jueves, 5 de junio de 2014

122 d.c.: El muro de Adriano (2ª parte )





  Aunque se podría considerar el muro de Adriano como un límite “legal”, como el símbolo de la máxima extensión del imperio romano, sin duda su función principal era intentar asegurar el norte de la provincia contra las incursiones de las belicosas tribus escocesas.


  La construcción del muro comenzó inmediatamente después a la partida del emperador de la provincia. La primera parte consistió en levantar un muro de piedra, de 10 pes de ancho (1 pes = 30 cm, aprox.), desde Newcastle en el este, hasta el rio Irthing, unas 45 millas romanas (65 kilometros, aprox.).Desde este rio hasta la costa oeste, a la altura del fiordo de Solwey, el muro debería ser completado con un terraplén de tierra y madera de 6 metros de ancho en su base.


  No era una barrera demasiado impresionante, asi que se decidió colocar puestos de guardia cada 1500 metros. Cada puesto de guardia disponía de barracas para albergar a los soldados, con una capacidad máxima de 16 soldados.

 Representacion de un puesto de guardia.


  Estos puestos de guardia podrían considerarse como un punto de salida rápida para que una pequeña fuerza romana accediera rápidamente al norte del muro en caso de necesidad apremiante, sin perder tiempo esperando la llegada de refuerzos.


  Y dos torres de piedra,se colocaban cada par de puestos de guardia,a intervalos regulares.

  Las torres servían como punto de observación y un medio de acceso a la pasarela que recorría el muro. También podrían haber servido como estaciones transmisoras de señales en algunos lugares donde la visibilidad era escasa debido a los desniveles del terreno.


  Parece que se opto por construir primero los puestos de guardia y las torres de vigilancia, y una vez construidos, unirlos todos con el muro.


  Pero este plan originario tuvo que modificarse para incluir una serie de fortalezas a lo largo de la línea del muro, ya que durante las primeras fases de la construcción, los romanos encontraron una dura oposición por parte de las tribus escocesas, lo que obligo a una fuerte presencia militar en la zona para actuar de inmediato, en vez de tener que esperar a la llegada de las tropas desde los campamentos situados al sur.


El mejor conservado de estos fuertes en la actualidad es el de Vercovicium (actual Housesteads) 

 Vercovicium.


  El fuerte, de dos hectáreas y media de extensión, está colocado con su eje longitudinal a lo largo de la línea del muro.Seguramente,al estar construido sobre una colina, con esa colocación se trato de evitar una excesiva pendiente dentro del fuerte.


  Solo tenía una puerta de paso al norte, al contrario de otros fuertes construidos en el muro, que tenían varias puertas debido a que albergaban en su interior unidades de caballeria.Asi,en caso de urgencia militar,infanteria y caballería salían por puertas distintas, sin obstaculizarse unos a otros, permitiendo un despliegue más rápido.

  Hasta el siglo II no se sabe que unidad romana ocupaba el fuerte, a partir de entonces se sabe que fue la base de la primera cohorte Turingia, una unidad de infantería auxiliar que contaba con el apoyo de varios centenares de irregulares de la zona.


  La fortaleza cuenta con todas las “comodidades“ que una unidad militar romana solía tener cuando estaba en las fronteras del imperio.


  Un edificio exclusivamente dedicado a letrinas, con una capacidad de 12 personas a la vez.Los canales para el drenaje, que discurrían por debajo de la ahora desaparecida madera utilizada como asiento, se limpiaban de residuos con agua procedente de unos depósitos de piedra situados al lado del edificio, que a su vez recogían el agua de la lluvia. Las aguas residuales se expulsaban al sur de la fortaleza, aprovechando a la perfeccion la pendiente  existente dentro del fuerte.

Edificio de las letrinas. arriba  a la izquierda se puede observar el deposito de agua limpia.



  Al sur del fuerte fue surgiendo poco a poco un pequeño pueblo, llamado Vicus, de aproximadamente la misma extensión que la fortaleza. Aparte de los familiares y seguidores habituales de las tropas (buhoneros, artesanos prostitutas, etc), había ciudadanos originarios de la zona, que proporcionaban todo tipo de servicios a la guarnicion, incluso comerciando con las tribus del norte del muro para conseguir productos difíciles de conseguir para los soldados.


  Otro de los fuertes mejor conservados en la actualidad es Cilurnum (actual Chester), un típico fuerte para uso de la caballeria, situado junto a la ribera norte del rio Tyne.

 Cilurnum.


  Como podemos ver en el plano, disponía de tres salidas  que daban al norte del muro. Como unidad de infantería, el fuerte fue ocupado a partir del  siglo II por la cohorte I Delmatarum, de origen dálmata (actual Croacia, aprox.).A partir de comienzos del siglo III se convirtió en la base de la Alae II Asturum, 500 soldados  originarios de la tribu de los astures, en el norte de Hispania. 

  Entre la orilla del rio y el muro este del fuerte se pueden apreciar los restos de una terma, que contienen las típicas habitaciones que servían para pasar de un ambiente y un agua frio a otro caliente, y viceversa. También se puede apreciar una letrina similar a la que se encuentra en Vercovicium, aunque de menor tamaño y sin depósitos de agua aledaños, ya que la cercanía del rio los hacía innecesarios.

 Termas de Cilurnum.

 
  Ambos fuertes disponían de un pequeño hospital (valetudinarium), un lujo para una guarnición pequeña como la que solía guarecer los fuertes de la frontera.


  El hospital estaba a cargo del valetudinarii optio,encargado principalmente del uso de las instalaciones, aunque en ocasiones debía decidir si un herido debía dejar su sitio en el hospital a otro, ya fuera porque sus heridas eran menos graves o estaba a punto de morir.

  En un escalón inmediatamente inferior se encontraban los medici y sus asistentes, medici ordinarii, una especie de auxiliar de enfermería.


  En la parte más baja de la pirámide medica del ejercito romano se ncontraba el capsarii (de capsa, una bolsa donde guardaban las vendas  y otros útiles) encargado de los primeros auxilios en el campo de batalla.

 Ruinas del valetudinarium de Vercovicium.


( Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario