jueves, 27 de marzo de 2014

330 a.c.: Alejandro en Persepolis.





 Entrada  a las Puertas Persas.
 
  Sospechosamente parecido al episodio de Efialtes y la batalla de las Termopilas, en el que el pastor tesalio  indicó  a los persas de Jerjes un camino a través de las montañas, un prisionero persa, de origen licio y antiguo pastor en la zona, propuso a Alejandro guiar al ejército macedonio por un estrecho sendero, para atacar por la espalda a las tropas de  Ariobarzanes.

  Rápidamente, Alejandro compartió su plan con sus generales. Mientras la mayor parte del ejército, bajo el mando de Cratero, permanecia en el campamento, el mismo Alejandro tomaría el resto de las tropas y escalaria las montañas por el sendero indicado por el licio prisionero. Una vez al otro lado, enviaría un grupo de sus ingenieros para construir un puente sobre el rio Beshar, que corre al pie de los montes Zagros.

 Rio Beshar,en las cercanias de la actual ciudad de Yasuj.

  Una vez construido el puente, cruzaría con todo su ejército y caería sobre la retaguardia persa, al mismo tiempo que Cratero y la otra parte del ejército atacaría el muro.

  El plan salió perfecto. Antes del amanecer, Alejandro y sus hombres habían llegado a su destino, tras cruzar el rio. Cuando salió el sol, cayeron sobre los persas, mientras las trompetas avisaban a Cratero para que asaltase la muralla. Los persas, atrapados por los dos lados, fueron masacrados, solo Ariobarzanes y unos cuantos jinetes lograron escapar.


  Temiendo que la guarnición persa de Persepolis se llevara el tesoro real antes de que llegase a la ciudad, Alejandro dejo a la infantería atrás y se lanzo al galope hacia la capital del imperio persa, donde llego a finales de enero del año 330 a.c.
 
  Persepolis, una de las mayores ciudades de la epoca,  situada en una llanura al pie de una montaña en cuyas laderas se tallaron las tumbas reales de Artajerjes  II  y III,y la de Darío Codomano III.

 Tumbas de los reyes persas,en las cercanias de Persepolis.

  Formada por 3 barrios: la ciudadela,donde se encontraban los edificios administrativos y cuarteles , la terraza real y la ciudad propiamente dicha, de la que habian huido la mayoría de sus habitantes al tener noticias de la derrota del ejército de Ariobarzanes en las puertas persas.

 Terraza real de Persepolis.
 
  Con la esperanza de ganarse la buena voluntad de Alejandro, los persas que aun seguían en la ciudad asesinaron a Ariobarzanes, que había llegado a la ciudad y quería resistir.

 Estatua de Ariobarzanes,en Yasuj.
 
  Alejandro espero en las afueras de Persepolis la llegada de Parmenion, para decidir    que actitud tomar con la ciudad. El mismo era favorable al saqueo y la destrucción de Persopolis, mientras Parmenion optaba por la moderación.

  Pero Alejandro queria premiar a sus soldados. En Menfis, Babilonia y Susa había entrado como liberador, y había prohibido el pillaje a sus hombres. Queria darles una compensación.

  Decide que Pasagarda, la antigua capital de Ciro el grande sea respetada. Y que Persepolis será entregada a sus soldados. Se dirige a sus tropas y les indica que Persepolis era la capital de su mayor enemigo, y que tienen permiso para hacer lo que quieran, excepto saquear la terraza real y los palacios que  contiene.

  Diodoro de Sicilia escribe “Tanto como Persepolis había sobrepasado a las demás ciudades en prosperidad y riqueza, ese día también las sobrepaso en infortunio y destrucción”.

  Los soldados de Alejandro se dispersaron por toda la ciudad, matando a los hombres, violando a las mujeres, robando todo lo que encontraron de valor y quemando el resto.

  Alejandro se instalo en el palacio de Dario, famosos por su Apadana, la sala de audiencias de las 100 columnas. Ordena apoderarse del tesoro real, encontrando más de 120.000 talentos de oro (1 talento = 26 kilos), que ordena trasladar a Susa.Plutarco escribe que se necesitaron más de 10.000 pares de mulos y 5.000 camellos para transportar esas 3.000 toneladas de oro.


  Alejandro permaneció en Persepolis hasta finales del mes de abril, momento en el que anuncio a sus generales que aún le quedaba una ciudad  por conquistar antes de volver a Macedonia: Ectebana,(actual ciudad de Hamadan ),capital del antiguo imperio persa-medo , donde Darío se había refugiado.

  Antes de partir, Alejandro ofreció sacrificios  a los dioses, y un esplendido banquete a sus compañeros, para festejar sobre todo la apertura de la ruta montañosa entre Susa y Ectebana, que estaba impracticable durante el invierno.

  El palacio de Darío en Perseplis, donde Alejandro vivió el tiempo que allí permaneció, habia sido prácticamente vaciado de muebles, que habían sido enviados a Grecia y Macedonia.

  Y desde Grecia y Macedonia habían llegado  a Persepolis un gran número de hetairas, bellas cortesanas atraídas por las riquezas que estaban seguras los soldados y oficiales griegos estarían gustosas de gastar a manos llenas.

  Entre ellas estaba Tais, amante  de Ptolomeo, hijo de uno de los generales de Alejandro. La noche del banquete, la propia Tais sugirió organizar una bacanal y prender fuego al palacio de Darío.

  Todos, hombres y mujeres, estaban borrachos como cubas, y empezaron a animar a Alejandro a organizar una procesión en honor a Dionisio.

  Alejandro agarro una antorcha y abandono la sala del banquete, seguido por sus generales y las mujeres, todos provistos de antorchas y hachones. Se formo la procesión, acompañada por un grupo de músicos tocando flautas, tamboriles, etc.

  Una vez fuera del palacio, Alejandro lanzo su antorcha en su interior, siendo imitado su ejemplo pot todos los demás. mientras cantaban y bailaban al son de la música.

  El viento de la noche hizo el resto, y en pocos minutos, el incendio había pasado del palacio de Darío a todos los otros palacios y templos de la terraza real de Persepolis.Todo ardió hasta los cimientos.

  Dos días después del incendio, Alejandro partió en dirección a Media, a unos 300 kilómetros al noroeste de Persepolis.Antes había nombrado sátrapa de la región de Persida a un noble local llamado Frasaortes, protegido por una guarnición macedonia de 3.000 soldados.
 
El objetivo de Alejandro era esta vez, atrapar a Darío.

 Ruinas de la Apadana de Persepolis.

(Continuara...)
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario