lunes, 20 de marzo de 2017

TURN, espias de Washington: La historia real (2ª parte)

Viene de aquí:


  Desde el primer  momento,el mayor Tallmadge se encontró con serios problemas para dirigir la red Culper.Solo podía controlar a los agentes que accedían  a New York desde Connecticut a través de Long island.Las otras rutas estaban controladas por los rangers del mayor Robert Rogers,un norteamericano de nacimiento que sirvió a las ordenes britanicas como experto rastreador y cazador de espias,ocupacion que apenas lograba compatibilizar con su extremada adiccion al alcohol de alta graduacion.

  
  Las dificultades eran enormes. Los mensajes de los agentes de la red Culper en el interior de la ciudad debían viajar desde New York a Setauket, en Long Island, un largo viaje  de cerca de 80 kilómetros a través de caminos sumamente peligrosos,plagados de bandidos y patrullas británicas.


  Desde Setauket , los mensajes viajaban por barca a traves aguas controladas por los navíos de la flota britanica, hasta llegar a Fairfiled, en Connecticut.


  Alli,un jinete lo tomaba y galopaba hasta New Haven, al noroeste, y después  marchaba hasta Danbury, en cuyas cercanías había establecido Tallamdge un puesto para la recepción de los mensajes, antes de enviarlos al cuartel general de Washington.


El proceso era el siguiente.


  En New York, Robert Townsend reunia información sobre los movimientos de tropas de los britanicos y hessianos.Luego, pasaba la información a Austin Roe, que regia una taberna en Setauket y viajaba a New York al menos dos veces al mes.


  Austin Roe dejaba el mensaje oculto en la granja de Abraham Woodhull en Setauket, que recogía el mensaje y esperaba a que una de sus vecinas,Anna Smith Strong,tendiera la ropa delante de su casa.


  Esa era la señal que indicaba a Woodhull que debía dirigirse  a la costa y entregar el mensaje a Caleb Brewster,que lo transportaba por barca hasta Fairlield,donde lo entregaba a un jinete, que a su vez lo entregaba a  Tallmadge en Danbury.


   En abril de 1779, Tallmadge informó a Washington que sus agentes de la red Culper se habían quedado sin tinta invisible. Y no porque sus informes fueran muy largos, sino por que Woodhull, en un arranque de pánico creyendo que se habían descubierto sus actividades e ba a ser atrapado, se había bebido el contenido del frasco que contenía la tinta para tratar de eliminar  pruebas.
 
  Aunque todo había sido un error y no había sido atrapado, según Tallmadge la salud de Woodhull había empeorado desde entonces.


  Pero más allá de errores puntuales o fruto de la inexperiencia de los agentes de Tallmadge, los mensajes que recibía Washington a través de la red Culper tenían un valor incalculable.Movimientos de las tropas  británicas o de la flota,estado y cantidad del armamento de que disponia, , situación y estado de las fortificaciones,etc. Según iban ganando experiencia y confianza, los agentes de la red Culper aprendieron como seguir a los oficiales británicos sin ser detectados y averiguar sus costumbres, si su moral estaba alta o baja, etc.

 Parte del codigo utilizado por la red Culper.


  Washington incluso recibió varios mensajes que le informaban de las tensiones entre los oficales británicos en New York y los políticos de Londres, que le ayudaron a  calcular sus siguientes movimientos militares para acrecentar aun más dichas tensiones.


  La tecnología y la técnica  para uso de los espías también fueron mejorando con el paso del tiempo. En noviembre de 1778 Washington recibió en su cuartel general a sir James Jay, hermano del presidente del congreso colonial John Jay.


  Sir james era físico y químico , había estudiado en Gran Bretaña durante 20 años y había sido nombrado caballero del imperio británico por su majestad el rey Jorge III.Pero sir James simpatizaba con los patriotas americanos, y puso sus considerables conocimientos en física y química al servicio de la causa.


  Su mayor contribución fue un nuevo tipo de tinta invisible, que no se veía aplicando calor sobre el texto, sino otro liquido diferente, un sistema muy similar al que usaba el mayor John Andre, el jefe de la inteligencia británica en New York.


  Cuando el mayor André enviaba un mensaje en tinta invisible a alguno de sus agentes, colocaba en una de las esquinas una letra determinada, para informar al agente el modo en el que el mensaje invisible  podría revelarse.


  Si colocaba una F, el mensaje serie revelado aplicando calor; si colocaba una A, el mensaje se revelaría aplicando un liquido determinado.


  Pero el método de sir James Jay era aun mas soficticado; un mensaje con tinta invisible enviado por Washington solo podría ser revelado por un único liquido, que solo podía estar en posesión de una única persona: el agente que recibiera el mesnaje.Asi, Tallmadge hizo llegar a Woodhull un frasco con el liquido preciso para revelar el mensaje.


  Washington prefería reunirse en persona con sus espías antes que recibir mensajes que ya habían pasado de mano en mano.Asi tras una breve charla sabía si el espía era de confianza.


  En alguna ocasión, Washington intervenía directamente en asuntos de inteligencia.Asi, en octubre de 1778 escribió una carta al reverendo Alexander McWhorter, encargado de dar los últimos apoyos espirituales a dos espías coloniales condenados a muerte.


  “es indudable que estos dos infelices condenados a la horca conocen muchos hechos relativos a las fuerzas del enemigo:Asi, mientras usted trabaja para prepararlos para su llegada al otro mundo, seria de interés para la causa que usted pudiera inquirir de ellos esos datos y poder adquirir la inteligencia que buscamos, sin dejar por ello de cuidar por sus necesidades espirituales. Por lo tanto, usted estará encantado de realizar esa tarea, y después trasladar la información obtenida a mí mismo”


  Contando siempre con el inestimable apoyo de la flota francesa, Washington impulsó aun más las labores de la red Culper en New York durante los inviernos de los años 1780-81.En la primavera de 1781, Washingotn hizo extender el rumor que la flota francesa había zarpado para atacar New York.Caundo las tropas británicas del general Cornwallis  se dirigieron a New York para participar en la defensa, fueron atrapadas en Yorktown entre las tropas coloniales de Washington y la flota francesa.

  
  Para entonces, las diferentes redes de espías coloniales aportaban al ejercito de Washington una  información excelente y totalmente confiable. Washington utilizó la información para derrotar a las tropas de  Cornwallis y conseguir la definitiva rendición  incondicional británica el 19 de octubre de 1781.

  
  La red Culper no fue  la única red de espionaje en las 13 colonias, pero es la unica de la que se tiene constancia,quizás debido a la cercanía al cuartel general de la cabeza de las tropas revolucionarias de George Washington.Por cada espía o agente de la red Culper en New York existían decenas de hombres, mujeres, niños, blancos, negros, indios, soldados,civiles,etc, de los que no se tiene constancia por que sus actos no tuvieron un impacto real en el curso de las operaciones militares.


  Pero la red Culper si consiguió en 1781 colaborar definitivamente en la derrota de las tropas británicas  en Yorktown, finalizando así la ocupación británica y dando comienzo a  lo que hoy conocemos como los EEUU.


Washington Spies, the story of America first spy ring – Alexander Rose

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada