jueves, 3 de noviembre de 2016

Juanelo Turriano, el "Señor de los Engranajes”, (1ª parte )






  
 En 1556, el hombre más poderoso del mundo, el emperador Carlos I de España y V de Alemania, emperador de un imperio en donde nunca se ponía el sol, abdicaba de su cargo y dejaba a cargo de sus inmensas posesiones en el Nuevo y el Viejo mundo a su hijo, Felipe II.


  El emperador Carlos se retiró a pasar los ultimos años de su vida al monasterio de Yuste, en Extremadura.Pocas personas eran admitidas a su presencia: los monjes del monasterio, sus servidores personales y un tal “Juanelo”, que lo visitaba todas las mañanas antes que llegara el confesor personal del emperador.


  Juanelo no era un noble o un alto dignatario de la corte, sino un herrero y relojero nacido en Cremona, Italia, de nombre Janello Torriani, De origen humilde, Juanelo compartía con el emperador Carlos la pasión por los mecanismos de relojería, y había entrado al servicio imperial gracias al boca a boca, que había informado al emperador Carlos de la existencia de un herrero de grandes manos, capaz al mismo tiempo de  trabajar en los diminutos mecanismos de la relojería.


  Janello nació alrededor del año 1500 en un barrio popular  de la localidad italiana de Cremona. Su padre, Gerardo, era una especie de ingeniero autodidacta  especializado en la construcción de molinos y su utilización en campos de cultivo. La familia tenía una situación económica holgada, lo que permitió que Janello pudiera recibir una buena educación.


  Asi, Janello fue en primer lugar a la escuela de abaco ( escuelas que habian surgido en el norte de Italia a partir del siglo XIII ), en donde aprendió a escribir (en italiano, claro) y los primeros conceptos de la aritmética.


  Mas tarde, la familia contrató los servicios del médico y astrologo Giorgio Fondulo, que enseño a Janello los fundamentos de la geometría, la astronomía y la astrología a partir de textos científicos escritos en griego y latín (idiomas que Janello desconocía y nunca aprendió).


  Janello era fuerte y muy corpulento, y al mismo tiempo que estudiaba ciencias comenzó a trabajar como aprendiz de herrero en un estableciemitno en el que también se fabricaban relojes. Su interés por los minúsculos mecanismos de los relojes  hizo que el propietario del establecimiento decidiera darle una oportunidad, y muy pronto Janello se unía a los aprendices del oficio de relojero.


  En 1529 le llegaba a Janello la oportunidad de mostrar su talento en los oficios en los que trabajaba y aprendía. Se le encomendó la tarea de renovar los relojes  de la torre del Torrazzo (el campanario de la catedral de Cremona)  y arreglar las rejas de la puerta de hierro del baptisterio.

 Torrazzo de la catedral de Cremona.


  Ambos trabajos se realizaron a la perfección,y Janello comenzo a recibir encargos,como construccion y mejora de gruas y bombas de agua,y la construccion de una maquina para dragar la laguna de Venecia.En 1530  Janello decidió instalarse por su cuenta, montando un negocio en Milán gracias a la ayuda económica de su padre. De este periodo datan sus primeros inventos,entre ellos una cerradura de dos pistones  con  combinación de 7 letras.


  Pero su oportunidad llegó ese mismo año 1530, cuando las tropas españolas y alemanas del emperador Carlos tomaban posesión del ducado de Milan.Tras la victoria en la batalla de Pavia contra los franceses, el emperador habia puesto sus manos por primera vez sobre un objeto que consideraba legendario ; El astrario de Giovanni Dondi, considerada la  joya de la mecánica medieval europea, un reloj planetario que reproducía el movimiento del sistema solar.


  Reproduccion del astrario de Giovanni Dondi,en el Museo de Ciencia y Tecnologia de Milan.

  Solo había un problema; el aparato no funcionaba y estaba cubierto de moho.El emperador ordenó la búsqueda inmediata de un relojero experto, y Janello recibió el encargo de arreglar el mecanismo. Tras el éxito alcanzado por Janello en la restauración de los relojes de la catedral de Cremona, la elección era obvia.


  Janello estudió el astrario a cociencia, y llegó a una conclusion ; Antes que arreglar el artefacto, sería mejor reproducirlo y actualizarlo con los últimos descubrimientos astronómicos de la época.


  Alrededor del año 1551, Janello presentaba al emperador Carlos su obra maestra, un mecanismo nunca visto antes, que constaba de 1800 piezas entre engranajes, piñones, muelles, etc, bautizado como Microcosmos ,ya que mostraba, además del transcurrir de minutos y horas, las fases de la luna y los movimientos de planetas y otros cuerpos celestes, y la aparición y puesta de diferentes constelaciones. Todo en una torre en miniatura de no más de 50 cm de altura.

          Replica de como pudo haber sido el Microcosmos de Janello Torriani.

  La construcción de "Microcosmos" había costado a Janello 20 años de estudio y tres años de trabajo, y la invención de la primera fresadora para la fabricación de las ruedas dentadas.


  Fue todo un éxito. El emperador Carlos quedó encantado con el artefacto y decidió asignar  Janello con un sueldo anual de 100 escudos de oro, una gran cantidad para la época.


  Poco despues janello decidió llevar aun mas allá su ingenio y creatividad y decidió construir un nuevo planetario, con la peculiaridad que esta vez todo el mundo podría observar el movimiento de piñones y engranajes a traves de las paredes fabricadas en base al cristal de roca, con la parte superior coronada por una bola del mundo.


  La corte imperial estaba maravillada con ambos artefactos, que el emperador Carlos hizo tasar por curiosidad,llegando el tesorero imperial a tasar ambos objetos en la enorme cifra de 5.000 ducados de oro, más valor que la mayor parte de la colección de arte imperial.Asi fue como Janello paso a formar parte del sequito real, y así fue como “castellanizo" su nombre hasta convertirlo en Juanelo Turriano.


  Según algunas crónicas, Juanelo pudo paliar de alguna manera los dolorosos últimos meses de la vida del emperador en Yuste, mediante la fabricación de multitud de pequeños autómatas de aves, perros, soldados, etc


  Tras la muerte del emperador Carlos, Juanelo pasó a servicio de su sucesor, Felipe II, construyendo varios autómatas que fueron el asombro de los cortesanos de media Europa, como la danzarina automática, la figura de una mujer que bailaba mientras tocaba un tambor.O el denominado "hombre de palo" similar a un monje que podia mover la cabeza para hacer reverencias y podia abrir  los ojos y la boca.

La danzarina.

El hombre de palo.


  Pero la obra maestra de Juanelo Turriano en España fue “el artificio de Toledo”, que le convirtió en el "Arquímedes europeo" y le hizo famoso entre los mejores escritores del siglo de oro español:



 Su Troya burlesca os llama
Hombre sutil y de ingenio,

Sin que su artificio envidie,

Los del Tajo y su Juanelo.



Tirso de Molina.



Veré Valencia que es bella,

Y desde allí iré a Madrid,

Pasaré a Valladolid

Que ya está la Corte en ella.

En Salamanca veremos

Amigos con quién oí

La gramática, y de allí

A Toledo volveremos.

Veré la Iglesia mayor,

De Juanelo el artificio.



Lope de Vega.


"No vi en mi vida tan grande orate.Decíame que Juanelo no había hecho nada; que él trazaba ahora de subir toda el agua del Tajo a Toledo de otra manera más fácil; y sabido lo que era, dijo que por ensalmo.

¡Mire vuesa merced quién tal oyó en el mundo!

Y al cabo me dijo: Yo no lo pienso poner en ejecución si primero el rey no me da una encomienda, que la puedo tener muy bien, y tengo una ejecutoria muy honrada."



Francisco de Quevedo en Historia de la vida del Buscón llamado Don Pablos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario