lunes, 31 de octubre de 2016

272 a.c.: Pirro,el final.







Viene de aquí:


  El impacto de la teja sobre su cuello nubló la visión de Pirro durante unos instantes, lo suficiente para perder el equilibrio, soltar las riendas y caer del caballo.


  Antes de entrar en batalla, se había deshecho de todos los elementos y símbolos de la realeza que solía portar ; su característico casco , su capa purpura  símbolo de realeza,etc. Sin ellos, parecía un soldado más.


  Pero mientras trataba de recobrarse, uno de los soldados de Antigonos, de nombre Zofirus, le reconoció y lo arrastró hasta una casa cercana. Pirro trató de resistirse, pero Zofirus saco su espada y la clavo entre la boca y el mentón del rey, terminando con su vida.




  La noticia de la muerte del rey Pirro corrió por entre las tropas de Antigonos, y uno de sus hijos, Alcineo, cortó la cabeza del rey Pirro y la llevó ante su padre.


  Cuando Antigonos reconoció a quien pertenecía la cabeza montó en cólera, y acusó a su hijo de impiedad y crueldad.La muerte de Pirro, su mayor rival y enemigo, le recordaba la muerte de su abuelo Antigono y su padre Demetrio Poliorcetes.


  Porque ese era el destino que habian sufrido la mayoría de los diadocos, los generales y descendientes políticos de Alejandro Magno, que habían logrado construir grandes y prósperos imperios pero habían terminado sus vidas violentamente; 


 Antigono,Lisimaco y Tolomeo habían muerto en batalla; Perdicas y Seleuco habían sido asesinados en la cima de su poder; Demetrio Poliorcetes ,el padre de Antigonos,habia sido abandonado por sus propias tropas, capturado por Seleuco y encerrado en prisión en el 285 a.c.,donde moriría un par de años después.


De los reyes seleucidas, solo Casandro había muerto de causas naturales.


  Antigonos Gonatas y los ciudadanos de Argos consiguieron expulsar a los soldados de Pirro de la ciudad, y después tomaron el campamento epirota y capturaron al hijo de Pirro, Helenus.


  Antigonos ordenó recuperar el cadáver de Pirro, lavarlo y vestirlo de  una manera adecuada a su rango, tras lo cual se incinero el cadáver.


  Antigonos entregó las cenizas y los huesos de Pirro a su hijo Helenus, y le dejo en libertad para marchar al Epiro y enterrar allí los restos mortales del rey.


  Pero, a cambio de su libertad y los restos mortales de su padre, Helenus debió ceder toda Macedonia y Tesalia a Antigonos.Tambien debió comprometerse a retirar todas las guarniciones epirotas que Pirro haba acuartelado en varias ciudades del Peloponeso.


  Pero Antigonos no tardó mucho en darse cuenta que la derrota epirota en Argos y la muerte del rey Pirro no iba a ser suficiente para dominar a los siempre combativos epirotas. Alejandro II, hijo de Pirro y su sucesor en el trono epirota, invadió Macedonia y la conquistó en pocas semanas, gracias sobre todo a la deserción en masa de la infantería macedonia de Antigonos.


  Pero Demetrio II, que había sucedido en el trono de Macedonia a su padre Antigonos Gonatas a la muerte de este, consiguió expulsar   a Alejandro II de las zonas que ocupaba en  Macedonia y mas tarde, de su propio reino.


  Alejandro II consiguió el apoyo de la Liga Etolia y la Liga Acarniana, atávicos enemigos, pero logró ponerlos de acuerdo en contra del tradicional enemigo, Macedonia, y juntos reconquistaron  el Epiro.


  Pero el reino nunca volvió a tener el poder que había tenido cuando fue gobernado por Pirro. La familia real continúo gobernando el Epiro hasta que una revolución en el año 232 a.c instauró una republica. Y el reino se dividió en múltiples pequeñas republicas (Molosia, Tesprotia, Caonia, etc), que finalmente se unieron en la Liga Epirota, que era regida por un consejo  con participación de todas las republicas.


   La Liga Epirota intentó mantener la neutralidad durante las guerras entre Grecia y la emergente republica romana, pero en el año 170 a.c., durante la tercera guerra macedonia, la liga se separó.


  Los molosos decidieron apoyar al rey macedonio Perseo, mientras caonios y tesprotanios se aliaron con Roma. Los romanos, al mando del cónsul Lucio Emilio Paulo  invadían Molosia en el año 169 a.c.,y tras vencer al ejército macedonio en la batalla de Pidna deponían al rey Perseo de Macedonia y lo enviaba a las mazmorras de Roma, donde moriría un par de años después,segun algunas fuentes clasicas  porque sus guardianes no permitían que conciliara el sueño.


  Los romanos castigaron duramente a  los molosos por su actuación durante la guerra, saqueando y arrasando la republica y esclavizando a más de 150.000 de sus habitantes.La región central del Epiro quedó practicamente despoblada y empobrecida hasta tal limite que no se recupero hasta el periodo bizantino.


  Los romanos no eran dudosos en cuestiones morales, y creían firmemente en la venganza. Cuando tuvieron la oportunidad de castigar a los epirotas que se habían opuesto a su intención de dominar toda Italia un par de decadas atras, lo hicieron a conciencia, al igual que habían hecho con Cartago unos siglos antes.


  Y la campaña final de Pirro en Grecia no fue más que una nueva prueba de que conseguía victorias contra sus enemigos, pero no era capaz de convertir esas victorias en éxitos permanentes. En su última campaña en los Balcanes, Pirro había derrotado a espartanos,macedonios y griegos, pero no había sido capaz de derrotar definitivamente a ninguno de ellos. Como había pasado en Sicilia o Italia, Pirro no era capaz de consolidar sus victorias. En vez de continuar acosando al enemigo derrotado hasta la victoria total, siempre tenía oídos para buscar victorias más fáciles.


“Así tuvo la reputación de ser el primero entre los reyes de su tiempo, en la pericia militar, en la pujanza de brazo, en la osadía; pero lo que adquiría con sus hazañas lo perdía por nuevas esperanzas, y no sabía salvar lo presente, según convenía, por la codicia de lo ausente y lo venidero.”




Capitulo XXVI

 Estatua de Pirro I del Epiro,en Ioanninna,actual Grecia.


- El mundo griego después de Alejandro – Graham Sipley

-The Cambridge history of Greek and roman warfare (volume I, Greece and the   Hellenistic world) – Philip Sabin

- Battles of the Greek & roman worlds – John Drogo Montagu

- A history of the Hellenistic world – R. Malcolm Errington

- Pyrrhus of Epirus – Jeff Champion

jueves, 27 de octubre de 2016

845 : Vikingos ; En Francia (3ª parte )





 "Protegenos,Oh Señor,de la ira  de los hombres del norte."

Viene de aquí:


  En el 845, una flota compuesta de 120 drakar vikingos  daneses remontaba el rio Sena, bajo el liderato de Ragnar ( ¿ quizás el Ragnar Lodbrock de las  sagas vikingas y la serie de televisión ?) 


  El rey Carlos el Calvo intentó detener la incursión vikinga antes de que causara excesivo daño, estacionando tropas en ambas orillas del rio. Pero Ragnar atacó al contingente franco más débil con toda su fuerza, entre 3.000 y 4.000 vikingos, teniendo en cuenta el tamaño de su flota.


  Ragnar venció sin problema, y tomó a los 111 prisioneros francos que había capturado, los llevó hasta la orilla del Sena y los ahorcó a la vista del contingente franco de la otra orilla. 

Los soldados francos captaron el mensaje vikingo y se retiraron a toda prisa.


  Ragnar se dirigió directamente hacia París, por aquel entonces una populosa ciudad   situada  en las riberas   del Sena que disponía de un importante y surtido mercado.No era todavía la capital del reino franco ni la gran ciudad en que se convertiría en los siglos posteriores. Los reyes francos no tenían una residencia fija ni una sede real determinada, pasaban sus vidas moviéndose de un sitio a otro dependiendo de las circunstancias o las necesidades administrativas de sus respectivos reinos: el gobierno, sus funcionarios y sus ministros seguían al rey a donde iba, el gobierno estaba donde estaba el rey.


  El ejercito del rey Carlos estaba muy ocupado en aquellas fechas  combatiendo una rebelión de los bretones, y el rey Carlos se limito a pagar a los daneses más de 3.000 kilos de plata para que abandonaran su intención de saquear París y su mercado.


  Los vikingos aceptaron el pago y se retiraron, pero acamparon en las cercanías de la ciudad esperando el momento adecuado. Pero una epidemia que causo la muerte de más de 600 vikingos obligó a los vikingos de Ragnar a retirarse definitivamente.


  Hasta el año 852, en que una potente flota al mando de Godofredo, hijo del rey danés Harald III Klak, arrasó Frisia y Flandes antes de levantar su campamento de invierno en Jeufosse, a medio camino entre Rouen y París, cortando así una de las más importantes rutas comerciales del reino y colocándose a menos de dos días a caballo de París (unos 60 kilómetros).

 Harald III Klak,rey de Dinamarca,Duque de Frisia y principe de Jutlandia.


  El rey Carlos tomó su ejercito y se dirigió a poner bajo asedio Jeufosse,pero sus tropas se negaron a  luchar (temporada navideña ), y el día de año nuevo del año 853 se veía obligado a retirarse, dejando a los daneses dedicarse al saqueo de la zona con total impunidad.


   En julio de  853, los daneses se dirigían por tierra a Nantes, saqueandolo de nuevo, y después marchaban hasta Tours, que saqueaba y quemaban hasta los cimientos antes de volver a sus bases en Jutlandia.


  En agosto del año 856 Godofredo y su flota volvían  remontar el Sena.Pasaron los siguientes meses saqueando los márgenes del rio, y en noviembre volvían a colocar su campamento de invierno en Jeufosse.Esta vez, nadie trató de detenerlos,y el día 28 de diciembre asaltaban París, incendiando practicamente  toda la ciudad.Todas la iglesias fueron destruidas, excepto St Denis, la iglesia de san Vicente  y la catedral de san Esteban, que se salvaron de la destrucción  cambio de un generoso rescate en monedas. Pero los vikingos capturaron al abad de st Denis, y solo lo devolvieron cuando la iglesia pagó un fabulosos rescate  de más de 300 kilos de oro y 1.500 kilos de plata.


  Para preparar su siguiente ataque, los vikingos daneses establecieron un campamento en la isla de Oissel, a apenas 10 kilómetros al sur de Rouen, desde el que lanzaron incursiones hacia la costa atlántica y sus ricas ciudades portuarias.


  En verano del año 858 el rey Carlos volvió a poner a su ejercito en marcha, y puso bajo  asedio a la isla de Oissel, durante tres meses, antes de retirarse, de nuevo sin conseguir su objetivo.


  En esa época, los ciudadanos de París y otras poblaciones cercanas de las riberas del Sena decidieron que habían tenido suficiente, no solo de las incursiones vikingas, sino también de la ineptitud de sus gobernantes para defenderlos ,y crearon una milicia para combatir a los vikingos, con un éxito relativo.


  Pero el rey Carlos y los nobles que le apoyaban encontraron intolerable que sus “súbditos” se tomaran la justicia por su propia mano, y la recompensa que los ciudadanos recibieron por combatir a los vikingos fue ser masacrados por quien debía defenderlos y no lo hacía.


  Dado que sus tropas solo habían demostrado su combatividad masacrando civiles, el rey Carlos decidió combatir el fuego con el fuego, y por 1.400 kilos de plata contrató los servicios de un contingente de vikingos al mando del líder Volund, que estaban arrasando las riberas del rio Somme, con el encargo de terminar con la amenaza de los vikingos daneses acampados en  la isla de Oissel.


  Volund tomo la plata y pidió al rey provisiones y suministros suficientes para mantener un largo asedio. El rey Carlos, agradecido por el interés que ponía el vikingo Volund en resolver el problema, ordenó que les fuera entregado  rápidamente lo que los vikingos solicitaban


  En cuanto Volund tuvo los suminsitros, los subió a sus 250 barcos junto con sus guerreros, y zarpó hacia Gran Bretaña, dejando al rey Carlos y a sus ineptos generales desconcertados.


  Volund permaneció en Inglaterra el tiempo suficiente para saquear algunas grandes ciudades, pero cuando fue derrotado en campo abierto “recordó” que tenía que volver a Francia a cumplir lo acordado con el rey Carlos.


  El siguiente año, la flota de Volund volvía a Francia, y el vikingo se presentaba de nuevo ante el rey Carlos, que no aprendió de sus errores y  aportó al tesoro de Volund otros 2.500 kilos de plata, ademas de gran cantidad de ganado y grano para, esta vez sí, poner bajo asedio a los vikingos de Oissel.Atraidos por la generosa paga y el desprendimiento con el que el rey  Carlos gastaba el tesoro imperial, otros lideres vikingos llegaron a  Oissel para unirse a Volund.

  Donde el rey Carlos y las tropas francas habían fracasado, los vikingos de Volund triunfaron. El hambre obligo a los daneses de Oissel a rendirse, dejando en manos de Volund un botin de otros dos mil kilos de oro y plata.


  Ambos grupos vikingos, los de Volund y los de la isla de Oissel decidieron entonces unirse y regresar a Jutlandia. Pero el invierno llegó y las frecuentes tormentas impidieron la salida de la flota vikinga. El rey Carlos decidió entonces ofrecer a los vikingos asilo y refugio hasta que llegara la primavera. El contingente vikingo fue dividido en varios grupos, que fueron alojados en los pueblos y monasterios a lo largo del rio Sena.Aunque el rey Carlos colocó contingentes de su ejército para tratar de evitar el saqueo de la zona, una partida de guerra atacó y saqueo Maeux, a orillas del rio Marne.


  Incapaz de atrapar a los saqueadores, el rey Carlos ordenó construir una barrera sobre el rio Marne, en la localidad de Trilbardou, para evitar que los vikingos lograran escapar por el rio.


  Esta vez, la estrategia del rey Carlos tuvo éxito, y los saqueadores vikingos, atrapados sin poder dirigirse hacia el mar, devolvieron lo robado y juraron servir al rey Carlos.


  Tres semanas después,Volund y el resto de líderes vikingos se reunían con el rey Carlos y renovaban su juramento de lealtad al rey franco.Despues,una parte zarpó hacia Inglaterra y se aliaron con el duque Salomón para combatir a los grupos de rebeldes francos que habían huido de Francia y se habian establecido en el sur de Gran Bretaña. Otros vikingos se dirigieron hacia el valle del Loira y entraron a formar parte como mercenarios de las tropas del prefecto de Neustria, Roberto el Fuerte ,para combatir a los rebeldes bretones. Y Volund se convirtió al catolicismo y paso a formar parte del sequito del rey Carlos, hasta que murió en el año 863 en un duelo con otro vikingo danés que le había acusado de traicionar a los dioses vikingos.


lunes, 24 de octubre de 2016

66 a.c.; Mitridates,batalla a la luz de la luna





 Los oficiales despiertan a Mitridates,mientras la batalla se desarrolla a la luz de la luna.Manuscrito de la Vida de Pompeyo de Plutarco,propiedad del rey Luis XII de Francia,ahora en la Biblioteca Nacional de los Paises Bajos,en la Haya.

Viene de aquí:


  A mediados del año 66 a.c., los espías de Mitridates  reportaron que la flota de   Pompeyo había zarpado de Rodas y se dirigía directamente hacia Cilicia, en donde se iba a reunir con las tres legiones de “ocupación” allí estacionadas tras terminar con la amenaza de los piratas.


  Las tres legiones de Cilicia estaban prácticamente completas, no así los restos de las antiguas legiones de Lúculo que también se iban a incorporar al ejercito de Pompeyo, a sumar  a las legiones que el mismo Pompeyo trasladaba desde Rodas, en total, unos 45.000 legionarios, el mayor ejercito romano que jamás había combatido en Asia.


  Pompeyo había ofrecido al rey Fraates II de Partia la entrega de Mesopotamia a cambio de su intervención en la guerra. Dicho y hecho, las tropas partas del rey Fraates atacaron Artaxata el verano del año 66.Esta invasión obligó al rey armenio Tigranes a desplazar sus tropas hacia el sur de Armenia, dejando a Mitridates en solitario contra las tropas de Pompeyo.

 Ruinas de los baños publicos de Artaxata.


  Esta vez,Mitridates estaba en clara inferioridad numérica, unos 30.000 infantes, la mayoría de ellos arqueros y jabalineros, y apenas 3.000 soldados de caballeria,a los que desplegó en las nacientes del rio Lycus,una zona montañosa en la que Mitridates aun mantenía varios puntos fuertes y guardaba parte de su inmenso tesoro.

  Tenia la intencion de acosar las lineas de aprovisionamiento de Pompeyo ,obligarle a gastar tiempo y energias en buscar provisiones, y esperar la llegada del invierno.


  Obligado por los términos de la ley Manilia (una ley emitida por el tribuno Manilio en el año 67 que concedía a Pompeyo plenos poderes  y el mando supremo de los ejércitos romanos en Asia por un tiempo ilimitado pero que le obligaba a intentar buscar la paz por medios diplomáticos), Pompeyo entablo negociaciones con Mitridates, que esta vez estaba más dispuesto a la diplomacia que a la guerra.


  Pero cuando los enviados de Pompeyo exigieron a Mitridates  la entrega de los desertores romanos que aun continuaban en el ejercito del Ponto, el rey  se negó.Pompeyo ya tenia el casus belli que necesitaba,y la guerra fue declarada entonces.


  Tras seis semanas de escaramuzas,Mitridates aprovechó una noche oscura y se deslizo fuera de una de sus fortalezas hacia el este,en direccion a  la frontera de Armenia, no sin antes asesinar  a los enfermos y los heridos que no podían caminar, para evitarles una innoble muerte  a manos de los romanos.Pompeyo se lanzó en su persecucion,y logró atrapar al ejercito póntico en la ribera del rio Eufrates,en las cercanías de la ciudad de Dasteira,unos kilómetros al noreste de Nicopolis.Temiendo que Mitridates aprovecharía la noche para vadear el rio y escapar de nuevo,Pompeyo decidió atacar de inmediato.


  Los soldados de Mitridates dormían, convencidos que los legionarios de Pompeyo no atacarían por la noche, ya que no era costumbre entre los romanos. Pero los legionarios se pusieron en marcha, con la luna llena a su espalda, que les permitía ver por qué terreno caminaban.Los centinelas escucharon el ruido de las legiones que se acercaban, y dieron la alarma general.


  Mitridates fue despertado por sus comandantes, y ordenó el despliegue de sus tropas.La mayoría eran arqueros y jabalineros, que esperaban reducir la potencia de las legiones con sus lanzamientos a larga distancia.


  Pero la luna era la aliada de Pompeyo aquella noche. Según se acercaba al horizonte por detrás de las legiones en marcha, su luz incidía sobre los legionarios, provocando unas sombras que a cada paso se iban alargando más y más.


  Esta situación desorientó a los arqueros, que creyendo que los legionarios estaban más cerca  lanzaron sus flechas sobre ellos, aunque aun no estaban al alcance de sus arcos. Las flechas cayeron inofensivamente en el campo de batalla, entre ambos ejércitos.Cuando los romanos se dieron cuenta que los arqueros de Mitridates habian agotado sus proyectiles, se lanzaron  a la carga.


  La mayoría de los soldados de Mitridates  iban pobremente armados y peor protegidos. No tuvieron ninguna oportunidad contra los expertos legionarios de Pompeyo, que los fueron arrinconando hasta llevarlos a un estrecho desfiladero rocoso, donde los aniquilaron.


  Mitridates pudo escapar una vez mas de la matanza.Dejando atrás más de 10.000 bajas, entre muertos y prisioneros,continuó su retirada hacia la antigua fortaleza griega de Sinora (actual Sunur) con solo unos pocos cientos de jinetes.




(Capitulo XXXII)


  A la llegada a Sinora, Mitridates recibió una muy mala noticia. Desoyendo sus peticiones, el rey armenio Tigranes se negaba a darle asilo y refugio en Armenia.De hecho, Tigranes había puesto precio a la cabeza de Mitridates;  100 talentos de plata.


  Mitridates se vio obligado a revisar su plan de huida, Con el este, el sur y el oeste vedados, solo tenía una salida. Cargó todo el tesoro que pudo llevar a lomos de sus caballos y se puso en cabeza de un pequeño contingente, que sobrepaso las nacientes del rio Éufrates y se dirigió hacia el norte.Algunos de los soldados de Mitridates eran nativos de la zona, y sirvieron como guias.Tras tres días de marcha, el grupo llegaba a la Colquide.En la ciudad costera de Fasis,el grupo se detuvo para tratar de reunir más tropas, que iban a ser nómadas de las tribus de la zona : iberos ( de la iberia caucásica),albanos,sármatas,sindos (originarios de la península de Taman),etc.


  A mediados del invierno de 66/65 a.c., el grupo de  Mitridates llegaba a la ciudad de Dioscuriade, una antigua colonia griega dedicada al comercio .Era un descanso en el largo viaje que le iba a llevar hasta Pantikapaion, en la actual península de Crimea.Queria convertir  la ciudad en la capital de su nuevo imperio del mar Negro.


  Pero la entrada al mar de Azov, el Bósforo Cimerio, estaba en manos de su hijo Mazares, que había traicionado a su padre y había pactado la paz con Lúculo.El plan de Mitridates consistía, en primer lugar, en tomar Crimea y mas tarde, toda la costa del norte y este del Mar negro (Escitia, sarmatia, etc).


  La siguiente fase, según escribe Apiano, era de una audacia extrema, y de una aun más extrema dificultad. El rey del Ponto marcharía hacia el oeste, uniendo bajo sus estandartes a todos los pueblos y tribus que se fueran encontrando entre el mar Negro y la península itálica,


  Roxolanos, bastarnas, las tribus guerreras de los Cárpatos y las riberas del Danubio, etc.Desde allí, junto a las tribus aliadas de Panonia, dirigirse hacia el noroeste, y llegado a los Alpes, repetir la hazaña de Aníbal e invadir Italia desde el norte.