jueves, 6 de abril de 2017

Blitzkrieg : Tanques para el Imperio del Sol Naciente.( 2ª parte )




     Cartel de reclutamiento para la Escuela de tanques del ejercito imperial japones.

Viene de aquí:


  Aunque Japón comenzó su experiencia con la guerra acorazada más tarde que los países occidentales (Francia, Gran Bretaña, etc), la situación cambio con la guerra en Manchuria.


  El 17 de diciembre de 1931, la 1ª compañía de tanques japonesa (una unidad creada temporalmente ,compuesta de Renault F-17 y NC-27 procedentes de los dos batallones acorazados de Kurume y Chiba) tuvo su bautismo de fuego en Manchuria.


  Encabezada por uno de los más prometedores comandantes de tanques del ejercito nipón, el capitán Shunkichi Hyakutake, de 34 años de edad, la compañía apenas encontró resistencia mientras circulaba lentamente detrás de la infantería.


  La incursión japonesa sobre la ciudad de Harbin duro solamente 17 horas, y finalizó con la huida de  las tropas chinas,basicamente  inexpertos milicianos  al servicio de los nobles locales,mal armados y peor motivados.


  Menos de un mes despues, mientras las manifestaciones y los disturbios anti-japoneses se desarrollaban por las más grandes ciudades chinas (sobre todo en Shanghái), el ejército japonés envió otra compañía de tanques, esta vez dotada de los nuevos tanques Tipo 89 I Go para reforzar  las tropas de la infantería  de marina japonesas rodeadas en Shanghái.

 Llegada de los carros Tipo 89 I-Go a Shanghai.


  La 2ª compañía de tanques, liderada por el capitán Isao Shigemi,apenas podía maniobrar por las estrechas calles de Shangai, y los vehículos eran fácilmente detenidos por la infantería china con el apoyo de algunos vetustos cañones ,reliquia de la guerra de los boxers.


  Pero la pobre actuación de la nueva fuerza acorazada japonesa en la crisis de Manchuria no se debía a vehículos poco probados o mandos poco entrenados, sino a la táctica utilizada.


  El periodo posterior a la 1ª guerra mundial se había visto plagado de teorías  e hipótesis sobre cómo debía ser utilizado el carro de  combate en los campos de batalla, aunque no había habido demasiadas oportunidades para probar dichas teorías.


  A principios de la década de los 30, los teóricos militares sobre la guerra blindada se habían dividido en dos escuelas de pensamiento principales; 


- La escuela britanica, que optaba por una fuerza acorazada como un arma independiente, un núcleo mecanizado y acorazado como columna vertebral de un pequeño ejército muy móvil.


- La escuela francesa, que insistía en mantener el estilo de combate de la 1ª guerra mundial, usando el carro de  combate como apoyo de la infantería. En vez de utilizar núcleos de fuerzas mecanizadas y acorazadas, la escuela francesa ( menos el general De Gaulle )  optaba por dispersar los vehículos entre las unidades de infantería.


  Siendo Japón uno  de los principales importadores de carros de combate franceses, parecía lógico que las fuerzas armadas japonesas adoptaran el modo de pensamiento francés  sobre el uso de las fuerzas acorazadas.


  Pero, el 21 de febrero de 1933, mientras Japón consolidaba su posición en la Manchuria ocupada y se internaba en China, el ejercito japonés desató una gran ofensiva en Rehe, para intentar capturar la provincia de Mongolia inferior, justo al norte de Beijing.


  El teniente general Yoshikazu Nishi, al mando de  la 8ª división del ejercito imperial  nipon,pensaba que ademas de su infanteria, iban a ser necesarios otros medios para cumplir su objetivo principal, desmantelar al ejercito chino antes que fuera capaz de  establecer una fuerte línea defensiva. Nishi tenia a  su disposición  la ya veterana 1ª compañía de tanques, compuesta de 11 tanques tipo 89 I-Go y un centenar de camiones y automóviles  blindados tipo 93,extraidos del cuerpo automovilístico del ejercito Kwantung.

 Automovil blindado Tipo 93.


  El 1 de marzo, el mayor general Tadashi Kawahara, al mando de una fuerza combinada (grupo de batalla Kawahara, consistente en la 1ª compañía de tanques, una batería de artillera de montaña, una compañía de ingenieros, un escuadrón de comunicaciones por radio y dos batallones de infantería) rompieron la línea defensiva china y avanzaron rápidamente sobre Changde, la capital provincial en donde se encontraba el grueso de las tropas chinas.


  Los vehículos del grupo de batalla Kawahara corrieron por la carretera Jinzhou-Chaoyang sin ninguna oposición, superando con su velocidad a las tropas chinas que trataban de retirarse para llegar a Chengde.La estrategia defensiva china se vino abajo, y sus tropas abandonaron definitivamente Chengde el 5 de marzo. La ciudad fue ocupada sin lucha por la 1ª compañía de tanques, que había recorrido  más de 300 kilómetros por territorio enemigo en solo cuatro días.

 Tanques Tipo 89 I-Go y tanquetas Tipo 94 Te-ke transitando por una poblacion china.


  La idea del teniente general Nishi de combinar  la fuerza de varias armas en apoyo de los vehículos blindados había sido todo un éxito. Nadie lo sabía por entonces pero allí, en las amplias llanuras de Mongolia inferior, una fuerza mecanizada apoyada por contingentes de infantería y artillería había derrotado ampliamente a las muy superiores numericamente fuerzas chinas, compuestas casi exclusivamente por infantería tradicional. Había nacido la blitzkrieg.


  A partir de la rutilante victoria en Rehe, los oficiales mas pro-carro de combate pasaron a tener mucha más influencia en las decisiones  del estado mayor nipón, presionando para formar unidades blindadas y mecanizadas.


  En marzo de 1934, su presión y su insistencia tuvieron exito: Se decidió la formación de la 1ª brigada mixta independiente,formada por dos batallones de tanques, un regimiento de infanteria, un batallon de  artillería y una compañía de ingenieros.


  Fue la primera formación operativa de armas combinadas del ejercito imperial, y sirvió como ejemplo para la formación de unidades similares para las potencias occidentales.


  Cuando estalló la segunda guerra chino-japonesa  en 1937, Japón envió de inmediato a la brigada mixta a la provincia de Chahar, en el norte   de China, como parte del ejercito expedicionario japonés  al mando del general Hideki Tojo (más tarde, primer ministro de Japón y notorio criminal de guerra).


  La operación fue un autentica desastre. Al contrario que Nishi, Tojo era un incansable defensor de la tradición de la infantería, y no tenía ninguna intención de experimentar con otros métodos basados en la utilizacion del carro de  combate.

 Teniente general Yoshikazu Nishi.

                                                   General Hideki Tojo.


  Ignorando las repetidas protestas del comandante de la brigada mixta independiente, general de división Koji Sakai,Tojo decidió usar los tanques de la brigada y sus dos batallones de infantería para reforzar otras unidades de infantería del ejercito expedicionario,anulando así por completo el efecto de una formación blindada concentrada.


  Durante la campaña, a menudo Sakai quedaba solamente al mando de una compañia de ingenieros, ya que sus otras unidades eran utilizadas por Tojo para otras funciones para las que no habían sido formadas.


  La situación  y la desesperacion de  Sakai llevó a este a un asombroso acto, imposible de creer en un soldado educado en el estricto código del Bushido, basado en el respeto y la cortesía a los oficiales superiores; en una reunión con sus compañeros de la academia del ejercito imperial japonés,Sakai insultó públicamente  a Tojo llamándole estúpido idiota.


  Para empeorar la situación,la mayoría de los oficiales de infantería del ejército expedicionario japonés en China no sabían utilizar eficazmente los vehículos que recibían como apoyo.


  Tras un análisis de los oficiales de la  Escuela de Tanques de Chiba tras la operacion Chahar y la ofensiva japonesa sobre la provincia china de Shanxi, quedó claro que las unidades de tanques de la 1ª brigada mixta independiente habían tenido un comportamiento muy pobre, con insuficiente preparación en condiciones de terreno húmedo o embarrado, y que no habían utilizado convenientemente la artillería o los equipos de radio de los que disponían, cayendo con frecuencia en una funesta descoordinación.

              Carrista japones tratando de quitar el barro de un tanque Tipo 89 I-Go.

 (Continuara )

No hay comentarios:

Publicar un comentario