a miles de espías de ambos bandos.

Como dice un popular dicho de la época, los suizos trabajaban seis días a la semana para el Reich,y el séptimo día rezaban por los aliados.


2 comentarios:

  1. Muy bueno. ¿Tendràs alguans fuentes de eso? Para investigar màs, por favor

    ResponderEliminar
  2. "The swiss and the nazis: how the alpine republic survived in the shadow of third reich" - Stephen P. Halbrook

    ResponderEliminar