jueves, 6 de julio de 2017

860 : Vikingos ; hacia el este (2ª parte )




Viene de aquí:

  El 18 de junio del año 860, una potente flota de más de 200 barcos anclaba en el Bosforo, frente a Constantinopla.

  Las palabras del sermon de Potios  , patriarca de la ciudad de Constantinopla, recuerdan mucho a aquellas palabras de los Anales de san Bertin, cuando monjes britanicos se hacian eco de lo ocurrido en la abadía de Lindisfarne en el año 793,la primera y sangrienta aparicion de los vikingos en Europa occidental :

  "Una tribu salvaje, llegada desde el mas lejano norte en una cantidad desconocida, una horda indisciplinada cuyo viaje desde los límites del mundo conocido había consistido en tomar incontables reinos, a través de interminables ríos y mares sin puertos"

  Hombres, mujeres, niños, ancianos, vacas,incluso gallinas, el desembarco de los vikingos de Kiev liderados por Askold y Dyr no respetó ninguna vida en su camino hacia las riquezas de Constantinopla.


 El patriarca Potios pensaba, al  igual que otros muchos líderes de la iglesia, que los ataques vikingos eran un castigo infligido a los cristianos por su dios, enfadado con ellos por su moral relajada y su comportamiento depravado.

  La Cronica Primaria Rusa trata el asunto más prosaicamente y menos espiritualmente. Dice que la masacre de cristianos en Constantinopla solo se vio interrumpida por la llegada de una gran tormenta, que rompió las amarras de muchos de los barcos vikingos anclados, y que los envió a la costa,donde se estrellaron contra las rocas, siendo los supervivientes  masacrados por los campesinos bizantinos.

 ( Parece que el emperador Miguel no se encontaba en la ciudad en el momento del ataque vikingo, y cuando pudo entrar en ella su primera acción fue reunirse con el patriarca Potios en la iglesia de Santa Maria de la Blanquerna y rezar toda la noche. Después, a la mañana, habían humedecido el manto y la túnica de la  virgen en el mar en calma, y había sido entonces cuando había surgido la tormenta que había destruido la flota vikinga).


(pag.70)

  Rurik, el señor de Novgorod, murió en 879, y el reino pasó a manos de su hijo Ingvar (Igor), ayudado en las tareas de gobierno por el regente Oleg (posiblemente un cuñado de Rurik).

 Principe Oleg de Novgorod.

  Su prioridad fue extender los dominios del reino de los rus, y en el año 882 Oleg de Novgorod atacaba Kiev.Askold y Dyr morían en batalla, y Oleg de Nóvgorod se convertía en rey del primer reino eslavo rus.

  Oleg, y después Igor, pusieron especial interés en asegurar la importante ruta comercial que discurría por el rio Dniéper y llegaba hasta Constantinopla. Para ello, tras unificar su reino, pasando la capital de Nóvgorod a Kiev, lanzaron una serie de campañas contra las diferentes tribus eslavas que controlaban diferentes partes del rio.

  Esas tribus eslavas (radimichi, severjanes, etc) habían sido dependientes de tribus turcomanas seminomadas, los jazaros, el otro gran poder de la región más allá del imperio bizantino. Desde mediados del siglo VIII,los jazaros habían dominado la región situada entre el mar Negro y el mar Caspio, y tenían beneficiosas relaciones comerciales tanto con el mundo islámico como con las naciones y reinos  del norte y el oeste de Europa,cosechando jugosos tributos por el paso de ingentes cantidades de mercancías por sus dominios.


  Esos tributos eran absolutamente necesarios para colocar al nuevo reino eslavo del rus como una potencia hegemónica en el sureste de Europa.Y el primer paso era dominar la ruta del Dniéper.

  En el año 885, Oleg conseguía asegurar por completo la ruta del Dniéper para los mercaderes y comerciantes rus proveniente de Kiev, que en Constantinopla vendían sus mercancías con total seguridad y a un alto beneficio.

  Alrededor del año 890, Oleg tuvo que enfrentarse a un nuevo poder que surgía de las llanuras del norte del mar Negro, entre el Volga y el Don, aprox.,unas tribus semi-nomadas que se vieron empujados hacia el oeste por los pechenegos, instalándose en los territorios que hoy serian Eslovaquia y Hungría.

  Eran las tribus magiares, y en su expansión hacia el noreste llegaron a poner Kiev bajo asedio en el 898, contando con el apoyo bajo cuerda del emperador bizantino León VI, que deseaba detener la expansión rus hacia el oeste pero no quería enfrentarse en guerra abierta.

  Los magiares aprovecharon la momentánea indecisión  de los lideres de Kiev y expulsaron de sus tierras a los valacos (Valaquia, actual sur de Rumania y norte de Serbia).Después atacaron a  los tracios y macedonios, llegando hasta Salonika,y después marcharon hacia el oeste, arrasando a moravos y checos.


  
   Molestos por la ayuda del emperador León a las tribus magiares, los vikingos de Kiev marcharon de nuevo hacia Constantinopla en el año 907,una flota de invasión compuesta de 2.000 barcos con guerreros varegos, chudos, eslavos, croatas, kriviches, radomichios, polianios, drevlianos, etc,una coalición de pueblos y tribus que indica que la intención del rey Oleg no era solo dar una lección a los bizantinos por su ayuda a los magiares, sino tratar de dañar severamente  la capital del  imperio romano de oriente.

  Los bizantinos habían cerrado la entrada al estrecho del Bósforo con enormes cadenas, y habían completado las obras de fortificacion de la ciudad.Oleg se vio obligado a desembarcar a sus tropas al norte de Constantinopla, y ordenó que todos los buques fueran arrastrados al interior de la playa, para que ninguna tormenta pudiera volver a destrozarlos.

 Constantinopla siglo X.aprox.

  Incapaz de tomar la ciudad tras varios intentos de asalto, las tropas de Oleg se dedicaron  al saqueo de los arrabales,incendiando granjas, palacios e iglesias y asesinando a todo griego que no hubiera podido huir.

  Tras varias semanas de asedio, Oleg tuvo una brillante idea: colocarle ruedas a sus barcos.Asi, pudo atravesar el istmo campo a  través, y presentarse con todo su ejercito frente a la parte más débil de la muralla de Constantinopla.

 Los barcos con ruedas de Oleg,segun un codice griego del siglo XI.

  Los bizantinos se aterrorizaron, y enviaron mensajeros a parlamentar con Oleg, suplicándole que no destruyera la ciudad y ofreciéndole pagar un enorme tributo si respetaba las vidas y las haciendas de los habitantes de Constantinopla.

  Los términos del tratado de paz y de comercio entre Bizancio y el nuevo estado rus de Kiev aparecen con bastante detalle en la Crónica Primaria de Rusia:


(pag. 76 y siguientes)

  El tratado muestra elaboradas reglas para el aprovisionamiento, la manutención y las prácticas comerciales con las que los mercaderes vikingos se iban a encontrar cuando comerciaran con Bizancio. Se aseguraba a los vikingos rus que cualquier esclavo huido que llegara a territorio bizantino les sería devuelto, y se describían las ventajas que cualquier guerrero rus tendría en caso de querer ingresar como mercenario al servicio del emperador de Bizancio.

  Esa es la primera referencia de lo que más tarde será conocida como guardia varenga, una fuerza militar de elite al servicio bizantino que sería la escuela de muchos líderes vikingos de las siguientes décadas.


 (Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario