martes, 14 de agosto de 2012

1540: la expedición de Coronado en busca de Cíbola.



El 23 de febrero de 1540, Coronado partió de Compostela, (al oeste de ciudad de Mexico, cerca de la costa) dirigiéndose a Culiacan, a donde llego a finales de marzo.

El invierno había pasado con los españoles reuniendo armas, caballos y suministros para la expedición. Alrededor de 300 soldados españoles formaban la expedición, acompañados por unos mil indios. Disponían de 6 pedreros (una especie de cañón-mortero), un millar de caballos de repuesto y gran cantidad de ovejas y cerdos.


La expedición descanso en Culiacán hasta el 22 de marzo, Allí se reunieron con fray Marcos de Niza, que seria el guía de la expedición.Ese fue el dia en el que realmente comenzó la expedición en busca de las siete ciudades de Cíbola.

Coronado marcho por la costa, y en junio entro en Arizona, en pleno territorio apache. Fueron enviados varios destacamentos para explorar la zona. A finales de junio, Coronado llego al valle de los corazones (llamado así por Cabeza de Vaca debido a que los nativos le ofrecieron corazones de animales como alimento).Allí Coronado fundo el pueblo de san Jerónimo de los Corazones.


Un destacamento se encontró con el grupo de Melchor Diaz, que había sido enviado al norte el año anterior para tratar de confirmar las informaciones de Marcos de Niza.

Melchor Díaz informo que no había podido llegar a Cíbola debido a las inclemencias metereologicas.Confirmo el descubrimiento de cibola, pero no puedo confirmar la existencia de oro en las siete ciudades. 

Coronado empezaba a tener dudas, así que decidió marchar en cabeza con un pequeño grupo de 80 jinetes, 30 soldados de infantería y algunos aliados nativos, para intentar averiguar donde estaba realmente Cibola.Dejando atrás el grueso de la tropa y el ganado, que viajaban mas despacio, se encaminaron hacia el norte, hacia terra incognita, guiados por marcos de Niza a lo largo de la ruta utilizada el año anterior.

La tropa marcho unos días por la ribera del rio san pedro, en el sur de Arizona, hasta llegar a un lugar llamado Chichiticale (“casa roja” en idioma azteca), donde se monto un campamento.

Desde allí salieron en dirección a cibola, atravesanddo el desierto y llegando a la primera ciudad de cíbola el 7 de julio de 1540.Hoy ese lugar es la ciudad de Zuni, en nuevo Méjico.

Esta era la ciudad hoy llamada Hawikuh, hoy en día unas ruinas en la reserva india de los zuni.
 Ciudad de Zuni.

La tribu de los zuni trato de defender el pueblo, y se produjo una batalla. Alrededor de 300 indios armados con lanzas, escudos y arcos se enfrentaron a la caballería española.

 Media docena de indios murieron, con varios españoles heridos y tres caballos muertos. Los indígenas huyeron a su fortaleza en Thunder Mountains, y los soldados de Coronado ocuparon la ciudad, pero fue una victoria pírrica. No había oro ni joyas, y los soldados culparon a Marcos de Niza, a pesar de que el informe del fraile nunca había asegurado la existencia de oro.

El resto del ejército se encontró con la vanguardia unos pocos días después.

Con la esperanza de encontrar alguna riqueza que hiciera exitosa la expedición, Coronado envió patrullas, que descubrieron los pueblos hopi del norte de Arizona (tampoco había oro allí) y el gran cañón del colorado. Melchor Díaz fue enviado al norte, para encontrarse con una expedición naval comandada por Hernando de Alarcon, que debía remontar el rio colorado y que transportaba suministros indispensables para continuar la expedición.

Pero Melchor Díaz no pudo encontrar la flota, había llegado tarde. Coronado debía decidir qué hacer a continuación.

Coronado decidió trasladarse a Tiguex (cerca de Alburquerque), para pasar el invierno. Aprovecho el invierno para subyugar a las tribus indias de las riveras del rio grande. En esta zona,Coronado escuchó historias y rumores sobre la existencia de otra gran y prospera ciudad, a la que llamaban Quivira,al noreste de su posición.

El 23 de abril de 1541,coronado salió de Tiguex y se dirigió a sicuye,un pueblo fortificado habitado por los indios pecos situado a cinco días de marcha. Saliendo de Sicuye,se dirigieron al este a través del centro de Nuevo Mexico,por el llamado llano estacado,en Texas.



En este punto, Coronado hizo lo mismo que había hecho el año anterior. Cogió un pequeño contingente y se dirigió hacia Quivira,al norte, enviando el grueso del ejército a Tiguex. Coronado empezaba a sospechar que en Quivira tampoco habría oro.

La columna de coronado se dirigió al norte y en julio llegaron a la provincia de quivira, ya en Kansas. A pesar de que Quivira era un importante centro comercial para los indios, para la percepción de los españoles no era más que un grupo de aldeanos pobres que vivían en chozas de barro. Coronado permaneció 25 días en Quivira,y decidió regresar a Sicuye a finales de agosto de 1541.

Coronado llego a rio Grande el 2 de octubre.En algún momento de diciembre se cayó del caballo, hiriéndose la cabeza. Esta lesión tomo tiempo para curar. Durante enero de 1542,convaleciente en Alburquerque,coronado decidió regresar a México con las manos vacías.Y  volver significaba regresar en bancarota.Algunos de los soldados trataron de convencer a Coronado que debían permanecer allí, buscando depósitos minerales que pudieran ser trabajados por mano de obra nativa. Pero no pudieron convencer a Coronado, que emprendió el regreso a mexico en la primavera de 1542.

De camino a casa, cerca de las ruinas de Chichiticale,se encontró con tropas de refuerzo. Muchos soldados querían ir al norte, una vuelta gloriosa a Cibola,pero Coronado se negó.

 Todos regresaron a mexico,aunque muchos soldados desertaron e intentaron buscar Cibola por su cuenta, en vez de volver a México con las manos vacías.


La expedición de Coronado es una gran paradoja de la historia y una lección de cómo no aprovechar un descubrimiento.

Se llevo a cabo una asombrosa expedición del centro de norte america,varias generaciones antes de que llegaran los peregrinos británicos del Mayflower.

Pero la idea de “riqueza” en aquel momento era simplemente “oro y joyas”, se trataba de enriquecerse rápidamente, en vez de crear grandes asentamientos agrícolas o explotaciones mineras en montañas riquísimas en minerales en todas las zonas por las que pasaron Coronado y los suyos.

Quizás fueron los primero exponentes del “sueño americano” : tratar de hacerse ricos rápidamente, sin ningún tipo de inversión a largo plazo.

Cíbola no era de oro, quizás pudo serlo con un poco de visión  a largo plazo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario