lunes, 1 de julio de 2013

Guerreros de las estepas : El arco compuesto (1ª parte)




 Desde los escitas de la antigua Grecia hasta los tártaros de Tamerlan, los nómadas de las estepas asiáticas dejaron una fuerte marca  que les distinguía de otras civilizaciones sedentarias, desde Germania hasta Japón.


El éxito militar y las conquistas de estos pueblos nómadas se debieron fundamentalmente al arco compuesto, un arma tan temida que influyo en la tecnología defensiva de toda Eurasia durante siglos.


Su forma de doble curva y el uso de siete materiales diferentes para su construcción colocan a este arco como una de las armas de mayor tecnología de su tiempo.


La construcción de un arco de estas características tenia diferentes variaciones, pero la base era siempre la misma.


En un arco típico, se utilizaban cinco piezas unidas: la empuñadura, dos piezas de madera  centrales  y dos "orejas", otras dos piezas que se curvaban usando vapor.


Una vez todas las piezas tomaban la forma deseada, se procedía a unirlas utilizando una mezcla de resinas y colas de origen animal (gelatina o vejiga de pescado).


Las orejas, las partes curvas de ambos extremos, se hacían a menudo con asta de ciervo o toro, y las cuerdas se obtenían de tendones de ganado vacuno, que se cortaba en tiras y se dejaba secar durante meses.


Para fortalecer aun más la estructura se utilizaban placas de hueso o cuero endurecido que se colocaban sobre dos de las partes de madera o la empuñadura.


Finalmente, se le cubría la estructutura con tiras de cuero fino, corteza de árbol o piel de serpiente.


El proceso de fabricación duraba entre seis meses y un año, ya que una vez encolados todos los elementos se debía dejar secar para su perfecto ensamblaje.


 El arco compuesto tenía unas propiedades mecánicas  superiores a un arco normal de madera. El uso de asta de toro o ciervo en los extremos y los tendones de animales le proporcionaban mayor capacidad de compresión y sobre todo, mayor elasticidad.


El arco compuesto permitía transferir a la flecha mayor cantidad de energía que un arco normal de madera, lo que le permitía disparar mas lejos, del orden de un 50% mas, llegando a los 300 metros de alcance.


Y gracias al ángulo de las orejas, se necesitaba menos fuerza para extenderlo al máximo, lo que era una ventaja muy apreciable en el campo de batalla.Menos esfuerzo al tenderlo significaba menos cansancio,y por lo tanto,mayor numero de disparos en un tiempo determinado.


 Pero no todo eran ventajas. Era poco resistente a la humedad, que afectaba al pegamento orgánico que se utilizaba para su construcción. Por eso, los guerreros de las estepas siempre llevaban  las flechas y el arco separados, el arco a la izquierda y las flechas a la derecha, cada uno guardado en un recipiente de cuero, para evitar en lo posible la humedad.


Excepto los escitas, que llevaban arco y flechas en el mismo recipiente, el gorytus.

 Gorytus escita.


Restos arqueologicos y registros escritos del siglo VIII a.c. hacen mención del uso del arco compuesto usado por los escitas y los cimerios, que atacaron el reino de Urartu y saquearon los reinos anatolios de Lidia y Frigia.


En el siglo síguiente,los mismos guerreros nómadas atacaron Asiria, Damasco, Fenicia e Israel, llegando hasta la frontera egipcia.


El profeta Jeremías hace referencia a la llegada de los nomadas y la conmocion que causaron, en Jeremias, capitulo 4,16 y siguientes:


Llegan invasores de una tierra lejana
y lanzan gritos contra las ciudades de Judá.

Al grito de la caballería y los arqueros,  
huye todo el país:
entran en las espesuras,  
suben a los peñascos,
todas las ciudades son abandonadas,  
no queda un solo habitante.


Casi al mismo tiempo, tribus nómadas del este, Xianyiin, Shanrong y Hun Shu lanzan ataques sobre China, entre el 722 y el 480 a.c.


En el 513, el rey Darío I de Persia invade las estepas pónticas de los escitas. Para hacer frente al ejército persa, los escitas unen al arco compuesto la caballería ligera.


Los escitas envían a sus mujeres e hijos a las montañas, y acosan y hostigan las líneas de aprovisionamiento persa, evitando el enfrentamiento directo.


Darío se vio obligado a retirarse y nunca conquisto Escitia.


Pero solo con el arco compuesto no se ganaban batallas, como demostró Alejandro Magno en su enfrentamiento con los nómadas saka en el 328 a.c.


La batalla tuvo lugar en la fortaleza sogdiana de Gabae, cerca del rio Jaxartes (actual Syr Darya).Alejandro desplego su caballería pesada, sus arqueros, jabalineros, falangistas e infantería ligera.


                                                     Ruinas de Gabae.


De los 5.000 nómadas saka y masegeta que intentaron romper las líneas macedonias con sus flechas, más de 1.000 quedaron muertos en el campo de batalla.


Esa fue la primera derrota de los arqueros a caballo nómadas.



( Continuara... )

No hay comentarios:

Publicar un comentario