lunes, 31 de julio de 2017

1798: Napoleón ,la campaña de Egipto (6ª parte )






Viene de aquí:

  Nelson había recibido la noticia de la llegada de la flota francesa a Egipto a finales de julio de 1798, cuando navegaba entre Sicilia y Creta en busca de suministros.Desde Creta, y tras llenar las bodegas de sus buques, volvió a Alejandría a toda vela. Nelson sabía que si privaba de su flota al ejército expedicionario francés, perderían todo contacto con la metrópoli, y la idea de Bonaparte de convertir oriente medio en el oriente revolucionario francés para después marchar hacia la India fracasaría por completo.

  Los vigilantes costeros franceses divisaron a  la flota inglesa  en la tarde del 1 de agosto. El comandante de la flota francesa, almirante Brueys D´Aigalliers decidió no levar anclas para no combatir en mar abierto.

 Almirante Brueys.

  El almirante Brueys decidió desplegar sus 13 barcos en línea, en paralelo a la costa a babor, su flanco izquierdo, a apenas un kilometro, de modo que cada barco ingles  a la ofensiva debería navegar al costado de 13 buques franceses. También ordenó echar el ancla, para mantener sus barcos totalmente  inmóviles, lo que sin duda favorecería la tarea de apuntar correctamente.Colocó sus cuatro fragatas ( de menor calado y mayor maniobrabilidad ) a babor de la linea principal,en una funcion de reserva,con la mision de acudir a donde fuera mas necesario.



  Además, Brueys destinó varias de sus mejores dotaciones artilleras a tierra, para colaborar con las baterías de cañones de campaña desplegadas en la isla de Abukir y el castillo, para asistir con su fuego a los buques de la flota francesa.

  Con su flanco izquierdo cubierto, con apoyo artillero desde tierra, la posicion de  la flota francesa parecía estar en una buena posición para lidiar con la flota de Nelson.Cuando hubo terminado con los preparativos, eran ya las 5 de la tarde y el anochecer estaba cerca. Los ingleses no se atreverían a atacar de noche.

  Pero lo que el almirante Brueys no tuvo en cuenta fue la extraordinaria capacidad de improvisacion táctica de Nelson, que algunos  incluso podrían denominar "suicidio táctico".

  El día de la batalla, el almirante Nelson tenía solamente 40 años, y ya se había dejado el ojo derecho en Italia y el brazo derecho en Tenerife: ambicioso, egocéntrico y vanidoso, tenía un odio patológico para todo lo francés, y el convencimiento de que siempre iba a tener a Dios de su lado.

  Pero tenia mucho talento para la guerra naval, valiente y agresivo en sus tácticas, y en lugar de ejecutar una maniobra estándar de aproximación  a la flota francesa,decidio centrarse en uno de los extremos  de la linea francesa,concretamente,al norte.


  Nelson no disponía de ninguna carta náutica confiable de cómo era en realidad la Bahía de Abukir, si el fondo era arenoso o  rocoso, etc, y decidió consultar el asunto con el capitán Samuel Hood, comandante del navío Zealous, que conocía la zona.

  Hood aseguró a Nelson que la profundidad del agua entre la costa y la línea francesa era suficiente para que sus barcos pudieran maniobrar minimamente.Nelson encargó a Hood la tarea de encabezar el ataque.

  A las seis y media de la tarde, justo cuando el sol empezaba a ocultarse por el horizonte, cuando menos lo esperaban los franceses,Nelson envió a los mejores barcos de su flota al extremo norte de la línea francesa, donde había un hueco para penetrar por allí.Muy pronto, ocho poderosos barcos ingleses cañoneaban por ambos flancos a cinco buques franceses.


  El líder de los buques ingleses, el Zealous del capitán Hood solo necesito 5 descargas de sus cañones de babor para desarbolar por completo al Guerrier,que ocupaba la vanguardia de la linea francesa.

  A las 9 de la tarde, los buques británicos Swiftsure y Alexander comenzaron cañonear el buque insignia de la flota francesa de Oriente, el Orient.Pronto, el orgullo de la armada francesa estaba en llamas.Para entonces, el almirante Brueys ya había muerto, tras recibir el impacto de metralla en la frente apenas una hora antes. Rechazando ser trasladado a la enfermería del barco, Brueys declaró que deseaba morir combatiendo en el alcázar de su barco.


  El incendio en el Orient no pudo ser controlado, y de la cubierta pasó a las velas y los aparejos. Los buques cercanos al Orient, sabiendo lo que iba a ocurrir, se alejaron rapidamente,debilitando aun mas la formacion.A las 10, el vice almirante Ganteaume, viendo que era imposible salvar el Orient, ordenó la evacuación del barco.15 minutos después, el buque de línea más grande de Europa estalló cuando el fuego llegó a la santabárbara, lanzando gran cantidad de restos (humanos y materiales) a una gran distancia.

 Explosion del buque insignia frances Orient.

  El sonido de la explosión llego a oírse en Alejandria, pero eso no detuvo la batalla, que continuó de la misma manera, con dos o más buques británico cañoneado por ambos flancos a cada navío francés. Uno tras otro, los buques franceses,practicamente todos desarbolados, estallaban en llamas, o se hundían lentamente, mientras alguno aun con capacidades marineras lograba escapar de la destrucción, dirigiéndose directamente hacia  tierra, para embarrancar el barco y asi poder salvar a la tripulacion.


  Algunos buques franceses lograron escapar sin sufrir excesivos daños, como el Justice, Genereux, Diane y Guillaume Tell, en el que se encontraba el sucesor del almirante Brueys, el contralmirante Pierre de Villeneuve, nuevo jefe de lo que quedaba de la flota francesa en el Mediterráneo oriental.

  Aunque no pudieron escapar durante mucho tiempo a la persecución de la flota de Nelson, ya que el Genereux y el Guillaume Tell fueron hundidos entre febrero y marzo de 1799, y el Diane y Justice fueron capturados dos años después de la batalla en el Nilo.

  Los buques de la flota británica sufrieron pocos daños en general, aunque el Bellerophon perdió sus tres mástiles y el Majestic su mástil principal. Ningún otro buque británico perdió algún mástil,aunque prácticamente todos tenían daños de escasa importancia. Unos pocos buques (Bellerophon,Majestic y Vanguard) habían sufrido daño en el casco.

  La flota británica sufrió la pérdida de 218 hombres, mientras 678 marineros fueron heridos,entre ellos el propio Nelson, que recibió el impacto de una gruesa astilla en la frente, una herida que parecía leve pero más tarde fue la causa de fuertes dolores de cabeza y un comportamiento un tanto errático del almirante ingles.

 Tras vendar su herida,Nelson volvio a  cubierta a observar como ardia el Orient.

  Los buques franceses que habían llevado el peso del combate, la vanguardia y el centro, habían sufrido severos daños. Cinco de ellos habían perdido sus tres mástiles, y sus cascos habían sufrido tal cantidad de impactos directos que apenas podían mantenerse a flote. Otros dos buques habían logrado finalizar la batalla con un solo mástil, aunque sus cascos estaban absolutamente agujereados. Las perdidas francesas no se conocen con certeza, pero se estiman en aproximadamente 1.700 muertos, 1.500 heridos y 2.500 prisioneros. El almirante Brueys y cuatro de sus capitanes de barco estaban entre los muertos.

  La batalla del Nilo (también llamada la batalla de la bahía de Abukir) significó una de las mas grandes victorias navales de Gran Bretaña, y la mayor del siglo XVIII.

  Sin contar los cañones del navío Culloden,que  no había podido llegar a tiempo al lugar de la batalla,la flota de Nelson era inferior, tanto en tonelaje total como en número de cañones  ,a la flota de Brueys.Nelson,con 14 buques y un total de 1.012 cañones, contra los 13 buques y 4 fragatas de la flota francesa, que totalizaba 1026 cañones en sus navíos, mas 152 cañones en sus 4 fragatas y una batería de 24 cañones en la costa.Ademas,los cañones de los buques franceses tenían mayor calibre y un alcance superior.

  El mayor navío de Nelson era el Franklin, que desplazaba 2.257 toneladas, contra el mayor buque francés, el imponente Tennant de 2.281 toneladas. El siguiente buque británico en tamaño, el Minotaur, desplazaba 1.718 toneladas, contra el segundo  buque francés, Spartiate, de 1.950 toneladas.

  Mas allá de las cifras, lo cierto es que la determinación y la tactica casi suicida ideada por Nelson arruinó los planes de Napoleón de conquistar Oriente Medio  y convertir el mar Mediterráneo en un lago francés.

 "Extirpando las plagas de Egipto,destruccion de los cocodrilos revolucionarios,o como el heroe ingles limpió la desembocadura del Nilo "

(Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario