lunes, 29 de octubre de 2012

Operación Antropoide : Asesinar a heydrich. El Fin.


 Entrada a la cripta de la iglesia de San Cirilo y San Metodio.

Durante 14 dias,la cripta de la iglesia había servido de refugio a los 7 paracaidistas. 

Montaban guardia permanentemente en un balcón interior, vigilando la entrada mientras el resto descansaba en la cripta, una estancia de 15 por 4 metros. Una pequeña entrada enrejada proporcionaba ventilación, y el único acceso a la cripta era una estrecha escalera por la que solo se podía bajar de uno en uno.

Debido a las detenciones, y en previsión de que alguien terminara por hablar,los paracaidistas habían decidió abandonar la iglesia el día siguiente,19 de mayo.

Pero al amanecer,Opalka y Kubis,que se encontraban de vigilancia, oyeron ruido de tropas en la calle.800 soldados de las ss habían rodeado la iglesia, no había ninguna posibilidad de escapar.

En las casas circundantes a la iglesia colocaron ametralladoras para barrer el tejado de la iglesia, por si los paracaidistas checos tenian intencion de resistir desde allí. Varios carros de combate y un pequeño cañón completaban el despliegue alemán.

A los pocos minutos de haber sido detectados por los paracaidistas,accedieron al templo el superintendente de la Gestapo Pannwitz,que había dirigido la investigación, acompañado por un intérprete y varios agentes de la Gestapo.


Los paracaidistas checos abrieron fuego. Los alemanes responden al fuego con granadas, ametralladoras y disparos de francotiradores. Al final, viéndolo todo perdido,Opalka se suicida, mientras Kubis y otro paracaidista caen gravemente heridos, siendo trasladados a un hospital, donde  mueren sin recobrar la consciencia.

 Opalka.

 Jan Kubis

Durante este primer combate, los restantes 4 paracaidistas permanecieron en la cripta.Sirviendose de altavoces,Pannwitz les conmina a la rendición, prometiendo que se les trataría como a simples prisioneros de guerra.Pero los checos contestaron con disparos.

Los alemanes encontraron cerca de la entrada de la iglesia una tapa de piedra que cubría una ventanilla de 40 por 60 centimertros.Los alemanes lanzaron una granada por la ventana, y un voluntario de las ss trato de descolgarse por allí, pero fue muerto por los disparos de los checos.

Los alemanes llevaron a la iglesia al traídor Curda, que identifico el cuerpo de Kubis, pero informo  a los alemanes que ninguno de los otros checos muertos era Gabcik.

 El traidor Curda,identificando los cuerpos.

Pannwitz sabía que la cripta era prácticamente inexpugnable, así que pensó en otros métodos para reducirlos, ya que quería atrapar a los paracaidistas con vida.

Llamo a los bomberos de Praga y les ordeno inundar la cripta pasando las mangueras por la ventana enrejada de ventilación. Pero los checos, con la ayuda de una escalera de mano, arrojaban las mangueras a la calle.

Los bomberos arrojaron bombas de gas lacrimógeno, y aprovechando un descuido de los paracaidistas, se apoderaron de la escalera.

 Bomberos bombeando  agua en la cripta.

Los bomberos ya no tenían ningún impedimento para empezar a bombear agua en la cripta, y comenzaron con la labor, a 3.000 litros por minuto. Pero los alemanes temían que los paracaidistas escaparan por las alcantarillas, así que se pusieron a buscar otra entrada a la cripta.

Junto al altar había una enorme losa, que mostraba indicios de haber sido colocada recientemente. Tras unos pocos minutos, en los que el nivel del agua en la cripta comenzó a subir con rapidez, los alemanes volaron la losa de piedra e intentaron entrar en la cripta.


Asalto tras asalto de los hombres de las ss, era rechazado por los paracaidistas checos, hasta que se dieron cuenta de que se les agotaban las municiones.

Gabcik,Svarc,Valcik y Hruby decidieron poner fin a sus vidas y se dispararon un tiro en la sien.
 Valcik.

Los alemenes,que esperaban capturar vivos a los paracaidistas, no pudieron ver cumplido su deseo y, en venganza cortaron la cabeza de los paracaidistas muertos.

 Calaveras de los paracaidistas checos.

El suicidio de los paracaidistas puso fin a la búsqueda de los autores materiales del atentado.

Pero las represalias alemanas fueron mucho más allá.

El 10 de junio, la policía alemana había rodeado un pequeño pueblo al noroeste de Praga,Lidice,donde sospechaba se encontraban los paracaidistas. Los alemanes ejecutaron a los varones y llevaron a mujeres y niños a Mathausen y Auschwitz,donde la mayoría murieron en las cámaras de gas. Los alemanes volaron las viviendas y no quedo rastro del pueblo.

 Masacre en Lidice.

Lo mismo ocurrió en el pequeño pueblo de Lezaky,en el que todos los habitantes fueron fusilados.

El 3 de septiembre de 1942 el obispo de Praga, el sacerdote de la iglesia de la calle Resslova y otros clérigos fueron condenados a muerte por dar refugio a los terroristas.

Ese mismo mes, morían fusilados, al igual que otros 252 “colaboradores” en el atentado, incluyendo las familias de todos los paracaidistas implicados en el atentado.

Karel Curda recibio un premio por su traicion de un millon de marcos,y continuo colaborando con la gestapo,que le proporciono una nueva identidad con el nombre Karl Jerhot,que le permitio esquivar a la justicia un tiempo.

Pero a principios de 1947 fue detenido,juzgado y ahorcado por el delito de traicion.

Juicio a Karel Curda,a la derecha.

La operación  Antropoide había sido un éxito, pero a un precio muy alto, excesivamente alto.

1 comentario:

  1. Muy buena historia verdadera.. la verdad no voy a poder dormir pensando en tanta matanza que hicieron estos alemanes.. innecesariamente.. cegados por el poder.

    ResponderEliminar