jueves, 5 de noviembre de 2015

Gallipoli: La batalla naval del 18 de marzo de 1915.



Viene de aquí:


   El ataque principal se iba a llevar a cabo en tres fases; primera, un bombardeo desde larga distancia, con los navíos situados fuera del alcance del artillería enemiga. Una vez eliminada la amenaza de la artillería de los fuertes turcos,entrarian en acción los buques de tamaño medio, que suprimirían arsenales y concentraciones de tropas. Y la tercera fase consistiría en la retirada de las minas.


  Los aliados pensaban que la fase de la retirada de minas sería la más sencilla, ya que contaban con haber silenciado toda la artillería de los fuertes turcos. Lo que parece que ignoraban es que los campos de minas turcos estaban protegidos por baterías móviles de obuses protegidos por las colinas y los valles,perfectamente protegidos del fuego artillero plano de los buques  de la flota aliada. No importaba cuantas andanadas se dirigieran sobre ellos,las baterías de obuses turcos estaban absolutamente seguras y podían concentrar sus disparos sobre cualquier buque  que tratase de acercarse a las minas.


  A las 11:30, la flota aliada se coloco en posición. En primera linea, los navíos más modernos: HMS Queen Elizabeth, Nelson, Inflexible y Agamennon comenzaron a disparar sobre las defensas turcas desde una distancia de 13.000 metros.

  La segunda línea estaba formada por los 4 buques franceses, además del HMS Prince George y el HMS Triumph.Por detrás, la tercera línea con los acorazados Cornwallis y Canopus, 6 destructores, y la flotilla  de dragaminas.


  A las 12 horas, los 4 buques franceses se internaron en el estrecho, mientras el puente de mando de proa del  HMS Inflexible ardía con fuerza, el buque francés Gaulois había recibido un proyectil por debajo de la línea de flotación y comenzaba a escorar, y el HMS Agamennon había recibido no menos de 12 impactos sobre la cubierta.

  A las 13:45 el combate artillero se encontraba en su momento de mayor intensidad, con los barcos de la flota aliada tratando de maniobrar en el interior del estrecho. Uno de los buques franceses, el Bouvet, se acerco demasiado a la línea de minas colocada por los hombres del Tte. coronel Geehl en la bahía  de Erin Kevi.La explosión alcanzo de lleno al buque francés, que se dio la vuelta y se hundió en cuestión de minutos. Solo 71 de los 709 hombres que formaban su tripulación pudo ser rescatado con vida.


  Cuando apenas se había terminado de rescatar a los supervivientes del Bouvet, el HMS Inflexible golpeaba con otra mina. Con los motores gravemente dañados, se deslizo lentamente fuera del estrecho, llegando a la base naval británica de la isla de Tenedos a las 16:15.

  Tres minutos después, el HMS Irresistible fue golpeado por otra mina, otra vez en la bahía Eren Kevi.El HMS Ocean consiguió sacarlo de allí, remolcándolo, pero entro en aguas poco profundas, y el Irresistible encallo. Mientras la tripulación lo abandonaba, el buque recibió varios impactos de la artillería otomana, hundiendose alrededor de las 19:30.

 
HMS Irresistible ,tras recibir el impacto de una mina.
 
  Cuando el HMS Ocean intentaba retirarse fue golpeado por una mina que navegaba a la deriva. La mina golpeó en estribor, en la zona en donde se encontraban las carboneras y el timon.En cuestión de segundos, los pasillos de la sentina estaban inundados, y el timón se bloqueo hacia babor. Poco después, el buque se escoró unos 20 grados, mientras recibía fuego artillero desde las baterías costeras. Un par de destructores británicos pudo evacuar a la mayoría de la tripulación del HMS Ocean, que derivo hacia la costa, encalló y termino por hundirse  a las 22:30.

  A las 3 de la tarde la visibilidad en el estrecho era prácticamente nula desde los barcos de la flota aliada. Las nubes bajas y el espeso humo impedían que los hidroaviones de reconocimiento aliados pudieran divisar los objetivos. El almirante De Robeck, que habia sustituido en el mando al almirante Carden apenas un par de días antes, ordenó la retirada de la flota. A las 7 de la tarde, todos los buques aliados, habian salido del estrecho, excepto aquellos que tenían sus motores dañados.

  El plan para atravesar los Dardanelos por parte de la flota aliada había fracasado. A cambio del hundimiento de tres buques aliados (Bouvet, Ocean e Irresistible), y de tener otros tres seriamente dañados (Inflexible, Gaulois y Suffren), la artillería naval de la flota aliada había conseguido destruir solo uno de los grandes cañones turcos,ademas de poner fuera de combate momentáneamente otros tres cañones.Pero las operaciones de desminado no habían tenido el mas mínimo éxito. Apenas habían podido ser retiradas una docena de las cerca de 450 minas que los turcos tenían en el estrecho.

 Posicion turca alcanzada por la artilleria aliada. 
 
  Cuando las noticias del fracaso en el intento de forzar los Dardanelos llegaron a  la sede del almirantazgo británico en Londres, Churchill tomo la decisión de insistir, pero la siguiente vez sería un  ataque combinando el uso de la flota y operaciones terrestres. Era absolutamente necesario dejar fuera de combate la artillería turca de ambos lados del estrecho para asegurar un pasaje hasta el mar de Marmara.

  El problema para los aliados no eran tanto las piezas artilleras de los fuertes, que podían ser alcanzadas y después ocupadas por infantería de marina, sino los obuses móviles turcos colocados por detrás de las colinas, imposibles de alcanzar por el fuego directo de los buques aliados.

 Obus turco en Cannakale.
 
  Pero la flota no disponía de los elementos humanos necesarios para llevar a cabo la operación por si misma, no había el número suficiente de infantes de marina para tomar los fuertes, mantenerlos en su poder y destruir o al menos hacer retroceder a los obuses móviles de sus posiciones.

  Lloyd George, primer ministro britanico, intervino para tratar de acallar las reservas que algunos mandos militares tenían sobre la necesidad o no de desembarcar tropas en la península de Gallipoli. Para Lloyd George, muy preocupado por la situación de la guerra en los Balcanes, era absolutamente esencial la toma de Gallipoli y posteriormente, de Constantinopla.Estaba convencido que la toma de Gallipoli pondría al lado de la Triple Entente a los ejércitos de Grecia, Bulgaria y Rumania, más de millón y medio de soldados en total. Con esas tropas, la balanza militar en los Balcanes se inclinaría claramente de lado de los aliados y en contra de la Triple Alianza, sobre todo Austria-Hungría.

  Al tener conocimiento de la operación, el primer ministro griego, Venizelos, ofreció tres divisiones de infantería del ejercito griego para operaciones en Constantinopla.Pero los rusos se negaron (ya que querían Constantinopla para ellos solos), y también se negó el  rey Constantino I, que era claramente pro-alemán y además no había sido consultado por Venizelos.

  El embajador británico en Sofía informo que Bulgaria seguiría siendo neutral, pero pro-alemana.Informes diplomáticos desde Rumania informaban que el país también se mantendría neutral, aunque pro-aliada.Entonces,surgió un rumor que avisaba que franceses y británicos habían prometido entregar Constantinopla a Rusia.Inmediatamente,la posibilidad de una alianza Búlgaro-Rumano-Griega, que se oponían a tal entrega, opuesta a los aliados y peligrosamente cercana a las tesis y la división territorial que prometía el imperio austro-húngaro en caso de ganar la guerra, obligó a los aliados  actuar con la máxima rapidez.

  En la reunión del consejo de guerra británico del 23 de marzo, el general Kirchener puso sobre la mesa un antiguo plan del ejército griego  del año 1906 (quizás proporcionado por Venizelos) para ocupar la península de Gallipoli en base al desembarco de 150.000 soldados.


 (Continuara…)

No hay comentarios:

Publicar un comentario