jueves, 2 de marzo de 2017

1793: Toulon, La primera batalla de Napoleón (3 ª parte )



 Viene de aquí:

  Tras la toma del fuerte Eguilette, la posición de la flota hispano-británica en el puerto de Toulon se había vuelto insostenible, y el almirante Hood ordenó la retirada. Al mismo tiempo, el almirante decidió evacuar a aquellos ciudadanos de Toulon que lo deseasen, en prevision de  las represalias revolucionarias cuando tomaran la ciudad.


  Alrededor de 7.500 civiles consiguieron “pasaje” en los buques de la flota  británica, aunque fueron muchos más los que lo intentaron, pero no habia más espacio disponible. En el puerto de Toulon se vieron las típicas escenas de desesperación y pánico, con miles de civiles intentando abordar las barcas que les trasladarían a los buques del almirante Hood.

   
  Para tratar de retrasar lo inevitable, el almirante Hood ordenó al capitán William Sídney Smith tratar de destruir todos los buques franceses que fuera posible, adema de arsenales, polvorines y almacenes, para que no cayeran en manos de las tropas francesas.

   
  El día 18 de diciembre se llevó a cabo la operacion,que terminó con el hundimiento de 9 buques de línea y tres fragatas,ademas de otros 12 buques seriamente dañados. Pero uno de los objetivos, hacer volar el arsenal, fue obstaculizado por prisioneros franceses leales a la republica.


  Fue un desastre para la armada francesa revolucionia,que además de los buques perdió  los enormes almacenes repletos de madera que tenía en Toulon, imprescindibles para el mantenimiento de la flota y la construcción  de nuevos navios.Para tomar en consideración la magnitud de la perdida de los 12 buques de la flota francesa, hay que precisar que en la batalla del Nilo del año 1798,la flota francesa solo perdió 4 buques, y que en la batalla de Trafalgar, la armada francesa solo sufrió la pérdida de 3 buques y la captura de otros 18.

  
  Las tropas republicanas entraron en la ciudad la mañana del día 19 de diciembre, dando comienzo a las represalias de inmediato.Los presos de las cárceles de Toulon fueron liberados, y se unieron  a la matanza y al saqueo con entusiasmo.

  
  Bonaparte no tomó parte  en la masacre.Gracias a sus medidas y la reubicacion de las baterias, cuatro barcazas repletas de mujeres y niños habían sido hundídos a cañonazos. Quizás por eso trató de utilizar su rango y su influencia para rescatar a varias personas en peligro de ser asesinadas.De hecho, la mayoría de los oficiales del ejercito regular francés se opusieron de una u otra forma a las matanzas que llevaron a  cabo los milicianos republicanos.

  
  Pero los representantes del nuevo gobierno republicano en la zona no mostraron piedad alguna. Políticos y periodistas republicanos acostumbraban a  justificar el terror que impartían como una manera para defender la nueva republica  de los enemigos internos y externos.

  
  Los representantes republicanos en Toulon eran cinco: el vizconde de  Barras “matamos traidores a la republica y conspiradores todos los días “, Agustín Robespierre “deberíamos sacar de la ciudad a los pocos patriotas que hay en ella, y liquidar a todos los demás “, Jean François Ricord “la venganza nacional ha comenzado “, Louis Marie Stanislas Freron”los fusilamientos son constantes. Todos los oficiales de la flota han sido eliminados” y Saliccetti “la republica será vengada de la manera que se merece.El espíritu de los patriotas muertos será aplacado con la sangre  de los traidores."


  En una reunión entre los  líderes republicanos en Toulon,Freron planteó seriamente la opción de asesinar a 200 contrarrevolucionarios cada dia, hasta que Toulon quedara vacio de ellos y pudiera convertirse en la ciudad ejemplar para la revolución y la nueva republica francesa.

  Se estima que los pelotones de ejecución y la guillotina terminaron con la vida de más de 1.500 civiles en Toulon, además de los que murieron ahogados cuando trataban de huir y los que murieron  a causa de los incesantes bombardeos artilleros sobre la ciudad.

  Durante un tiempo, Toulon fue conocida con el sobrenombre de Villa Infame, hasta que oficialmente se cambio el nombre a Port-La-Montagne, siendo destruidos todos los monumentos y edificios oficiales por las turbas revolucionarias.

  Como resultado del asedio y la conquista de Toulon, Bonaparte fue ascendido al rango de brigadier general. Aunque ese cargo podria no ser suficiente  para protegerle de la furia revolucionaria, ya que durante esos años, decenas de generales y centenares de altos oficiales habían sido enviados  a la guillotina por fracasar en seguir las ordenes de los lideres de la republica. Todo iba a depender  de lo que ocurriría a continuación y como Bonaparte podía explotar políticamente su indudable éxito militar en Toulon, aunque prácticamente todo el merito había ido a parar a Dugommier, considerado el héroe del asedio , mientras Bonaparte solo había recibido una breve reseña de su hazaña en el Moniteur Universal, el órgano de expresión oficial del gobierno revolucionario francés en aquellos primeros años de la republica.


  Bonaparte iba  a tener oportunidad muy pronto para acrecentar su estatus  militar y político. En verano de 1.794, mientras se encargaba de revisar las defensas costeras de la Francia mediterránea, comenzó a elaborar un plan para expulsar a los piamonteses de sus posiciones en el norte de Italia. Francia encaraba por entonces la amenaza de una potente coalición europea (la primera coalicion de  las 7 que se formarían en los siguientes 23 años), formada por Prusia, Austria, Inglaterra, España,la republica de Holanda, el reino de Cerdeña, Piamonte, el reino de las dos Sicilias, el Sacro Imperio Romano y un numeroso grupo de pequeños estados  italianos.La mayoría de las naciones de la coalición habian decidió unirse tras la ejecución del rey Luis XVI.

  Los franceses se iban a  ver obligados a combatir en cinco frentes distintos; en el sudeste, contra Piamonte; en el sudoeste, contra España; en el norte contra Austria y Holanda, en el este contra Austria, y contra los britanicos, en cualquier lugar en donde se encontraran las flotas francesa y britanica.

  Quizás sin saberlo, los apoyos de Bonaparte en el comité de seguridad pública en Paris eran dos  de los miembros de la facción más extremista de los revolucionarios; Agustín Robespierre y Salicetti.Ambos convencieron a los otros tres miembros del directorio revolucionario para otorgar al mando del ejercito frances en Italia a Bonaparte.

  Tras resolver los graves problemas de falta de suministros y la falta de disciplina de los soldados, el general Bonaparte llevó a  sus ejército a vencer en cinco ocasiones a cinco contingentes austriacos, al ejercito de Cerdeña, y a capturar Córcega de manos británicas.

  Todos los países que formaban la primera coalición optaron por firmar la paz con Francia, excepto Gran Bretaña. Paris explo en celebraciones populares por la victoria, mientras periodistas, músicos y poetas alababan la hazaña del general corso.

  Pero en la orilla sur del rio Sena, en el palacio de Luxemburgo en donde tenía su sede el directorio revolucionario, sus cinco miembros (Barras, Reubel, Llapeaux, Neufchateau y de Douai) sospechaban que Napoleón volvía a la capital para terminar con el directorio y tomar el control de Francia.

  Pero Bonaparte no era tonto, sabía que el apoyo popular que había atesorado lo debia no solo a  sus victorias en Italia, sino a su fidelidad a la republica francesa. Y la única manera que tenía para seguir teniendo el apoyo popular (que le ponía fuera del alcance de las envidias  de sus enemigos) era intentar derrotar a los únicos enemigos que le quedaban a la nación: los británicos.

  El plan original del directorio  para obligar a Gran Bretaña a la rendicion era una invasión directa a través del Canal de la Mancha, y ya se habían iniciado los preparativos, reuniendo a los ejércitos franceses y una imponente flota.

  Pero Bonaparte pensaba que antes de la invasión era necesario debilitar al enemigo, cortando o bloqueando sus rutas de abastecimiento.Y propuso invadir Egipto.

  Si Francia ocupaba Egipto, a Gran Bretaña solo le quedarían dos opciones; o utilizar la larguísima ruta comercial entre las Islas Británicas a la India( pasando por el peligroso cabo de Buena Esperanza ) , o utilizar la ruta del mediterraneo,desde Alejandría hasta el Atlamtico.Pero, con bases navales francesas en Marsella, Toulon, Malta y Corfu,el mar Mediterráneo era de hecho un enorme lago  francés.

  Para los miembros del directorio, enviar a Bonaparte  a Egipto era una idea fabulosa. El molesto y popular general estaria ausente de Francia al menos un par de años, e incluso podría morir en batalla o de alguna de las frecuentes enfermedades de oriente medio.

  Todo eran ventajas para ellos, así que decidieron nombrar a Bonaparte jefe del ejercito de Oriente, 35.000 hombres veteranos de la campaña de Italia.


Napoleon,the path to power 1769-1799 - Philip Dwyer
Military history magazine,julio-agosto 2008

1 comentario:

  1. Sigue hablando de Napoleón, que es muy interesante lo sigue después.

    ResponderEliminar