viernes, 31 de mayo de 2013

1683 : Jan Sobieski,salvador de Viena (6ª parte ).





 Asedio de Buda.
En marzo de 1684, en un raro gesto de unión y solidaridad, Austria, Venecia, Polonia, Lituania, Toscania, Malta y el papado formaron una nueva liga sagrada contra los otomanos. El objetivo declarado era terminar con la amenaza turca en Europa.


Dos años más tarde, en junio de 1686, un ejercito cristiano de alrededor de 80.000 hombres llego a las cercanías de Buda. Sajones, bávaros, suecos, polacos, italianos, ingleses, españoles, y 15.000 hungaros, ansiosos de recuperar su patria del dominio otomano durante 150 años. Al mando de estas tropas se encontraban los más importantes militares de la época, Carlos de Lorena, Emmanuel II de Baviera, príncipe Eugenio de Saboya, y Felix de Astorga, que comandaba el contingente español.


Buda era la mayor ciudad húngara ocupada por los otomanos, y la capital administrativa del territorio aun bajo control turco.


 Al mando de las tropas turcas de la ciudad (10.000 soldados, aprox.) se encontraba Abderramán Abdi Arnavut.


De origen albano, había nacido en 1616.Se unió al ejercito otomano como jenízaro, llegando al grado de aga (comandante) en 1667.Habia sido sucesivamente gobernador de Bagdad (1673), Egipto (1675) y Bosnia (1680), habiendo sido nombrado gobernador de Buda en 1684.

 Abderraman Abdi Arnavut.


Conocedor de la amenaza que se cernía sobre los otomanos,Abderraman se había concentrado en reforzar las defensas de Buda desde el año 1684.Sobre todo, la fortaleza instalada en lo alto de la colina, y la ciudad.La ciudad estaba bien surtida de alimentos, agua y pólvora y armas suficientes para soportar un largo asedio. Abderramán esperaba los 50.000 soldados otomanos de refuerzo que se le habían prometido.


Pero nunca llegaron.


Los turcos se defendieron bien durante 3 meses, incluso cuando a finales de julio, el polvorín otomano exploto y derrumbo 150 metros de la muralla de la ciudad.


Pero los incesantes bombardeos y los continuos asaltos consiguieron quebrar la resistencia otomana, y las tropas cristianas entraban en Buda el 2 de septiembre de 1686, con los españoles a la cabeza.

 Entrada de las tropas imperiales en Buda.


Un hecho de armas que los húngaros aun recuerdan y honran, pero aquí ni siquiera conocemos.


 Abderramán murió en primera línea de combate, al igual que la mayoría de sus hombres.


Tras la conquista, las tropas cristianas masacraron a los supervivientes musulmanes y judíos. El odio al turco estaba incrustado en las mentes de los soldados,alimentado por las historias que contaban las atrocidades que los otomanos habían cometido contra civiles cristianos.Alrededor de 3.000 turcos fueron asesinados por las tropas imperiales.


Para los otomanos, la perdida de Buda fue de una tremenda importancia psicológica. El fracaso ante las murallas de Viena había sido una gran humillación para los otomanos, pero Viena siempre había sido cristiana. Por el contrario, Buda había sido siempre considerada una ciudad musulmana, parte de Dar el islam.


Pero el golpe de gracia a la presencia otomana en Europa no se lo aplicaron los reinos del oeste cristiano.Fue un nuevo y poderoso reino cristiano: Rusia.


La conversión de Rusia al cristianismo en el 988 había sido uno de los mayores triunfos de la iglesia griega ortodoxa. Al mismo tiempo que Bizancio perdía poder frente a los turcos, los rusos habían ido ganando terreno poco a poco. Con la caída de Constantinopla y la desaparición del Imperio Romano de Oriente, Rusia se había convertido en el único portador del cristianismo ortodoxo, el heredero del imperio romano, y su máximo gobernante pasó a tomar el nombre de zar, el equivalente a cesar.

Las profecías sobre un ejército de guerreros rubios surgiendo desde el norte para expulsar a los musulmanes comenzaron a escucharse en todo el mundo cristiano.


La mayoría de todo este mundo cristiano del oeste de Europa no conocía absolutamente nada de Rusia. Siempre había pensado que los rusos eran pueblos nómadas que estaban muy lejos de lo que por entonces se conocía como civilización. El filosofo alemán Gottfried Leibniz incluso los había denominado los “turcos del norte”.


Pero a principios de la década de 1680, bajo el mando de Pedro el Grande, Rusia había comenzado a modernizarse, adaptando gustos europeos, sobre todo en la nobleza y los altos mandos del ejército ruso.

 Pedro el Grande.


La modernización iniciado por el zar Pedro convirtió a un pueblo asiático  en una nueva nación de centro europa.Con su ejército aprendiendo tacticas europeas, ahora  Rusia empezaba a moverse para tomar su porción de pastel, el imperio otomano que estaba pasando muchos apuros.


El 6 de agosto de 1696,Pedro el Grande capturo el puerto turco de Azov, en el mar negro. Por primera vez en la historia, los otomanos estuvieron de acuerdo en discutir un tratado de paz.

En octubre, representantes de ambos imperios, con la mediación de británicos y holandeses, se reunieron en Carlowitz y firmaron un tratado de paz entre rusos, otomanos y varios miembros de la liga sagrada.


El tratado de Carlowitz significo para los otomanos la perdida de toda Hungría y Transilvania, zonas que los musulmanes consideraban suyas por el  hecho de haber estado allí 150 años.


Firmar un tratado de paz fue un hecho sin precedentes para una cultura religiosa en la que la yihad,la guerra contra los “infieles”, los no creyentes en el islam, era una obligación para todos sus seguidores. Hasta entonces, ningún estado musulmán podía aceptar un acuerdo permanente con un estado no-musulman.La propia definición de la yihad impedía reconocer el derecho a existir de cualquier estado no musulmán.


En Carlowitz, el sultan, el supremo líder del mundo musulman, había violado implícitamente uno de los principales preceptos de la ley islamica, la sharia, pactando con un enemigo al que la propia ley islámica no reconocía su existencia.


El mismo tratado cambio la naturaleza del imperio otomano desde entonces. Mientras las fuerzas otomanas habían sido superiores, no habian tenido ninguna necesidad de cuestionarse su propio orden establecido.


Pero a partir de Carlowitz, los otomanos debieron reemplazar la yihad por el comercio y la diplomacia con el oeste. Y el comercio y la diplomacia fueron las vías por las que el oeste continúo su ofensiva contra el imperio otomano, que no finalizo hasta 1918, año en el que las tropas británicas entraban en Estambul.


Polish Armies 1569-1696, Richard Brzezinski

Armies of the ottoman turks 1300-1774, David Nicolle

Quarterly Journal Military History,verano 2008

Vienna 1683, Christian Europe repels the ottomans, Simon Millar.

Worlds at war, Anthony padgen

No hay comentarios:

Publicar un comentario